Bolsa: ¿especulación o inversión a largo plazo?

bolsa de madrid¿Quieres invertir en bolsa para aumentar tus ahorros? ¿Estás dudando entre usar una estrategia especulativa o usar una estrategia de inversión a largo plazo? Cuando leas este artículo, espero haberte convencido que tu mejor opción es la inversión a largo plazo, pero no anticipemos los hechos y veamos las dos posibilidades.

Invertir a largo plazo

Histórico de crecimiento del índice Dow Jones

Empecemos con un poco de historia. En este enlace, podrás encontrar un gráfico histórico de la bolsa americana, a través del índice Dow Jones. Supuestamente, los datos mostrados han ajustado el efecto de la inflación. Si te fijas podrás ver que desde enero 1915 (índice 1.352 puntos) hasta enero 2017 (índice 19.864 puntos), las acciones de las principales empresas de Estados Unidos se han revalorizado por más de 14 veces el valor inicial. Evidentemente, si coges periodos de tiempos más cortos te encuentras con otras historias. En octubre 2007, el índice culminó a 16.103 puntos antes de bajar a 8.037 puntos (menos de la mitad) en febrero de 2009. Tardo hasta octubre de 2013 para volver a los valores de 2007.

A pesar de que las ganancias pasadas no garantizan las futuras, cogiendo un plazo de 100 años como referencia podemos ver como la bolsa ha ido subiendo a largo plazo, con unas caídas a veces muy bruscas sobre periodos de unos años (guerras, crisis).

Eso parece indicar que invertir en bolsa a largo plazo es algo relativamente seguro, al menos si se invierte en grandes empresas  de referencia. El valor de las acciones tiende a subir, lo que significa que no se pierde el dinero invertido.

Lo importante son los dividendos

Por otra parte, lo más importante no es que se revalorice el valor de las acciones, sino cuantos dividendos van a pagar las empresas a sus accionistas. Porque la razón de ser de una inversión en una empresa es originalmente esa: obtener una parte de los beneficios de la misma.

Las empresas suelen pagar un dividendo que representa alrededor de un 2% del valor de la acción en ese momento, lo que a su vez significaría repartir un 20% del beneficio obtenido si el PER de la acción es de 10 (que la capitalización de la empresa corresponda a 10 años de beneficios).

Esto puede parecer poco, pero como ya hemos visto hay una tendencia al crecimiento del valor de las compañías, a medida que vas manteniendo tu inversión en una empresa en concreto, es muy posible que suban los beneficios y el valor de la empresa. De esa manera, aunque los dividendos sigan representando un 2% del valor de la acción en un momento concreto, para ti representan mucho más si compraste las acciones a un precio mucho más bajo, sea porque aprovechaste una caída en el mercado, sea porque invertiste hace mucho tiempo.

¿Qué estrategia seguir para invertir a largo plazo?

  • Escoger un bróker con gastos de mantenimientos muy bajos o nulos.
  • Escoger “blue chips”, es decir empresas muy sólidas, en mercados que en teoría deberían seguir por muchos años. Por ejemplo, salvo mega escándalo, en principio Coca-Cola es una inversión más segura a largo plazo que un periódico impreso, por decir algo.
  • Diversificar: empresas diferentes, sectores diferentes, y hasta bolsas de valores diferentes.
  • Seguir el mercado y aprovechar los momentos en los que la cotización de esas empresas es más barata para comprar, lo que permitirá obtener una rentabilidad mayor de los dividendos.
  • Seguir la información de esas empresas. Algunas que parecían intocables acabaron cayendo. Con un mínimo de información se puede anticipar alguna mala sorpresa, y desinvertir en la medida de lo posible.

invertir a largo plazo en bolsaEspecular a corto plazo

Especular es comprar barato y vender caro, cuando hablamos de acciones. También hay una multitud de herramientas financieras para “apostar” sobre la subida o la bajada de tal o tal mercado. Pero nos vamos a centrar en la acciones de empresas cotizadas en bolsa.

Grandes variaciones

Como hemos visto antes, el Dow Jones ha crecido, pero también ha tenido grandes bajadas. Un pequeño inversor que haya comprado en octubre de 2007 quizás no haya tenido la paciencia de esperarse hasta seis años más tarde para poder vender las acciones al mismo precio que las había comprado. En el peor de los casos, se desesperó en febrero de 2009 y vendió en el peor momento, cuando valían la mitad del precio al que las había comprado.

Estoy hablando de variaciones de índices, pero eso es un agregado que comparativamente, varía menos que sus componentes individuales. Cuando hablamos de las acciones de una empresa, las variaciones en un mismo día, en una semana o en un mes pueden ser muy grandes.

Las transacciones cuestan dinero

Uno de los problemas de especular a corto plazo cuando eres un pequeño accionista es que las comisiones que te cobran el bróker, por muy pequeñas que sean, representan un importe significativo de tu operación. Típicamente, si compras por 1.000€ de un título, te van a cobrar unos 10€ de gastos, y de nuevo lo mismo cuando vendas. Por lo tanto, para ganar algo, tienes que sacar al menos un 2% de beneficios en la operación de compraventa.

Esa es una gran limitación, si no la tuvieras, podrías operar sobre pequeñas variaciones, y ganar un porcentaje pequeño en cuestión de un día o dos, lo que a cabo de un año sería mucho dinero. Pero como no es así, quien de verdad se beneficia es tu bróker.

No tienes la información suficiente

Hay que ser realistas, las variaciones del mercado pueden ser muy bruscas. Los periodistas de los informativas siempre les explican, pero a posteriori. Eso es muy fácil, pero nadie sabe cómo evolucionará el mercado el día siguiente.

En un gran banco o fondo de inversión, los profesionales trabajan con multitud de informaciones de todo lado, algoritmos muy potentes y reaccionan inmediatamente a cada variación porque siguen las evoluciones de la cotización en tiempo real con programas especializados. En tu casa puedes también invertir en algún programa o tener la suscripción a un canal de información financiera, pero nunca vas a ser capaz de competir en igualdad de condiciones con los profesionales. Y la mayor parte de la gente no se molesta en tener un seguimiento muy sostenido cuando especula.

¿Qué pasa entonces? Pues que un número bastante frecuente de veces te equivocas. Piensas que el mercado ha bajado lo suficiente para que sea buena idea comprar, lo haces, pero luego sigue bajando durante días y días, y te quedas atrapado con una inversión en una empresa de la que no quieres salir para no perder. O tienes un beneficio potencial, pero piensas que las acciones van a subir más y no vendes, y acto seguido bajan y se pierde toda la ganancia que podías haber obtenido.

Como a corto plazo la evolución del mercado es muy aleatoria, y no tienes información suficiente, al final para ti la especulación en bolsa acaba pareciéndose a apostar a la primitiva. Puedes ganar un número de veces, pero en cualquier momento una mala jugada puede echar por tierra las ganancias adquiridas.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)