Como ahorrar dinero en tu boda sin que deje de ser impresionante

Una boda suele ser el día más importante en la vida de muchas personas. No es sorprendente entonces que sea una fiesta donde se escatima poco en gastos. Pero tener un evento impresionante no es incompatible con una buena gestión de las finanzas personales. Hoy te presento unos consejos para ahorrar dinero en tu boda, sin quitarle ni un ápice de magia.

Todo empieza haciendo un presupuesto

Cuando tienes un proyecto, y sabes que va a costar mucho dinero, lo primero es ponerse a hacer un presupuesto. Puedes empezar haciendo una estimación general de cada partida de gastos, y luego añadir un porcentaje de error por todo lo que no has previsto. Es importante hacer esta previsión, y ajustarla a tus medios económicos. De esa manera no habrá malas sorpresas. Y no te olvides de incluir la luna de miel.

Consigue los mejores profesionales al mejor precio

Son muchas las profesiones que ofrecen sus servicios para las bodas. Poniendo de lado el local y el catering (lo veremos a continuación), puedo citar aleatoriamente el wedding planner, el fotógrafo, la banda (o el DJ), la decoración, el material audio y vídeo, una canguro para los niños pequeños, etc.

Para ahorrar en esos aspectos tienes tres buenas opciones. Pongamos el caso del fotógrafo.

  • Una de esas opciones es pedir presupuestos usando aplicaciones online como Zaask (te permiten conseguir profesionales en muchos ámbitos, desde remodelaciones hasta fotógrafos de boda). Comparar te permite elegir la mejor relación calidad precio.
  • Otra opción que tienes es buscar en tu círculo cercano. A lo mejor conoces a un fotógrafo amateur con talento que está dispuesto a cubrir la boda a un precio más económico.
  • Finalmente, puedes optar por el argumento “local”. Si hay un fotógrafo en tu barrio, quizás puedas negociar un buen precio con el sí defiendes tu política de apoyar el pequeño comercio y trabajar con los negocios de tu entorno.

El local y el catering

No nos engañemos, normalmente esos dos elementos representan el mayor gasto de toda la boda, y la cantidad es proporcional al número de invitados. De hecho, que sea la partida más importante de la boda la convierte en la que hay que mirar con más detenimiento. Aquí algunos consejos:

  • No limitarse a las inmediaciones de tu residencia. A veces, a unos kilómetros se encuentran lugares preciosos y más económicos.
  • Valorar si compensa contratar un sitio que tiene su propio catering o separar las dos cosas. Algunos establecimientos no proporcionan el servicio de comida, otros prohíben que contrates terceros. Tendrás que ver lo que más te interese.
  • Fundamental pedir varios presupuestos.

Las flores

La decoración en general y las flores en particular pueden suponer un desembolso importante. Tan es así, que en Estados Unidos unos emprendedores han montado un negocio que permite a dos parejas que se casan el mismo día contratar la misma floristería, y reutilizar los ornamentos. En España no creo que exista un servicio similar, pero el consejo es no abusar de las flores y usarlas en los sitios más vistosos.

Las invitaciones

El presupuesto de invitaciones y cartas de agradecimiento puede ser muy importante. Pero, realmente, el tener una tarjeta enorme con aspecto antiguo no es lo que va a hacer que los invitados recuerden tu boda como algo especial. De hecho, las invitaciones se mandan meses antes del evento. Mejor no gastarse demasiado dinero en eso. Busca un diseño bonito pero minimalista, con un tamaño pequeño.

Y ya que estamos en el capítulo de las invitaciones, vayamos con el tema de si es ético poner tu número de cuenta en la invitación. Antiguamente,  las personas solían entregar dinero en metálico a los novios, en sobres. Hay que reconocer lo incómodo que es tener que custodiar mucho efectivo el día de tu boda, cuando ya tienes un montón de temas que tratar. Por eso, personalmente no veo mal que los novios comuniquen sus datos bancarios en la invitación, siempre que pongan un mensaje del tipo “no queremos que nadie nos mande dinero, pero si lo vais a hacer de todos modos, mejor lo hacéis en nuestra cuenta nº tal”. Una de las ventajas de proceder así que es muchas personas mandarán el dinero mucho antes de la boda, lo que permitirá tener un poco de margen respecto al presupuesto que comentamos antes.

La lista de invitados

Probablemente el problema más complicado en una boda es la gestión de la lista de invitados. Si tu presupuesto da para 100 personas y ninguna más, vas a tener que invitar a una selección de gente, estimando un porcentaje de invitados que van a fallar. Y vas a tener que insistir con las personas que no te lo han confirmado, para que te respondan. Porque igual invitas a más gente a última hora, o simplemente para poder ajustar el presupuesto exacto con tus proveedores. No vas a pagar por 120 cubiertos si al final son 100.

Por eso quizás tengas de ser un poco pesado con las personas indecisas, pero es importante para que el presupuesto de tu boda no se te vaya de las manos.

Con todos esos consejos, tan solo te queda disfrutar de la organización de tu boda, y por supuesto del día del enlace.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

  • No se encontró ningún artículo relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)