Cómo detectar y resolver cláusulas bancarias abusivas

cláusulas bancarias abusivasUna buena gestión de las finanzas personales pasa por un deber de información respecto a los productos financieros. Sin embargo, a veces puede que caigas en la trampa de firmar unas cláusulas bancarias abusivas en contra de tus intereses. Por eso te voy a hablar en detalle de esos abusos de los bancos, y de como puedes evitar ser víctima de ellos.

¿Qué son las cláusulas bancarias abusivas?

La Wikipedia define como cláusula abusiva, o leonina, toda cláusula contractual no negociada individualmente, cuya incorporación viene impuesta por una sola de las partes. A esa definición habría que añadir que, en el caso de los productos bancarios, esas cláusulas suelen favorecer a la entidad y perjudicar al usuario.

Hay muchas cláusulas bancarias abusivas, y pueden aparecer en el momento de la firma de un contrato, o durante modificaciones unilaterales del mismo. Ya sabes, cuando te mandan una notificación y no te molestas en leerla.

Por lo general, el objetivo de esas cláusulas es cobrarte unas comisiones o intereses mayores a las que tocarían, directa o indirectamente.

Casos famosos de cláusulas bancarias abusivas en los últimos años

Por desgracia, parece que cada pocos meses aparecen nuevos escándalos financieros en España, vinculados a cláusulas abusivas de bancos en uno u otro producto. A menudo están relacionados con las hipotecas, pero no únicamente.

Las tarjetas revolving

Se trata de un tipo de tarjeta de crédito que te permite aplazar el pago de algunas cantidades, a cambio de pagar un tipo de interés bastante elevado. Tan elevado, que muchos usuarios consideraron que algunas entidades bancarias aplicaban unas cláusulas abusivas sobre esas tarjetas.

El pasado 4 de marzo de 2020, el Tribunal Supremo dictaminó que los intereses de las tarjetas revolving son usurarios. La usura consiste en cobrar un interés excesivamente alto por un préstamo. Por lo tanto, los intereses cobrados por esas tarjetas no se pueden permitir y deben ser anulados.

A partir de esa decisión, no hay duda que muchos usuarios van a reclamar sus tarjetas revolving para recuperar el dinero que pagaron de más por usar el crédito.

Las cláusulas IRPH

El Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios es un índice calculado por el Banco de España y que hace la media ponderada de los precios de los créditos hipotecarios a más de 3 años que se han concedido durante el último mes en España.

El IRPH ha sido descrito como un índice fácil de manipular, y las sospechas de que fuera una cláusula abusiva se vieron confirmadas por un fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea el 3 de marzo de 2020. El TJUE resolvió que los jueces españoles podrán sustituir el IRPH de las hipotecas por otro índice legal, como pudiera ser el euríbor, si consideran que su comercialización no fue clara y suficientemente transparente.

Las cláusulas suelo

En España muchas hipotecas usan un tipo de interés variable. Algunas entidades bancarias establecieron en el pasado un suelo hipotecario, es decir un interés mínimo que siempre se iba a aplicar, incluso si el índice de referencia bajaba de esa cantidad. Era una cláusula claramente abusiva, y así lo dictaminó el TJUE el 21 de diciembre de 2016. También obligó a las entidades a devolver las cantidades cobradas de más a sus clientes.

Hay más ejemplos de abusos bancarios, pero creo que esos tres dan una buena idea de lo que puede suceder, para que estés alerta.

Como detectar las cláusulas abusivas

Por suerte, si estás atento, no tienes porque caer en alguna de esas trampas, siempre que apliques esas dos recomendaciones.

  1. Cuando vayas a firmar un nuevo contrato con una entidad bancaria, sea el que sea (crédito, inversión, depósito y o cualquier otra cosa), léete siempre el contrato antes de firmarlo. Si hay alguna cosa que no entiendes, pide que te amplíen la información. Es su obligación. Y si tienes cualquier duda, no firmes nada. Tómate un tiempo, llévate los documentos y consulta con algún experto si hace falta.
  2. Cuando tu entidad te notifica un cambio en las cláusulas de un contrato, infórmate de lo que ha cambiado. Tienes dos meses para oponerte si no estás de acuerdo. Esa parte es muy importante, porque las entidades se aprovechan de nuestra dejadez para cobrar comisiones adicionales o añadir cláusulas que no nos son favorables.

Reclama tus derechos

Si pese a todo has sido víctima de alguna cláusula leonina, no te preocupes, todavía puedes reclamar. Lo bueno es que las entidades suelen usar las mismas técnicas con muchos clientes, por lo que, lo que te haya pasado, seguro que le ha pasado a alguien más. Asesórate con profesionales y abogados, y verás como puedes recuperar el dinero que te han cobrado de más.

Es importante que no tengas una actitud pasiva. El derecho de los consumidores es un elemento muy importante en la Unión Europea, y esos abusos se acaban anulando y resolviendo a favor de los perjudicados. Así que no lo dudes y reclama lo que es tuyo.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)