Como ahorrar electricidad: 12 consejos prácticos

como ahorrar electricidadContratar la potencia adecuada, mantener una temperatura razonable y otros muchos trucos útiles son ejemplos de como ahorrar electricidad. Esas medidas se traducen en una reducción importante de la factura de la luz que recibimos cada dos meses. A continuación presentamos 12 consejos para bajar el importe de tus recibos. Es el segundo artículo de nuestra lista de con consejos para ahorrar cada día. ¿Preparados para pagar menos?

1º-  Contratar la potencia adecuada

Es habitual que los proveedores de electricidad tiendan a proponernos una potencia contratada mayor a lo que necesitamos. Lo justifican argumentando que así no tendremos que sufrir las molestias de cortes intempestivos. Pero también la potencia contratada es un concepto fijo en la factura, y así se aseguran unos ingresos adicionales.

Por eso es interesante comprobar si lo estipulado corresponde a las necesidades reales de la vivienda. Si hay una diferencia importante, es recomendable solicitar un cambio a la compañía eléctrica. El trámite no es gratis, pero con el tiempo puede suponer un gran ahorro. Ten en cuenta que cada kW contratado cuesta alrededor de 3,1€ al mes (más impuestos). Es bastante habitual tener una potencia superior de 1 o 2kW a lo necesario, lo que puede costar unos 45 o 90€ de exceso al año, incluyendo los impuestos.

Sin embargo hay que tener cuidado y mantener cierto margen, porque si nos pasamos de ahorradores, la luz saltará cada rato y si tenemos que solicitar un nuevo cambio para aumentar la potencia, nos cobrarán de nuevo, y puede suponer mucho dinero.

  • Consejo: para saber cual es la potencia que debes contratar puedes usar un medidor de consumo para saber cuanto gastan cada uno de tus electrodomésticos.

2º- Mantener una temperatura razonable

Si te preguntas como ahorrar electricidad, piensa en tener una temperatura dentro de casa acorde con la estación. Por ejemplo en invierno, para los que tengan una calefacción eléctrica con termostato, no hace falta tener más de 17ºC en las habitaciones, 19º en la sala de estar o en la cocina y 21º en el baño. En verano, para los que tengan aire acondicionado, es suficiente con bajar el termostato hasta los 24º.

Sin embargo, en muchas casas ocurre una paradoja: en invierno se sube la temperatura de casa hasta los 25 grados (o más), y en verano se baja hasta los 22ºC para sentirse fresquito. Esto representa un gasto totalmente innecesario.

Otra recomendación importante, si dispones de calefacción o aire acondicionado individualizado en cada habitación, es cerrar las puertas y ajustar la temperatura únicamente en los sitios que estás usando. En verano, si la noche refresca, piensa en abrir las ventanas.

3º- Aislar la casa

Tanto en los meses más fríos del invierno como en los más calientes del verano, una casa bien aislada ayudará a optimizar el consumo. Piensa en revisar el estado de tus ventanas, y plantéate invertir en ventanas climalit (doble acristalamiento). Puede suponer una inversión, pero a la larga se notará el ahorro en la factura de la luz. Tampoco te olvides de cerrar las persianas, durante el día en verano y durante la noche en invierno.

No solo revises las ventanas, sino también las puertas y cualquier apertura. A veces, con instalar un simple burlete en algunas puertas, puedes mejorar mucho el aislamiento. Y lo mismo ocurre tapando grietas y agujeros.

4º- Radiadores individuales

Los sistemas de calefacción móviles consumen muchísimo. Es mejor limitar su uso a casos imprescindible. Cuando la casa no dispone de instalación de calefacción, piensa en invertir en ella. Si vives en una zona con inviernos muy fríos, puedes plantearte instalar una calefacción centralizada con gas. Si los inviernos son muy suaves, puede que te sirva un aire acondicionado con bomba de calor. Plantearse como ahorrar electricidad se tiene que ver en este caso a largo plazo, teniendo en cuenta que la reducción de consumo en el futuro compensará la inversión. Como los precios y las tasas sobre la luz parecen ir a más, cuanto antes se invierta, mejor.

5º- Bombillas de bajo consumo

A estas alturas es difícil no estar al tanto del ahorro que supone el instalar bombillas de bajo consumo en la casa, pero no está de más recordarlo. El coste adicional en la compra se ve ampliamente compensado por el menor consumo y la mayor duración. Evita en cualquier caso los sistemas de focos halógenos, que si dan mucha iluminación,  gastan demasiada energía. Parece que generan incluso más calor que luz.

