Los 10 mandamientos de las finanzas personales

diez mandamientos de finanzas personalesTe proponemos diez sencillas normas que te permitirán alcanzar una mejor situación económica. Las hemos llamado los 10 mandamientos de las finanzas personales, pero si te suena demasiado pomposo, piensa en ellos como en recomendaciones y consejos para hacerte un poco más rico y tranquilo respecto a los problemas de dinero. En un sentido, este artículo es el antónimo del de los 7 pecados capitales.

 

1º- No contratarás ningún crédito al consumo

Recurrir al crédito es casi siempre un error. No pidas ningún préstamo para comprar muebles, electrodomésticos, viajes, o incluso un coche. Si no puedes pagar lo que quieres comprar, es que no deberías comprarlo. Ahorra, o compra algo más barato.

Solamente puede ser interesante solicitar un crédito en dos casos. En primer lugar si necesitas pagar una formación (por ejemplo una carrera universitaria, un master, un MBA) y que sabes con buena seguridad que después de cursarla tus ingresos aumentarán significativamente (porque podrás acceder a mejores puestos de trabajo).

La otra posibilidad es cuando estés pensando en comprar una casa. Dependiendo de la evolución del mercado, de los tipos de interés, de la fiscalidad y de otros factores puede ser más interesante comprar que alquilar.

Dicho de otra forma, el primero de los 10 mandamientos es “no te endeudarás en vano“.

 

2º- Gastarás menos de lo que ingresas

No existen los milagros, y la única forma que tienes de ahorrar y hacerte un poco más rico es gastando menos de lo que ingresas. Es mucho más fácil reducir las partidas de gastos que conseguir nuevas fuentes de ingresos, al menos en un primer momento. Si con tu nivel de vida actual no ahorras, es que no te puedes permitir vivir así. Entonces o buscas como ganar más, o recortas en los gastos.

Y el primer paso para gastar menos es hacer la lista completa de a que destinas tu dinero, para analizar tu patrón de consumo y recortar todo los prescindible.

 

3º- No te conformarás

Si quieres cambiar de estatus social, tendrás que arriesgarte y buscar nuevos caminos. No te puedes permitir quedarte estancado. No hacer nada no solo es lo más peligroso, sino que también es muy aburrido. Si te conformas acabarás como tantas personas tristes y agrias que se debaten entre nostalgia y miedos.

Esto significa que invertirás en ti, cobrarás de acuerdo a lo que vales y si no te pagan lo que te mereces buscarás un trabajo mejor.

 

4º- Lo harás tú mismo

A veces el dinero nos da la comodidad, y contratamos servicios o compramos productos que perfectamente podríamos haber hecho por nuestra cuenta. ¿Tienes que ir al restaurante o puedes preparar tú mismo una cena inolvidable? ¿Tienes que contratar un carpintero o puedes arreglar por ti mismo este mueble de madera? Por supuesto, no lo puedes hacer todo, ni sabrías hacerlo. Pero en cuanto puedas, uno de los 10 mandamientos financieros es hazlo tú mismo.

 

 5º- No invertirás si no entiendes

El mundo moderno es muy complejo, y cada vez se crean más productos financieros de una complejidad creciente. A veces son tan difíciles de entender que los propios bancos se olvidan de lo que son realmente, creando burbujas que acaban reventando como todos estos productos estructurados basados en las hipotecas subprimes de Estados Unidos.

Si tienes algunos ahorros, no tardará algún asesor financiero en proponerte que inviertas en el índice tal o en el producto derivado cual. No te dejes cautivar por la atracción del misterio generado por la complejidad: si no lo entiendes perfectamente (funcionamiento, riesgos), no pongas ni un euro.

 

6º- No creerás en inversiones seguras

El dinero nunca está a salvo. No lo está ni por debajo de tu colchón (te pueden robar o el Estado decidir devaluar), ni en el banco, ni invertido en ladrillo, ni invertido en oro, nunca. Por lo tanto no creas a los que te prometen invertir en algo seguro. Y si encima te prometen una combinación de seguridad y rentabilidad, desconfía el doble. En finanzas hay una norma general muy fiable: cuanta más rentabilidad te ofrecen, mayor riesgo tiene.

Indirectamente, el sexto de nuestros 10 mandamientos debería llevarte a no jugar nunca a la lotería, una inversión cuya rentabilidad es increiblemente alta precisamente porque la probabilidad de ganar tiende a cero.

 

7º- No pondrás todos los huevos en la misma cesta

Si te ha costado ahorrar, ¿por qué te quieres arriesgar a perderlo todo? Ya hemos visto antes que tu dinero no está a salvo en ninguna parte. Por lo tanto tienes que diversificar tus ahorros. Trabaja con varios bancos, invierte en productos distintos y reparte tu cartera entre inversiones de bajo riesgo y apuestas más arriesgadas. Pero no pongas todos los huevos en la misma cesta.

 

8º- Reflexionarás y compararás antes de comprar

Si quieres comprar al mejor precio solamente cosas que realmente necesites, no puedes dejarte influir por las técnicas del marketing que buscan que hagas una compra emocional e impulsiva. Tomate tu tiempo, piensa un poco y compara. Incluso cuando estás en el supermercado tienes que hacerlo. Con el tiempo se convertirá en una costumbre y comprarás menos y mejor.

 

9º- Consumir más no te hará más feliz

Vivimos en un sistema consumista. Nuestras economías están basadas en un sistema de crecimiento: las empresas tienen que vender cada vez más al mismo tiempo que los estados tienen que recaudar cada vez más impuestos. El motor de este crecimiento es la compra por parte del consumidor, y por eso todo el tiempo estamos sometidos a mensajes que nos incitan a comprar. Para conseguirlo, la mayor parte del tiempo nos quieren hacer creer que consumiendo somos más felices.

Pero la verdad es que los objetos son meros útiles, y si dejamos que nuestra felicidad dependa del consumo, nos arriesgamos a nunca llegar a estar satisfechos. Por eso es tan importante aprender a ser felices independientemente de lo que podamos comprar.

 

10º- Aprovecharás tu tiempo

Hemos hablado de gastar, de ingresar, de comprar de ahorrar, pero al fin y al cabo, conseguir la libertad financiera, ser un poco más rico es solo un medio para tener la tranquilidad mental de alguien que no tiene que vivir preocupado en todo momento por el dinero.

Si la finalidad es ser feliz, entonces no se puede perder tiempo en cosas inútiles. Me refiero a esas horas perdidas delante de la televisión que podrían haber sido momentos para compartir con la familia, o de reflexión para tomar decisiones importantes. Hablo de la televisión como podría hablar de Internet, los dos medios cronófagos de nuestra época.

Haz que cada minuto tenga sentido. Úsalo para divertirte, pensar, invertir, amar, descansar o lo que te parezca importante pero procura no desperdiciarlo en esas actividades que luego te arrepientes de haber practicado.

 

Esos son los 10 mandamientos de las finanzas personales, al menos los que considero los más apropiados. Te les propongo solo a modo de recomendaciones. Eres el dueño de tu vida y solo tú sabes lo que te conviene o no.

 

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)