Consejos para redactar un currículum – parte II

consejos-curriculum-vitaeSeguimos con nuestros consejos para redactar un currículum, después de nuestra primera parte de ayer.

Cronología y periodos sin empleo

Una de las formas más habituales de organizar la experiencia profesional dentro del CV es por fechas (de las más recientes a las más antiguas, para facilitar la lectura). Si esto es una buena posibilidad para las personas que han tenido puestos de trabajo sucesivos, para aquellos que han vivido grandes periodos sin trabajar puede que una cronología no sea lo más indicado.

Como comentamos antes, hay que decir la verdad pero tampoco merece la pena insistir en los lados menos favorables. Si normalmente se suelen organizar las experiencias con fechas del mes y del año de principio y fin, si tan solo pone el año podrá “tapar” algunos huecos de varios meses. Pero si le preguntan no deberá mentir sobre ellos.

En caso de tener un periodo realmente muy largo sin trabajo tiene dos opciones principales: o seguir con el sistema cronológico e indicar a que se ha dedicado durante este tiempo (por ejemplo si ha sido voluntario para una ONG, si ha cuidado de los hijos, etc), o cambiar de presentación agrupando las experiencias por áreas. Esta opción suele ser la más acertada.

Se trata de presentar las competencias adquiridas (el orden depende de la oferta de trabajo y de la importancia de la competencia en su historial) y de ir ilustrándolas con las experiencias profesionales. De esta manera, se rompe la organización por fechas y se ven menos los huecos.

Sin embargo, no pensemos que vayamos a engañar a los profesionales de Recursos Humanos, ellos conocen perfectamente estas estrategias. Pero también valorarán que una persona haga el esfuerzo de presentar su currículum de la mejor forma posible. El cuidado en elaborar el CV es una de las pocas informaciones objetivas que la empresa contratante tiene a su disposición, y por eso tiene tanta importancia.

El envío

A medida que mi empresa se ha hecho más conocida por Internet, voy recibiendo cada vez más hojas de vida, sin haberlas solicitado. Cuando veo que la persona ha hecho un esfuerzo para personalizar su propuesta, también hago un esfuerzo y me tomo el tiempo de contestar que por desgraciar no estamos contratando.

Pero en otros muchos casos, se trata de un envío múltiple o pone cosas como “respondiendo a su oferta, le mando mi currículum” cuando evidentemente no he publicado ningún anuncio.

Estos tipos de detalles son muy importantes. Hay que ponerse en el lugar de la persona que recibe la hoja de vida. Si ve que en los destinatarios hay más empresas, si el texto de presentación es muy genérico (o peor aun, que no hay), ¿qué va a pensar? El mensaje que manda el candidato descuidando estos detalles es “no tengo ganas de complicarme la vida, mando mi CV a todas estas empresas que he encontrado por Internet y ya está”.

Puede que sea una sensación errónea, ya que probablemente el candidato haya hecho un trabajo de búsqueda de empresas que coincidan con su experiencia, pero es la sensación que transmite. Además, lo que antes costaba (cuando se escribía todo a mano), ahora es muy sencillo: se puede personalizar un mensaje cambiando un par de elementos en un texto estándar.

Es fundamental personalizar el envío. Lo ideal es buscar algunos datos sobre la empresa (cuando se conoce) y demostrar en tres palabras que nos hemos molestado a investigar un poco. Y por supuesto, como lo hemos repetido en este artículo, es necesario adaptarse a la oferta. Destacar en pocas líneas porque somos el candidato apropiado es muy buena idea.

Finalmente, quiero insistir en otro método para entregar el CV: en manos. Es mucho más fácil de destacar si podemos hablar con alguien. Evidentemente, no siempre es posible (incluso raras veces se puede), pero merece la pena hacer el esfuerzo de desplazarse y hablar con un responsable. Hacer una buena impresión en persona multiplica las oportunidades de pasar el primer filtro.

 

En otro artículo hablaremos de la carta de presentación, elemento que a veces está sustituido por el correo electrónico que acompaña el envío del CV.

Como siempre, esperamos los comentarios de nuestros lectores: ¿qué aspectos les parecen más importantes en la redacción del currículum?

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)