Hacer deporte sin gastar: el gimnasio gratis

gimnasio-gratisEl gimnasio gratis del que vamos a hablar es inmenso y con numerosas posibilidades, aunque por supuesto no cubre todos los deportes. El propósito de contratar normalmente el abono para un gimnasio es para mantener o recuperar la forma. Vamos a dar algunos consejos para hacer ejercicio sin gastar un euro. Este artículo es nuestro post nº67 sobre como ahorrar dinero día a día.

La mayor sala de deporte de España es gratuita y tiene muchos nombres: calle, parque, playa, casa, etc. No, no estamos hablando de una oferta exclusiva y gratuita de una cadena privada, sino de las posibilidades que nos ofrece el mundo a nuestro alcance.

Totalmente gratuito

  • Correr en la calle, o en el parque más cercano. Tiene sus inconvenientes (sobre todo el clima), pero además de ser gratuito, permite variar los recorridos y conocer mejor la ciudad, algo imposible con las cintas de correr de los gimnasios.
  • Las máquinas de step gratuitas están por todas partes. Normalmente las llaman más sencillamente “escaleras” y permiten hacer un excelente ejercicio, salvo para las personas con problemas de rodillas. Si vives en un edificio de 10 plantas, considérate afortunado, aunque con un solo escalón basta para hacer muchos movimientos.
  • En tu casa, puedes hacer flexiones o abdominales sin más necesidad que poner una manta en el suelo (eso si no quieres invertir unos pocos céntimos en una colchoneta enrollable). Son ejercicios duros, porque a pesar de todo lo que venden en las tele tiendas, hacer deporte cuesta esfuerzo, no dinero.
  • Además, muchos ayuntamientos han instalado máquinas de libre disposición en los parques, que te permitirán hacer trabajar la mayoría de tus músculos. Quizás no sean tan buenas que las de los gimnasios, pero ya que las pagaste con tus impuestos, ¿por qué no disfrutarlas?

Por unos pocos euros

Si quieres hacer un poco de bicicleta para variar, puedes optar por los servicios de bicis en libre disposición que proponen los ayuntamientos (aunque Madrid este todavía atrasada sobre este asunto). Por unos pocos euros anuales podrás disfrutar de media hora gratis de bici cuando te de la gana.

Si estás cansado de correr en la ciudad y te apetece nadar, puedes ir al polideportivo municipal. Los precios varían según las ciudades pero lo normal es que una sesión no te cueste más de 3 o 4 euros (gracias a bonos de 10 entradas).

Invertir en máquinas

Normalmente, las personas tienden a preferir uno o dos aparatos de gimnasia, y a pesar de pagar por los servicios completos de un centro, acaban usando las mismas máquinas una y otra vez. En estas condiciones, y dado el elevado precio de un abono mensual a un gimnasio, lo mejor es plantearse comprar la máquina para la casa.

Está claro que hace falta espacio para colocarla, y mucho espacio si estamos pensando en comprar varias. Lo razonable es hacer un estudio de mercado de los distintos tipos de aparato, en grandes superficies y tiendas especializadas, y elegir solo una máquina. Si la usamos mucho podremos pensar en comprar otra. Pero cuidado con las buenas intenciones. Es muy frecuente invertir en algo y luego no tener voluntad para hacer ejercicio, por lo que se convierte en una compra inútil.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)