La bolsa de valores durante la pandemia: bajadas y olas de contagios

bolsa de valores pandemiaCuando una compañía está cotizada, supuestamente el precio de sus acciones refleja la opinión del mercado sobre su capacidad para generar beneficios en el futuro. Cuando ocurren eventos externos que pueden modificar esas predicciones, la cotización varía. Un buen ejemplo es el comportamiento de la bolsa de valores durante la pandemia, y más concretamente, las bajadas que ha sufrido durante las distintas olas de contagios. Vamos a ver el caso de España.

¿Por qué analizar la evolución de la bolsa de valores en España durante la pandemia?

Las cotizaciones del mercado no siempre son racionales

Como inversor a largo plazo, te puede interesar entender mejor las reacciones del mercado, tanto de euforia como de miedo, porque te permiten tomar mejores decisiones cuando piensas comprar o vender títulos.

Si inviertes a largo plazo, lo que te interesa es la capacidad de la empresa que compres en generar beneficios a largo plazo. Pero el mercado es muy volátil. Si se nota una amenaza, muchos inversores pueden vender, y provocar una bajada de precios. ¿Significa eso que la empresa de repente ha perdido su capacidad de generar beneficios? No necesariamente, solo hay incertidumbre.

Y puede suceder lo contrario. Que muchos inversores decidan invertir en bolsa, y provoquen una subida importante de las cotizaciones. No implica que las empresas en las que invierten vayan a tener más beneficios.

A largo plazo, y sobre grandes periodos de tiempo, se supone que la oferta y la demanda se equilibran, y que una empresa cotiza por su potencial real. Pero el precio puede estar sometido a grandes variaciones a corto plazo.

Un ejemplo de la diferencia entre el valor bursátil y el valor real de una empresa

Pongamos el ejemplo de Tesla. En diciembre de 2019 sus acciones cotizaban a 90 dólares. En enero de 2021 estaban en 880 dólares. En marzo del mismo año, en 563 dólares. En noviembre subieron hasta los 1.200 dólares, pero a mitad de diciembre, habían bajado a 900 dólares.

Se podría argumentar que la situación de Tesla cambió tanto en dos años que justifica que se haya decuplado su cotización. ¿Es así?

En 2019 entregaron 367.000 vehículos, casi 500.000 en 2020 y, en 2021, no sería sorprendente que se acercasen al millón (llevan más de 600.000 en 3 trimestres). Al mismo tiempo, sus beneficios se han incrementado, desde un resultado bruto de 4.000 millones en 2019 a uno de 11.000 millones en 2021 (12 meses a septiembre). Tanto en entregas como en beneficios, se han triplicado los resultados. No se decuplaron.

Obviamente, hay más, también hay que considerar las perspectivas de la empresa. Pero, ¿Por qué en marzo Tesla valía menos de 600 dólares por acción, luego 1200 en noviembre y 900 un mes más tarde? ¿Tanto cambiaron las perspectivas en esos meses? No. Pero la cotización varía en función del interés de los inversores, que van y vienen.

Volvamos a la bolsa de valores en España y a la pandemia

Conocer esas variaciones un poco irracionales de las cotizaciones puede ayudarte a predecir el comportamiento del mercado, anticiparte, y quizás poder comprar acciones a buen precio. Por ejemplo, en el caso de la pandemia, cada nueva ola se tradujo con bajadas en bolsa, lo veremos en detalle más adelante. Si no te dejas contagiar por el pesimismo, puedes comprar acciones a buen precio.

Pero recuerda, las evoluciones pasadas no garantizan las futuras. Si hay miedo, es por la incertidumbre, así que siempre estarás asumiendo una parte de riesgo. Pero, muchas veces puede compensar.

¿Cómo se ha comportado la bolsa de valores en España durante la pandemia?

Primera ola en la primavera de 2020

Fue el momento de mayor incertidumbre, porque se conocía poco sobre el virus, salvo que era muy contagioso y que la tasa de mortalidad era muy elevada comparada con otras enfermedades respiratorias comunes como la gripe.

El 6 de marzo se superan por primera vez los 100 casos diarios. El pico de contagios se registra en España el 20 de marzo, con 10.400 casos (Worldometer). Sabemos ahora que en esos momentos había muy pocos tests disponibles y que probablemente la cifra real de contagios era esta 10 veces mayor.