Además, piensa en quitar el polvo regularmente en todas las luces, ya que puede reducir la eficiencia lumínica.

6º- Hacer un uso razonable de las luces

Si te preocupa como ahorrar electricidad, deberías coger algunas costumbres ahorrativas de sentido común. Por ejemplo de apagar la luz de las habitaciones al salir, no encender las luces hasta que la luz natural sea insuficiente para ver con claridad.

7º- Comprar electrodomésticos eficientes

Si quieres bajar tu recibo de luz, tendrás que anticiparte. Cuando compres electrodomésticos, tienes que pensar en el medio y largo plazo. Es muy importante valorar la eficiencia energética de los aparatos eléctricos, especialmente en el caso de las neveras y de los sistemas de aire acondicionado. Por ejemplo, entre una nevera de nivel de eficiencia “C” y una de nivel “A”, la diferencia de consumo eléctrico en diez años puede ser de 120€.

8º- Apagar completamente el televisor y otros aparatos eléctricos

El televisor, pero también el modem wifi, el descodificador, la radio, y todos los aparatos que se quedan en stand-by siguen consumiendo bastante energía. Para asegurarte de tenerlos desconectados cuando no se usan (y especialmente durante la noche), piense en instalar multi-tomas con interruptores. De esta manera podrás desconectar fácilmente todos los aparatos a la vez.

9º- Cocinar optimizando el consumo

¿Como ahorrar luz cuando estás cocinando? Parece una pregunta extraña, pero en realidad es importante tener cuidado en la cocina. Si calientas los platos en el microondas gastará 5 veces menos energía que con el horno eléctrico. También gastarás menos si cocina en una olla en lugar del horno. Las placas de inducción consumen menos que la vitrocerámica o las placas eléctricas, las cuales tienen un consumo similar en sí. Poner una tapa a la olla cuando se hierve agua gasta 4 veces menos energía. Cocinar con poca agua es mejor que con mucha.

Cada vez que cocines, el ahorro será muy pequeño, pero a la larga puedes bajar bastante el importe de la factura si coges buenas costumbres.

10º- La nevera: el electrodoméstico que más gasta

Una nevera tiene que estar funcionando las 24 horas para conservar los alimentos, lo que hace que sea el aparato que más consume a lo largo del año. Por eso es muy importante asegurarse de optimizarla. Primero es necesario comprar un aparato eficiente, dimensionado a la necesidad. En segundo lugar hace falta instalar la nevera en una habitación no muy caliente (a 23ºC consume un 40% más que a 18ºC). Además, no hay que ponerla al lado del horno ni de las placas ni por supuesto de la calefacción.

También es importante tener el reflejo de no introducir alimentos calientes, ni dejar la puerta abierta más de lo estrictamente necesario. Es aconsejable limpiar la parte de atrás una vez al año y descongelar cada 6 meses. Y lo más importante: poner el termostato en su punto justo para mantener el frío suficiente para la higiene pero ni un grado por debajo.

11º- Optimizar el consumo de la lavadora

Optar por ciclos cortos y a temperaturas bajas, y siempre esperar a tener ropa suficiente para llenar completamente la lavadora ayudará a reducir el consumo eléctrico, pero también el consumo de agua. Y también gastarás menos en detergente si llenas el tambor para cada lavado. Son todas ventajas.

12º- Elegir un proveedor más barato o negociar con el actual

El mercado eléctrico ha sido liberalizado, por lo que tiene la posibilidad de elegir otros proveedores. Como para otros muchos servicios, tiene que analizar muy bien el mercado y las obligaciones que conlleva contratar las prestaciones de una empresa u otra. Una buena técnica es informarte de las mejores ofertas de la competencia y comunicarle a tu compañía actual tu deseo de marcharte. En un buen número de casos te ofrecerán mejores precios para que te quedes. Yo, por ejemplo, estoy con Hola Luz, pero hay más comercializadoras por allí.

 

¿Tienes otros trucos o consejos sobre como ahorrar luz? Compártelos con nosotros en los comentarios de esta entrada.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

2 pensamientos en “Como ahorrar electricidad: 12 consejos prácticos

  1. Gracias por el artículo. Otra forma de ahorrar para los que tengan calentador eléctrico es tenerlo a la temperatura justa. Cual es la temperatura justa? Pues con el grifo al máximo de caliente el agua no debería de quemar. Y apagando el grifo mientras nos enjabonamos es otra manera de ahorrar en agua.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)