Aprovecha el verano para pensar como plantear tu carrera profesional

marEl verano se suele ver con la época de las vacaciones, y ciertamente lo es, pero también puede ser un momento muy bueno para tomarse el tiempo de pensar. La vida moderna es muy ajetreada, con muchas obligaciones, profesionales y personales, y durante el año son pocos los momentos de relajación en los cuales hay tiempo para reflexionar sobre cosas importantes, como tu futuro profesional.

Romper con la rutina de la obligación

En muchos trabajos, las obligaciones diarias no permiten pensar en cosas que no tengan una relación directa con la resolución de los temas laborales pendientes. Es más, muchas veces, esas obligaciones impiden pensar en sistemas de mejora que ahorrarían problemas y tiempo. Para muchas personas descontentas con su situación laboral, su sueldo o su futuro profesional, este descontento se expresa solamente en forma de queja, sin llegar a tomar nunca acción, en gran parte por la presión de las obligaciones cotidianas.

Para avanzar, hay que conseguir romper con la rutina de la obligación, y ponerse en un plano reflexivo superior, teniendo la vista de conjunto sobre las cosas, y no simplemente sobre las tareas más inmediatas.

pensar carrera profesionalEl verano, el mejor momento

En realidad, esa reflexión se podría hacer en cualquier momento del año, pero como explicamos en introducción, el verano tiene la ventaja de coincidir con un periodo de vacaciones largas, que representan una ruptura con las tareas laborales cotidianas, y que permite liberar el cerebro de esas preocupaciones, para que pueda investigar otros caminos.

Porque esas reflexiones no deben ser cosa de una tarde o de un día. Para entender bien lo que quieres, cuál es tu situación, cuáles son tus opciones reales y cuáles son los límites a tu evolución, tienes que pensar en muchas cosas. Solo para saber lo que quieres puedes estar pensando muchos días, porque tus deseos pueden estar escondidos detrás de muchas obligaciones que confundes con lo que realmente anhelas.

Por este motivo, es ideal tener unos días de inactividad casi total, durante los cuales te aburres y tu mente tiene que ocuparse pensando en diversos temas. Procura desconectarte también de móviles y otras distracciones.

Pensar está bien, pero hay que tomar acción

Toda esa reflexión sobre tu futuro profesional no sirve de nada si no tomas acción. Tienes que definir una estrategia para pasar del punto en el que te encuentras ahora al punto en el que te quieres encontrar en el futuro. El cambio no va a ocurrir solo. Quizás tengas que dimitir, quizás te tengas que formar en otra cosa, quizás tengas que crear una red de contactos específica, quizás muchas otras cosas más dependiendo de lo que quieres y donde te encuentras.

Si tienes familia, por supuesto tienes que contar con ella. Pero que no sea tu excusa para no hacer nada. Una persona responsable puede reorientar su carrera profesional incluso si tiene hijos a cargo. Tiene menos flexibilidad que una persona soltera y sin hijos pero eso no significa que tenga que seguir en el mismo puesto de trabajo que no le gusta porque sí.

La vida es hoy, ahora. Por supuesto, tienes que planificar un poco las cosas para que mañana te vaya bien también, pero no puedes estar pensando solo en el futuro, en detrimento de tu presente. La vida no empieza cuando te jubilas, tienes el piso pagado y los hijos tienen un trabajo. La vida es hoy.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)