¿Qué hacía la bolsa? El 21 de febrero el Ibex estaba en 9.900 puntos, pero con las noticias de la pandemia al nivel internacional (Italia) y local, empieza a caer. El 28 de febrero está en 8.700 puntos (-12%). El 6 de marzo está en 8.400 puntos, el 13 de marzo baja hasta los 6.600 puntos (-33%). La bolsa se mantiene entre 6.400 y 7.000 puntos hasta mitad de mayo.

Segunda ola del verano y otoño 2020

Los meses de mayo y junio fueron muy tranquilos, pero, con la reapertura, volvieron a subir los casos a partir de julio. Fue muy progresivo, pero a finales de agosto ya los niveles de contagios eran altos. Esa segunda ola culminó el 27 de octubre con 22.800 casos, antes de bajar a los 7.000 casos a principios de diciembre, antes de la tercera ola.

La bolsa se había recuperado a finales de mayo, para llegar a los 7.900 puntos a principios de junio. Pero, a medida que subían los casos, volvía a bajar la cotización del Ibex, que a finales de octubre volvía a estar en los 6.500 puntos.

Tercera ola en la Navidad 2020

Justo después de la ola anterior, los contagios volvieron a subir antes, durante y después de la Navidad. Se marcó un nuevo récord con 34.000 casos el 15 de enero. La ola acabó en marzo, antes de un periodo de calma relativo, entre abril y junio. En esa época se empezó a vacunar la población por grupos de edad.

En la bolsa el impacto de la tercera ola fue mucho menor que en las dos olas anteriores, probablemente porque ya se conocía la noticia de las vacunas, y porque ya se empezaba a tener experiencia de olas anteriores. Pese a que la mortalidad fue muy elevada, el Ibex se mantuvo en los 8.000 puntos. Estuvo en 8.300 a principio de diciembre, 7.800 a finales de enero, y de nuevo en los 8.300 a principios de marzo. Alcanzó los 9.300 puntos a mitad de junio, todavía un 6% por debajo de antes de la pandemia.

Cuarta ola en verano de 2021

Muchos periódicos se refieren a la cuarta ola para describir una subida menor de casos durante la primavera de 2021. Como resultó mucho menos notable que las anteriores, no la he considerado para este artículo, y llamo cuarta ola a la que vivimos en verano. Empezó a finales de junio, y culminó a finales de julio con más de 30.000 casos algunos días. Bajó en agosto, y la situación fue de relativa calma en septiembre y octubre.

La bolsa, que venía de máximos anuales, cayó a los 8.300 puntos hasta el 19 de julio. Entre mitad de agosto y mitad de noviembre, estuvo alrededor de los 9.000 puntos, con altibajos, pero no bajo de los 8.700 puntos aproximadamente. El 15 de noviembre estaba en los 9.100 puntos.

Quinta ola en Navidades de 2021

Desde mitad de noviembre, los casos han vuelto a subir, llegando esos últimos días a registros de unos 28.000 nuevos casos diarios, que probablemente vayan a subir en las próximas semanas, puesto que vienen las fiestas y hay pocas restricciones.

En paralelo, la bolsa ha bajado desde su máximo de mitad de noviembre, llegando a caer hasta los 8.200 puntos hace unos días (3 de diciembre), probablemente más por el miedo a la variante ómicron que por el auge de casos en España.

Conclusiones sobre la bolsa de valores en España durante la pandemia

En general, parece que hay una correlación entre las diferentes olas de contagios y la evolución bajista de la bolsa. Las fechas de los picos de las olas suelen coincidir bastante con los mínimos de cotización del IBEX. Sin embargo, esa correlación era más notable en las dos primeras olas, antes de la existencia de las vacunas. A partir de la vacunación, el impacto de los contagios sobre las hospitalizaciones y muertes bajó mucho, y las bajadas de la bolsa han sido menores. Incluso, durante las Navidades pasadas, no se apreció realmente una bajada.

Es difícil sacar conclusiones para el futuro, pero, en general, si la bolsa baja mucho por la situación sanitaria, parece que puede ser una buena oportunidad para invertir, porque suele ser algo temporal. Eso sí, la incertidumbre es por definición imprevisible, y si decides comprar, asumes un riesgo.

Solo comento todo eso porque me parece interesante para entender un poco la irracionalidad del mercado, y sus vaivenes.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)