Comparar antes de comprar: un gran consejo para ahorrar

comparar antes de comprarSi hay un consejo de ahorro que coge cada más fuerza en la vida moderna es el de comparar antes de comprar. Hoy en día, principalmente gracias a las herramientas online es muy fácil poder analizar las ofertas de productos y servicios, repasando una a una sus características y por supuesto, sus precios.

Los mercados no son homogéneos

¿Por qué comparar? Básicamente porque un mercado no es uniforme. El mismo producto, el mismo servicio, pueden comercializarse a precios y condiciones diferentes según la empresa o el lugar. Además, en el mercado también existen alternativas a esos productos y servicios, es decir otros productos y servicios con características un poco diferentes, pero que pueden cumplir igual o mejor con lo que estás buscando. Esas alternativas tampoco son homogéneas, evidentemente.

¿Cómo comparar?

En los negocios tradicionales, comparar siempre ha sido posible, aunque requería de un poco de esfuerzo. Bastaba con investigar las tiendas o empresas con el producto o servicio que buscabas, y llamar para preguntar precios y características, o acercarte tú mismo. Incluso en la compra diaria, muchas familias saben que es mejor comprar tal producto en un supermercado y tal otro en el de la competencia.

Desde la aparición de Internet, las cosas se han facilitado mucho. Como la información está disponible en formato digital, puedes acceder a ella en unas pocas búsquedas, o aún mejor, usando algunos de los comparadores especializados.

Ejemplos de productos y servicios donde es fácil comparar online

  • Posiblemente el primer servicio en haber sido objeto de comparadores ha sido el sector transporte, y más específicamente los vuelos. Hay una cantidad muy significativa de webs especializadas, que te ayudan a viajar por muy poco dinero.
  • Los productos tecnológicos y los electrodomésticos también se pueden comparar fácilmente, sea por comparadores especializados o a través de las grandes tiendas online generalistas como Amazon o Rakuten.
  • Los seguros de coches quizás sean el ejemplo más conocido actualmente, ya que los principales buscadores del sector se anuncian con regularidad por televisión.
  • Si buscas un contrato de telefonía o Internet, también encontrarás unos cuantos sitios dedicados a comparar las mejores ofertas del momento.
  • ¿Tienes que mandar un paquete o una carta urgente? Puedes aprovechar un comparador de servicios de mensajería como Packlink, donde compara precios y envíos de agencias tan detacables como Seur.
  • ¿Quieres hacer una escapada romántica? También tienes a tu disposición buscadores de hoteles, e incluso buscadores de buscadores, que encuentran el mejor precio para un mismo hotel entre todos los buscadores del mercado.
  • Otro ejemplo es la búsqueda de alojamiento. Tanto si quieres comprar una casa como si quieres alquilar, las páginas inmobiliarias en realidad son comparadores que te indican todas las características esenciales de los pisos para que puedas decidir cual se parece mejor.

Podría seguir la lista de forma casi indefinida, ya que cada día se inventan nuevos comparadores para simplificarnos la vida.

Comparar te permite ahorrar mucho dinero

Ahora que comparar las diferentes ofertas no cuesta nada de tiempo, tomarse unos minutos para analizar cuál es la mejor propuesta te permite ahorrar un poquito en cada compra. Si te acostumbras a comparar sistemáticamente, el ahorro mensual y anual puede ser muy significativo. Por eso te recomiendo que aprendas desde hoy a comparar.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)