Como ahorrar en productos de farmacia y de parafarmacia

ahorrar productos farmaciaLa salud es uno de los aspectos más importantes en nuestras vidas. Para cuidarnos, en ocasiones necesitamos comprar algunos productos específicos. Y no solo me refiero a los medicamentos. Si quieres optimizar tu presupuesto sin perjudicar tu salud y bienestar, será mejor que sepas como ahorrar en productos de farmacia y parafarmacia. Te voy a dar algunas recomendaciones para lograr este objetivo.

Aprovecha los programas de ahorro y las tarjetas de fidelidad

Como muchos otros comercios, las farmacias y parafarmacias pueden ofrecer a sus clientes habituales algún programa de ahorro, o sistemas de fidelización con tarjetas. Por ponerte un ejemplo, apuntándote al Club Welnia puedes conseguir acumular en puntos el 5% de tus compras en productos de parafarmacia en los establecimientos adheridos. Luego, puedes canjear esos mismos puntos en las farmacias afiliadas al programa.

Si eres un lector habitual del blog, ya sabes que uno de los consejos de ahorro que más repito es precisamente apuntarte a todos los programas de puntos y tarjetas de fidelidad gratuitos que te proponen las tiendas en las que sueles comprar. Así, sin esfuerzo y sin cambiar tus hábitos de compra, logras descuentos interesantes a lo largo del tiempo. Los productos de farmacia también se pueden incluir en esa estrategia.

Compara precios

Cuando hablamos de artículos relacionados con la salud, hay que diferenciar entre los medicamentos y el resto de los productos. En España, los primeros están muy reglamentados, y sus precios son idénticos en todas las farmacias. Pero cuando hablamos de parafarmacia, la cosa cambia, y puede haber diferencias muy significativas entre los establecimientos.

Así que uno de los principales consejos de ahorro, comparar antes de comprar, es fundamental si quieres pagar menos por esos productos. Puedes visitar físicamente distintas farmacias, o puedes simplemente navegar por Internet para mirar el precio de lo que necesitas. Recuerdo que, durante la pandemia, uno de los artículos que más se compraban eran las mascarillas FFP2. Las tarifas eran muy variables según los establecimientos, y a menudo, cuando una farmacia las vendía más barato que otras, corría la voz y mucha gente acudía a esa en particular.

Busca ofertas y descuentos

Si no tienes prisa para comprar los productos de farmacia, es recomendable que te mantengas atento a todas las ofertas, promociones y descuentos que pueden ofrecer los comercios. Por ejemplo, ya se ha asentado en España la costumbre de una semana de rebajas para celebrar el Black Friday, a finales de noviembre. Pero hay otros momentos durante el año en los que te puedes encontrar con precios muy competitivos. También puede ocurrir que una farmacia esté liquidando existencias. Si aprovechas esas ofertas, podrás conseguir grandes ahorros.

Optar por productos genéricos

Ahora vamos a hablar de los medicamentos. Como ya comenté antes, sus precios están regulados, por lo que no vas a conseguir un precio más barato en una farmacia que en otra. Sin embargo, para muchos productos, existen medicamentos genéricos, que emplean el mismo principio activo, pero cuestan mucho menos que el producto de marca. Cuando necesites paracetamol u otras medicinas que no requieren receta, optar por la versión genérica es una manera de ahorrar sin perder ninguna eficacia en el tratamiento.

Medicamentos recetados cubiertos por el sistema de salud

Muchos medicamentos necesitan una receta médica. Se hace para proteger a los pacientes de algunos de los peligros de la automedicación, pero también para asegurarse de que solo se recetan las medicinas cuando son necesarias, y así controlar el gasto público. En España, puedes ir al médico en el sistema público o acudir a un facultativo privado. En el primer caso, los medicamentos que te receten estarán cubiertos por el sistema de salud, por lo que solo pagarás una parte de su coste. En el segundo caso, pagarás el coste total.

En ambas situaciones, deberías preguntarle al médico si existe una alternativa genérica al medicamento que te está recetando, porque acabarás pagando bastante menos. Y eso es especialmente cierto en el caso del médico privado, ya que el coste de las medicinas está totalmente a tu cargo.

Usa solo productos de salud que necesites

Otra de las ventajas de acudir al médico y a otros profesionales de salud es determinar si realmente necesitas el producto de farmacia que estabas pensando comprar. Hablar con expertos te permite entender mejor tus necesidades y escoger productos que realmente te vayan a servir. Puede que tuvieras pensando comprar un artículo en concreto, pero tras hablar con tu médico optes por otro distinto. Esa conversación te puede hacer ahorrar mucho dinero y tiempo, además de evitar usar productos inapropiados para tu situación personal.

El ahorro es importante, pero tu salud lo es más

Cada vez que escribo un artículo con consejos de ahorro, suelo tener la tentación de matizar una cosa importante. El ahorro nunca se tiene que hacer en detrimento de tu calidad de vida. No se trata de vivir peor para ahorrar. Se trata de aprovechar las oportunidades y buenas costumbres de consumo para pagar menos por las cosas.

En el tema de la salud, coger todavía más importancia. En ningún momento deberías poner el ahorro por delante de tu salud. Por eso es tan importante pedir su opinión a los profesionales de salud, como tu médico o tu farmacéutico. Ellos te podrán aconsejar y ayudar a tomar la mejor decisión para tu bienestar.

 

¿Tienes algún otro consejo para ahorrar en productos de farmacia? No dudes en comentarlo.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)