¿Bitcoin: borrador o alternativa real?

bitcoinLa moneda digital se ha apreciado enormemente en los últimos tiempos, antes de caer bruscamente en pocos días. ¿Es esto una nueva burbuja? ¿Puede Bitcoin ser una alternativa real a las divisas actuales como dólar, euro o yen? ¿Estamos frente a una moda o a un cambio decisivo en el modelo del dinero? Intentemos responder a esas preguntas.

¿Qué es Bitcoin?

Es una moneda electrónica descentralizada. No depende de ningún organismo emisor ni público ni privado. Los nuevos bitcoins se van generando según un sistema de trabajo que simula el minado de materias primas, y el número total de monedas en circulación no podrá superar nunca los 21 millones de unidades, por el diseño del algoritmo.

 

¿Por qué se creó?

El motivo de elaborar este nuevo modo de pago electrónico respondía a la voluntad de Satoshi Nakamoto (un seudónimo que probablemente corresponda a varias personas) de disponer de una moneda independiente de los intereses particulares de los gobiernos u organizaciones. En efecto, los estados no suelen tener reparos en tomar medidas (como las devaluaciones) que afectan la capacidad adquisitiva de sus ciudadanos.

Cabe destacar que el proyecto es del 2009 pero que sus creadores se desvincularon en 2011.

 

¿Cómo se consiguen las monedas?

Nadie emite los bitcoins, se obtienen tras un sistema de trabajo equivalente al minado. Tampoco hay bancos que los custodian, aunque sí existen plataformas para comprar y venderlos. Debido a su naturaleza descentralizada, para tener bitcoins es recomendable tener cierto nivel de conocimiento informático, ya que pese a cierto nivel de seguridad, la experiencia demuestra que se pueden robar.

 

¿Moneda o materia prima?

El principal problema del Bitcoin es su escasez, que como hemos visto existe por diseño. Al ser un elemento tan escaso, tiende a comportarse más como una materia prima que como una moneda de intercambios. Son muchos los sitios que aceptan bitcoins, pero aun así sigue siendo un elemento muy marginal como instrumento de pago.

La consecuencia es que sufre grandes variaciones de cotización. Después de escándalos financieros (como lo que ocurrió en Chipre), suele haber más personas interesadas en comprar la divisa. Esto se traduce por un incremento de su precio de mercado en otras divisas, que a su vez suele publicarse en los medios de comunicación, provocando el interés de más personas y una apreciación mayor del bitcoin. Luego un evento invierte la tendencia y el valor se desploma, como ocurrió esos días. Esos escenarios de burbujas ya se han producidos varias veces con la moneda electrónica, y es muy probable que se vuelvan a producir.

 

¿Tiene futuro el Bitcoin?

Tal como esta diseñado, con un número de unidades limitadas a 21 millones, es muy poco probable que el bitcoin pueda convertirse en una alternativa real a las otras divisas, por un motivo muy sencillo que vamos a explicar.

Cuantas más personas usen el bitcoin, más su valor se apreciará. Esto significa que los precios (de los servicios y productos o del coste del trabajo) expresados en bitcoins no pararán de bajar. En otros términos, es un escenario de deflación permanente. Y eso no es sostenible, porque en un escenario como este las personas preferirán esperar antes de comprar cualquier cosa (incluso contratar a alguien), porque el día siguiente será más barato. Y habría que pasar por una fase transitoria demasiado larga hasta alcanzar la estabilidad (que llegaría una vez todos los usuarios potenciales usasen la moneda).

Por lo tanto, lo más probable es el escenario de una burbuja: una apreciación importante, seguida de una caída en picado y de la desconfianza. Mientras el bitcoin no sea muy conocido quizás se puedan repetir el escenario, pero una vez que un número suficiente de personas hayan salido escaldadas, debería convertirse en marginal o desaparecer, al menos en mi opinión.

 

¿Tiene futuro una moneda electrónica?

Que probablemente el Bitcoin no se pueda convertir en una alternativa real a las otras monedas no quiere decir que cualquier intento similar este condenado al fracaso. Es un experimento muy interesante porque ha enseñado unos límites que quizás puedan ser solucionados.

Por ejemplo, quizás sea posible inventar un sistema de generación de nuevas monedas que no sea escaso, sino que vaya vinculado al volumen de usuarios y transacciones. Dicho de una forma simple significaría inventar una moneda cuyo valor sea estable respecto a una cesta de la compra estándar. Es más fácil decirlo que ponerlo en práctica pero quizás se pueda diseñar así.

Otros temas que hay que solucionar son los relacionados con el dinero negro. Puede que este bien que una moneda escape a las influencias particulares de los gobiernos y de sus bancos centrales, pero no creo que sea bueno que la misma moneda sirva de herramienta para el blanqueo de capitales o la evasión fiscal.

Y finalmente, tendría que ser más segura para cualquier usuario. Aunque el tema de la seguridad es relativo, ya que hoy en día tampoco se puede decir que nuestros datos o nuestros saldos bancarios estén a salvo de un ataque de hackers profesionales.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Un pensamiento en “¿Bitcoin: borrador o alternativa real?

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)