¿Debería desaparecer el sistema de licencias de taxi?

taxiEn los últimos años, las disrupciones en el modelo de negocio de los transportes privados de pasajeros, con la llegada de plataformas como Uber o Cabify, han provocado la ira de los taxistas y la prohibición de algunos servicios. En las últimas semanas, el conflicto ha escalado en proporciones alarmantes, con el incendio criminal de varios coches de Cabify en Sevilla. Esos cambios de modelo y últimos acontecimientos me llevan a compartir mis reflexiones sobre la reforma del servicio de taxi.

¿Cuál debería ser el papel de los poderes públicos?

Independientemente del modelo elegido, creo que es de sentido común afirmar que el papel de los poderes públicos es asegurar que el servicio de taxis cumpla con unas condiciones básicas, en particulares las siguientes:

  • Que los conductores estén capacitados para llevar a pasajeros conduciendo de una forma segura (carné, revisiones médicas, máximo de horas de trabajo al día…)
  • Que los vehículos usados sean seguros.
  • Que haya suficiente oferta de taxi para los clientes.
  • Que los precios sean razonables.
  • Que no haya estafas a los turistas.

Dicho esto, los poderes públicos intervienen para controlar muchos sectores económicos. Por ejemplo, si quiero abrir una panadería, tengo que cumplir con unos requisitos de higiene, y puedo recibir inspecciones periódicas de la consejería de sanidad para comprobar que no pongo en peligro la salud pública.

licencias para taxi¿Son necesarias las licencias de taxi?

A mí no me parece mala idea que para desempeñar un servicio como el taxi haya que obtener una licencia, supeditada a algunos requisitos y controles. Parece algo bastante lógico y de sentido común.

Pero, lo que carece totalmente de sentido, es que esas licencias estén limitadas en número. No hay absolutamente ninguna justificación para ello. Si vuelvo al ejemplo de la panadería, no existe un número limitado de licencias. Si otra panadería abre en la misma calle y lo hace mejor que la mía, voy a tener que competir, y quizás consiga salir adelante, quizás tenga que cerrar, pero así es cualquier negocio privado.

No veo porque debería ser diferente para las licencias de taxi. Me parece muy bien que se pongan todos los requisitos posibles para garantizar la seguridad de los pasajeros, como controles de salud de los conductores, exámenes prácticos de conducción, revisión de vehículos, etc. Lo que no tiene sentido es que a una persona que cumpla esas condiciones y quiera montar un negocio de taxi se lo prohíba simplemente porque hay un cupo cerrado.

El círculo vicioso de la escasez de licencias

Hablar de la teoría, está muy bien, pero objetivamente no se puede negar un problema de fondo.

  • Hoy en día, debido a la escasez de licencias, cuando un taxista nuevo quiere ponerse a trabajar, tiene que comprar la licencia de otro que se jubila, como si de un fondo de comercio se tratase, a un precio desorbitado, que puede superar los 100.000€ en algunas ciudades.
  • Empieza entonces el círculo vicioso. Si este taxista ha invertido tanto dinero, obviamente se va a oponer, junto a todos sus compañeros, cada vez que se plantee la emisión de nuevas licencias, y con más fuerza aun si sale un sistema nuevo, tipo Uber o Cabify, que compite con su negocio.
  • Hasta ahora, la fuerza del colectivo de taxistas ha conseguido que algunos servicios se prohibieran, y que tampoco se emitiesen demasiadas licencias nuevas, haciendo que el coste de los traspasos siguiese alto, o incluso subiera.

El error de asumir que las cosas no van a cambiar

Entiendo el problema de los taxistas. Es muy difícil aceptar haber pagado mucho dinero por algo y que luego ya no vaya a valer nada. Pero eso no hace que tengan razón, ni que sea lo mejor para la sociedad.

Cuando compras una licencia de taxi muy cara pensando que la podrás vender igual de cara más adelante, estás asumiendo algo que no tiene por qué suceder. Es un error muy habitual, y hasta cierto punto comprensible, pero sigue siendo un error. Es como aquellos que compraron una vivienda en 2006 por un precio desorbitado, pensando que los precios nunca bajarían. O como la gente que piensa que las deducciones por las hipotecas firmadas antes del 2013 van a seguir toda la vida: no tienen por qué, Hacienda puede cambiar cada año lo que se puede deducir y lo que no.

Volviendo a mi ejemplo de panadería. Puedo haber comprado el fondo de comercio de un negocio muy bien ubicado, sin competencia, y que daba muchos beneficios al dueño anterior. Por todos esos motivos, es posible que haya pagado muy caro el traspaso. Seguramente, en este momento, habré pensado que la inversión valía la pena, y que la recuperaría con las ventas posteriores. Pero ahora una cadena de panaderías modernas se instala justo a mi lado, quitándome buena parte de la clientela. ¿Voy a acudir al ayuntamiento? ¿Exigir que le quiten la licencia a mi competidor? No. Tendré que aceptar la situación y competir.

¿Qué solución hay?

A medio y largo plazo, creo que la restricción del número de licencias de taxi acabará desapareciendo, y eso puede ocurrir de dos maneras:

  • Los ayuntamientos emiten nuevas licencias cada año, poco a poco, lo que tiene como efecto rebajar progresivamente el precio de compraventa de licencias entre taxistas. Algunos saldrán más perjudicados que otros pero en el conjunto el daño será aceptable.
  • Se bloquea la situación hasta que se liberalice el sector de golpe un día. Entonces de un día para otro las licencias no valen nada, y el daño para el sector es considerable.

La mala imagen del taxi

El problema de la radicalización de cierta facción de los taxistas es que los usuarios tienden a simpatizar con los nuevos actores del sistema, como Cabify o Uber. Es un peligro que las asociaciones de taxi empiezan a detectar, y van cambiando el discurso, aceptando que tienen que competir con los nuevos modelos de negocio. Sin embargo, las acciones de algunos radicales están haciendo mucho daño al sector.

 

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)