Como usar una tarjeta de crédito sin caer en la trampa

como usar una tarjeta de créditoEl símbolo más inmediato de la sociedad de consumo moderna es sin duda la tarjeta de crédito. Un nombre que en muchas ocasiones sirve para denominar todo tipo de tarjetas de pago, incluso las de débito o de saldo prepagado. Puede ser una herramienta muy práctica, o una trampa muy peligrosa, dependiendo de cómo se usa. Te voy a explicar como usar una tarjeta de crédito. Es mi consejo para ahorrar nº38.

¿Qué es una tarjeta de pago?

A esas alturas, pocas personas desconocen este instrumento, pero no viene mal definirlo para entender mejor como funciona. Una tarjeta bancaria es un modo de pago, asociado a una cuenta bancaria, que sirve para efectuar distintos tipos de compra. Es una tarjeta de plástico, con banda magnética y normalmente un chip, cuyo uso está protegido por un código de seguridad.

Desde hace unos años, la mayoría de las tarjetas incorporan la tecnología “sin contacto”, por lo que puedes pagar con solo acercar la tarjeta al terminal.

Esas tarjetas son de uso personal. Normalmente, en el contrato está claramente indicado que no se pueden prestar a nadie. Con ellas se puede pagar en tiendas y establecimientos diversos, gracias a terminales especiales llamados TPVs. Por supuesto también retirar dinero en los cajeros automáticos de los bancos.

Cada tarjeta de pago está asociada con diversos límites, establecidos para la seguridad del usuario y del banco. Por ejemplo, suele tener un máximo de pago semanal y mensual, así como máximos de retiros diarios, semanales y mensuales en los cajeros automáticos. En caso de robo de la tarjeta, y si por algún motivo el ladrón supiera el código, estos límites permitirían poner un tope al importe robado.

Puedes usar una tarjeta bancaria de débito, de crédito o de prepago

En la actualidad, existen tres grandes grupos de tarjetas bancarias.

  • Las tarjetas de débito tienen como característica retirar inmediatamente de la cuenta (debitar) el dinero de la compra o sacado del cajero automático. Por lo tanto, salvo para algunos aparatos que no están conectados en directo a la red de operaciones bancarias (como alguna máquina de peaje), todo lo que se paga con estas tarjetas deja de estar en nuestra cuenta el mismo día. En todo momento, el dinero de la cuenta es el saldo disponible, y no queda nada pendiente de pago.
  • Las tarjetas de prepago son relativamente nuevas. Disponen de un saldo que aprovisionamos previamente desde nuestra cuenta bancaria. Si en algún momento no disponemos del saldo suficiente en la tarjeta, y aunque tengamos mucho dinero disponible en la cuenta bancaria asociada, no podemos efectuar la compra. Se parecen mucho al monedero electrónico, y permiten una gestión anticipada de los gastos por tarjeta.
  • Finalmente, el tercer grupo (y el más usado junto a las de débito) lo componen las tarjetas de crédito. Como nuestro artículo trata de ellas, vamos a detallarlas en el siguiente párrafo.

¿Qué es y cómo usar una tarjeta de crédito?

Utilidad de una tarjeta de crédito

Como indica su propio nombre, este tipo de tarjetas permite comprar a crédito. Concretamente, eso significa que, cada vez que haces uso de la tarjeta, puedes elegir aplazar el pago en lugar de que te quiten el dinero de la cuenta. Eso vale tanto para tus compras en tiendas o cuando retirar dinero en un cajero.

Hay muchas modalidades de pagar a crédito con una tarjeta. Algunas solo te dan una facilidad de pago que suele ser gratuita y que cobra los importes de compra el mes siguiente en tu cuenta.  Pero las más conocidas son las que te permiten repartir el impacto de tus compras en varios meses, incluso años. Esas últimas te cobran un tipo de interés muy elevado.

Esta herramienta permite al usuario contratar un préstamo en cualquier momento, pero no para cualquier importe. Puedes imaginar que el banco quiera evitar que personas con un perfil de riesgo contraigan deudas que no puedan pagar. Eso resultaría en pérdidas para el banco. Por lo tanto la entidad establece un límite de crédito para cada tarjeta, relacionado con la situación económica del titular.

Normalmente, cuando se concede una tarjeta suele tener un límite relativamente bajo, por ejemplo 1.200€. Esa cantidad se puede ampliar si el usuario cumple con los requisitos de la entidad.

