Todo lo que deberías saber sobre las hipotecas

¿Has visto una casa que te gusta y estás pensando en contratar una hipoteca? Te he preparado un artículo informativo con todo lo que deberías saber antes de elegir el crédito inmobiliario para tu vivienda. Desde las opciones para financiar la compra de tu casa hasta consideraciones sobre el plazo, la cantidad, el tipo de interés o la negociación, aquí encontrarás las cosas más importantes para tomar la mejor decisión.

¿Hipoteca o ahorro y compra  al contado?

Antes de ponernos a hablar de créditos, es una pregunta válida valorar si merece la pena ir ahorrando para luego comprar “a tocateja” o al contrario si es más interesante contratar una hipoteca. Y la verdad es que la opción de un préstamo hipotecario, aunque sea parcial, tiene varias ventajas frente al hecho de pagar al contado:

  • No hace falta esperar muchos años para poder comprar la vivienda.
  • Ahora mismo hay hipotecas baratas en el mercado, porque los tipos de interés son bajos.
  • Comprar mediante hipoteca permite conservar la disponibilidad de los ahorros para emergencias o inversiones.
  • Para muchas personas que tienen dificultad para ahorrar, la hipoteca es una forma de hacerlo de forma forzosa.

Por supuesto, contratar un crédito inmobiliario es una responsabilidad a largo plazo, que no se tiene que tomar a la ligera y tiene un coste (intereses, gastos notariales), pero en muchos casos sale a cuenta.

Comparar y negociar

Si eres un lector habitual del blog sabrás que siempre aconsejamos comparar antes de comprar, y especialmente para compras de mucho valor. En el caso de una hipoteca, estamos hablando de un compromiso de muchos años, con intereses que suman varios miles de euros, por lo que hay que tener un especial cuidado en elegir el banco. Por suerte, tienes muchas herramientas disponibles, desde un simulador de hipoteca hasta comparadores. Podrás usar el dato del TAE para valorar el precio de cada opción.

Pero el precio de la hipoteca no es el único dato. Muchos bancos supeditan la aprobación del crédito inmobiliario a la contratación de algunos servicios adicionales. Y también tienes que tomar en cuenta las condiciones de cancelación anticipada de la hipoteca, en caso de que tu situación cambie o que encuentres otra más interesante. Por todos estos motivos tienes que comparar, para luego ponerte a negociar. Normalmente, los bancos tienen un margen de negociación sobre estos productos financieros, así que no te cortes y procura obtener las mejores condiciones, aprovechando la competencia.

¿Hipoteca fija o variable?

Hace unos años, no había duda, la mayoría de las personas optaba por la hipoteca variable, ya que salía mucho más a cuenta que de tipo fijo. Hoy en día, las cosas han cambiado un poco. De hecho, en informaciones recientes se comentaba que 3 de cada 10 nuevas hipotecas se hacían a tipo fijo. La opción fija sigue siendo más cara que la variable, pero como ahora mismo los tipos son muy bajos y el horizonte de un préstamo inmobiliario es a muchos años, contratar una hipoteca fija puede ser una forma de asegurarse pagar siempre la misma cantidad, sin preocuparse de las variaciones del Euribor.

Todo depende de la visión que tengas sobre la evolución a medio y largo plazo de la economía, y también influye la duración de tu crédito. Si vas a contratar una hipoteca a 30 años, entonces es posible que en este plazo los tipos de interés vuelvan a subir y encarezcan el coste de tu hipoteca si tienes un tipo variable. Si tu hipoteca va a ser de 10 años, es mucho menos probable que haya una subida y probablemente te compense elegir tipo variable. En cualquier caso, la decisión es tuya, pero me parecía importante destacar esos elementos.

Cuanto pedir de hipoteca

Como te explicaba hace unas semanas en otro artículo, los tres principales factores que limitan la cantidad de hipoteca que puedes pedir son:

  • Tus ingresos. Normalmente un banco te prestará una cantidad cuya cuota mensual no supere el 35% de los ingresos de tu hogar.
  • El precio de la vivienda. Por normal general, un banco no presta más del 80% del precio de venta de la casa, incluso menos cuando no se trata de la vivienda principal.
  • El plazo. Por ley ya no se pueden dar hipotecas a más de 30 años.

Por lo tanto, para poder pedir una hipoteca lo recomendable es disponer de una cantidad de ahorros por un valor de aproximadamente un 30% del precio de la vivienda, para cubrir la entrada (20% del precio) y los gastos asociados (impuestos y otros). Eso sí, hay bancos que prestan más del 80%, mediante un préstamo personal, por ejemplo.

Qué plazo pedir

Hace algunos años, la preocupación principal de los compradores de vivienda era poder pagar la cuota de la hipoteca, así que estaban dispuestos a alargar al máximo el plazo del crédito con el objetivo de rebajar la letra mensual. Hoy en día, existe una mayor información sobre la contratación de hipotecas, y ya son más numerosas las personas que saben que alargar el plazo significa aumentar notablemente el coste del crédito, ya que se incrementa mucho la cantidad de intereses pagados.

Como expliqué hace unas semanas, el plazo ideal para una hipoteca está entre 15 y 20 años. Con este tipo de duración, se rebaja la letra mensual de forma importante pero sin encarecer exageradamente la hipoteca. Ten lo en cuenta en tu valoración.

Deducción fiscal

A esas alturas me imagino que ya todo el mundo sabe que ya no existe posibilidad de deducirse la hipoteca en nuevas operaciones inmobiliarias. Esa posibilidad desapareció el 1 de enero de 2013, pero las personas que hayan comprado una vivienda principal antes de esa fecha todavía pueden desgravarse la hipoteca.

Al contrario de lo que parecería indicar el sentido común, la supresión de esa deducción fiscal fue una buena medida para el mercado inmobiliario, al menos a largo plazo. Puesto que era una desgravación general, en realidad fomentaba una subida artificial del precio de la vivienda, ya que todo el mundo tomaba en cuenta este factor en sus cálculos.

 

Lo ves, con esos consejos tienes mucha más información para poder tomar la mejor decisión respecto a la contratación de tu hipoteca.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)