Revisa siempre el ticket de compra antes de abandonar la caja

CarritosEs un consejo de ahorro muy sencillo pero que te puede hacer ahorrar hasta 100€ al año, si nos fiamos de un estudio publicado hace unos años por la asociación de consumidores FUCI. Son varias las causas que nos pueden llevar a pagar de más de lo que deberíamos. Como son pequeños importes, no nos damos cuenta en el momento, pero a la larga pueden sumar bastante dinero. Por eso es tan importante revisar sistemáticamente el ticket de compra.

Porque a veces te cobran artículos de más

La persona en caja pasa los productos por el lector de código de barras, y esa persona puede equivocarse. Quizás haya pensado que el artículo no se había contabilizado bien y lo vuelva a pasar, quizás simplemente se haya despistado y contado dos veces el mismo producto. La única forma de estar seguro es revisar el ticket de compra y comprobar que el número de productos comprados es correcto. Si hay un error, es el momento de protestar para rectifiquen la cuenta.

Porque a veces hay una diferencia entre el precio de la etiqueta y el de caja

¿A quién no le ha pasado al menos una vez esto? Eliges un producto pensando que cuesta cierto precio, y cuando llegas a caja en realidad es más caro. A veces es porque leíste mal, a veces es porque las etiquetas no están en frente de los productos y llevan a confusión, y a veces simplemente hay una diferencia entre el precio de la etiqueta y el precio registrado en el sistema, por lo que cuando se pasa el artículo en caja, sale otro precio.

Revisar el ticket es la única forma de comprobarlo. Si ves una diferencia, puedes decidir devolver el producto o pedir que te lo cobren al precio indicado.

revisar ticket de compraPorque las ofertas a veces no se registran bien

Muchas cadenas tienen ofertas del tipo 2×1, o la segunda unidad al 70%, o se te acumula crédito por comprar el producto, entre otras muchas promociones. En ocasiones, estas ofertas no están bien registradas en el sistema, y no se te aplica la oferta en caja. Si es algo gordo, normalmente te das cuenta, pero si tu cuenta es muy grande, quizás no lo veas. Evidentemente, tienes que quejarte y pedir que rectifiquen, porque normalmente se compran algunos productos específicamente para disfrutar de la promoción.

Porque el precio en tienda no es el que venía en un catálogo

Otra discrepancia es cuando ves un producto en un catálogo que han dejado en tu buzón, vas al supermercado, y no lo encuentras a este precio. En este caso, es recomendable que te lleves la publicación, para poder exigir que te cobren el artículo al precio indicado. Eso sí, revisa bien primero si estás en las fechas estipuladas y que la tienda participa a la promoción.

Porque hay una oferta hasta fin de existencias, pero no dicen cuantas

Cuando un supermercado o una tienda cualquiera hacen una oferta limitada, tienen que indicar un periodo de tiempo y un número de existencias. Si no mencionan el número de productos incluidos en la oferta, entonces estás en tu derecho de pedir que te hagan una reserva del mismo producto para el precio estipulado, porque tú has cumplido la parte sobre el periodo de validez de la oferta.

Porque se pueden equivocar al devolverte el cambio

Si pagas en efectivo, siempre comprueba que el cambio que te devolvieron es la cantidad correcta. Tienes que hacerlo en frente de la persona en caja, porque si te alejas y vuelves, no tendrás legitimidad para decir que se equivocaron. Errar es humano, y los errores en la devolución del cambio son bastante más frecuentes de lo que crees.

¿Merece la pena?

Lo decíamos en la introducción, según algunas estadísticas, comprobar el ticket de compra puede suponer dejar de perder más de 100€ al año, así que en principio merece la pena. Pero hay un matiz, y es el tiempo que puedas tardar para arreglarlo.

Todo lo que se puede solucionar en caja, como un error en el cambio, o un artículo contado dos veces, es algo que se soluciona enseguida. Pero para otras incidencias, a menudo las cadenas no dejan margen de maniobra a los empleados de caja, y te piden que lo soluciones en atención al cliente. El problema es que para que te atiendan allí, en ocasiones tienes que esperar 15 minutos o más. Para unos céntimos, es legítimo preguntarse si merece la pena. Si son varios euros, ya la cosa cambia. Todo depende del valor que atribuyes a tu tiempo.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)