Como usar las ventajas de una tarjeta de crédito

En mi opinión, las tarjetas que permiten el pago aplazado al mes siguiente sin cobrar intereses constituyen una herramienta interesante. Si tienes una buena gestión de tu tesorería, te permite optimizar tu saldo bancario. Pero para eso tienes que estar siempre muy consciente de la deuda que tienes y de que el saldo de tu cuenta puede no reflejar tu situación financiera real.

Las tarjetas de crédito tienen otras ventajas prácticas. Por ejemplo, la mayoría de las empresas de alquiler de coche exigen al conductor presentar una tarjeta de este tipo. Lo que ocurre es que bloquean un importe dentro del límite de crédito que tienes como usuario. El objetivo suele ser cubrir posibles incidencias, como siniestros y llenar el depósito. Aunque no te cobre nada en realidad la alquiladora consume provisionalmente parte del crédito disponible en tu tarjeta. Algo similar ocurre con algunas reservas con agencias de viajes.

Menciono el alquiler de vehículo, porque, si no tienes tarjeta de crédito, lo que harán es cobrarte una fianza que te devolverán después de la entrega. O quizás te hagan pagar más caro para rebajar el importe de la fianza.

Inconvenientes de usar una tarjeta de crédito

El principal riesgo de usar una tarjeta de crédito es que te da un acceso demasiado fácil al crédito. Si estás en una tienda de electrónica y te gusta un televisor, puedes tener la tentación de comprarlo, aunque no tengas el dinero. Sabes que podrás repartir el coste en meses posteriores, y lo compras.

Muy rápidamente, puedes acostumbrarte a usar el crédito de la tarjeta, y gastar más de lo que ingresas. Acabas aumentando tu deuda y pagando mucho en intereses. Y eso es un punto muy importante. El TAE de una tarjeta de crédito suele ser muy elevado (del 15 al 20%). Usar una tarjeta de crédito puede ser una ruina.

Ya sabes la filosofía del blog. Si no tienes dinero para comprar algo, ahorra y compra más adelante. No uses el crédito, sino el ahorro.

Incluso con las tarjetas que te permiten un pago aplazado de un mes sin intereses tienes que tener cuidado. Porque podrías gastar más que el saldo que tienes en cuenta, y empezar el mes siguiente en números rojos.

Las tarjetas oro

¿Quién no ha recibido nunca en su casa una tarjeta oro de su banco o incluso de otra entidad de la cual no era cliente?

En mi opinión es una estrategia abusiva, que busca hacerte creer especial, pero en el fondo solo te quiere enganchar al crédito.

Normalmente, te llega a casa un bonito sobre explicando lo maravilloso que eres y que por este motivo el banco te ha seleccionado para poder usar la dichosa tarjeta oro.

No habías solicitado nada, pero allí está, con su brillo especial, y sus argumentos implacables como “soy gratis” o “qué elegante parecerás cuando me saques en caja”.

De gratuita no tiene nada, por supuesto. Incluso si no tiene cuota, está diseñada por defecto para aplazar cualquier pago, cobrándote los intereses. Si la usas, puede que sin querer te encuentres pagando tu próxima compra en 36 cuotas a pesar de tener el dinero disponible en cuenta.

Mi recomendación: no activarla y tirarla a la basura en cuanto llegue al correo.

Conclusión

Las tarjetas bancarias nos han facilitado la vida, y tiene aun más relevancia ahora que tantas cosas se pagan por Internet. Sin embargo, el crédito al consumo es algo muy contraproducente. Por lo tanto no recomiendo usar las tarjetas para aplazar pagos.  La excepción es cuando se puede hacer totalmente sin intereses, y solamente si controlas la evolución del saldo con mucho cuidado.

 

¿Y tú? ¿Sabes como usar una tarjeta de crédito de forma responsable o alguna vez caíste en la trampa?

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

2 comentarios en “Como usar una tarjeta de crédito sin caer en la trampa”

  1. Supongo que cuando dices que tiremos a la basura la tarjeta oro, quieres decir que la demos de baja en nuestra oficina o llamando al correspondiente teléfono.

    Responder
    • Me refería más específicamente a las tarjetas que mandan por correo y que hay que activar por teléfono. Esas concretamente se pueden tirar a la basura directamente (después de cortarlas en pequeños trozos). Las que estén vigentes, obviamente hay que darlas de baja (y las destruyen en la oficina normalmente).

      Responder

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)