3 consejos de finanzas personales e inteligencia financiera

Finanzas PersonalesEn este artículo vamos a dejar de dar consejos para un ahorro inmediato, y reflexionar sobre tres ideas que permiten una buena gestión de las finanzas personales. También lo podríamos llamar inteligencia financiera, aunque quizás suene demasiado presumido. Se trata de una visión del tema a medio y largo plazo, no de solucionar una emergencia.

 

Anticiparse

La prudencia financiera consiste en anticipar los problemas tomando acciones hoy sabiendo que mañana quizás las cosas no estén tan fáciles. La inteligencia financiera tiene mucho que ver con desconfiar del futuro, y prepararse no para lo peor, pero sí para momentos peores que los actuales.

Casi todas las personas en algún momento de su vida se encuentran en una situación económica positiva (más ingresos que gastos). En este momento es cuando hay que empezar a anticiparse. Ahorrar una parte significativa del sueldo, no aumentar los gastos, no endeudarse. Es algo difícil cuando la economía parece ir muy bien y hay muchas tentaciones. No se trata de privarse de todo, sino de controlar el gasto para mantener una buena tasa de ahorro.

 

No agobiarse

Haber ahorrado en las épocas buenas tiene dos ventajas cuando la economía empeora. En primer lugar, disponer de un colchón de ahorros que permite tomar decisiones sin agobiarse y sigue permitiendo anticiparse. En segundo lugar, haber gastado menos antes hace que no sea tan difícil ser austero cuando empieza la crisis. Pasar de un nivel de gasto alto a gastar muy poco es muy complicado.

Si tienes ahorros y un ritmo de gasto bajo, puedes estimar tranquilamente un plazo máximo para algunos objetivos. Por ejemplo, puedes decidir buscar trabajo durante 6 meses en tu sector, y si no has conseguido nada, tomar otras decisiones (trabajar en cualquier otro trabajo, emigrar, montar tu propio negocio).

 

La culpa no es de los demás

Muchas personas tienen mucha culpa de los males de la economía española. Políticos, banqueros, mercados internacionales, líderes europeos, la lista sería interminable. Pero centrarse en que la culpa es de los demás no te ayudará si lo estás pasando mal. La realidad es que al final, los que tenemos potestad para cambiar nuestra vida somos nosotros. Puede que implique un gran sacrificio personal (como irse a trabajar a otro país en un trabajo precario), pero al final nuestras decisiones son las que influyen en nuestra vida.

Decir que no hay trabajo en España, que hasta que no cambien los políticos no mejorará nada puede ser cierto, pero quedarse en eso no soluciona nada. Tampoco vale mandar 200 curriculums por e-mail y pensar que ya se ha hecho una búsqueda de trabajo. La cosa está muy complicada, y a medio plazo no mejorará. En estos momentos impera un darwinismo económico: tan solo los que se adapten a la nefasta situación sobrevivirán. Es un poco melodramático pero creo que es cierto.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)