Te explico la Ley de Segunda Oportunidad y como cancelar tus deudas

Ley de Segunda OportunidadHasta el 2015, resultaba muy complicado para una persona física conseguir salir adelante si había contratado demasiadas deudas. Su responsabilidad para pagarlas no cesaba, impidiendo la posibilidad de volver a empezar. Con la Ley de Segunda Oportunidad se estableció la posibilidad de cancelar las deudas, siempre que se haya actuado de buena fe y cumpliendo una serie de condiciones. Te voy a contar todo lo que tienes que saber si quieres acogerte a la ley para salir de las deudas.

Evolución de la legislación sobre las deudas de los particulares

Antes de la Ley de Segunda Oportunidad

Hasta el 2015, los particulares y autónomos no disponían de un mecanismo real para saldar las deudas que eran incapaces de pagar, a diferencia de lo que ocurría con las empresas.

  • Si uno tenía un negocio registrado como sociedad limitada y llegaba a una situación de quiebra, la solución era acogerse a un concurso de acreedores. En caso de no encontrar viabilidad a la empresa, se liquidaban los activos de la misma. Las deudas que no se podían pagar quedaban canceladas.
  • Si el mismo negocio se llevaba bajo el régimen de autónomos, el individuo a cargo no se liberaba nunca de las deudas, y tenía que responder por ellas con sus bienes presentes y futuros. En esa situación, era imposible retomar una actividad económica.

He citado el ejemplo de los empresarios, pero la misma obligación de por vida se aplicaba a cualquier particular que se hubiese endeudado demasiado y fuera incapaz de pagar los créditos contratados.

¿Qué cambió con la Ley de Segunda Oportunidad?

La modificación de la Ley Concursal tramitada en 2015 permitió una limitación de la responsabilidad para particulares y autónomos. Bajo algunas condiciones, que detallaré a continuación, un deudor puede optar al BEPI (Beneficio de Exoneración de Pasivo Insatisfecho). Hablando en claro, se trata de la posibilidad de cancelar las deudas que no puede pagar.

Hay que cumplir una serie de requisitos, no es tan fácil como declararse insolvente y dejar de pagar los créditos y préstamos. Se tienen que cumplir ciertos formalismos, y, como decíamos en introducción, se requiere que el deudor haya actuado de buena fe.

En la mayoría de los casos, tanto para autónomos que no pueden asumir sus deudas empresariales como para particulares que han caído en la trampa del sobreendeudamiento, la Ley de Segunda Oportunidad hace honor a su nombre. Permite empezar de nuevo, sin la losa de las deudas del pasado.

Los requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

No se puede haber sido condenado por algunos delitos económicos

En los 10 años anteriores a la declaración del concurso, la persona que solicita el BEPI no puede haber sido condenada por delitos socioeconómicos, patrimoniales, contra el derecho de los trabajadores o falsedad documental. Si el deudor no ha sido condenado, pero está en un proceso judicial para uno de esos supuestos, el juez tendrá que suspender la decisión sobre el BEPI hasta que se tenga una sentencia firme.

El concurso no puede haber sido declarado culpable

Ya lo sé, el lenguaje jurídico no siempre es muy fácil de entender. Pero lo voy a poner en palabras más entendibles. Es un requisito que se refiere principalmente a la buena fe del deudor.

  • Si la persona que solicita el concurso intentó engañar a los acreedores, ocultó información, mintió sobre la situación de insolvencia o actuó de mala fe de alguna otra manera, normalmente el concurso se declarará culpable, y el deudor no podrá obtener el BEPI.
  • Si el deudor actuó de buena fe, informó de la realidad de la situación y fue transparente con los acreedores, es poco probable que el concurso sea declarado culpable.
  • Queda el caso de haber incumplido el deber de solicitar el concurso, que suele llevar a la declaración de culpabilidad del concurso. En este caso, el juez tiene potestad de valorar las circunstancias del caso para otorgar o no el BEPI.

Es un requisito importante. Por ejemplo, si una persona solicita múltiples créditos y miente cuando le preguntan si tiene otras deudas, es poco probable que pueda beneficiarse de la Ley de Segunda Oportunidad.

El deudor tiene que haber intentado llegar a un acuerdo con sus acreedores

Es otro aspecto que demuestra la buena fe de la persona que no puede pagar sus deudas. Tiene que haber intentado un acuerdo extrajudicial de pagos. Eso sí, el acuerdo debe resultar factible. Igualmente, el deudor tiene que haber intentado un acuerdo judicial de pagos, y tiene que haber constancia de ello mediante un profesional acreditado ante notario.

Tiene que haber pagado deudas concretas

  • Uno de los requisitos para poder cancelar las deudas es no tener ninguna con entidades públicas. Eso significa que el deudor tiene que haber pagado las cantidades pendientes a favor de la Seguridad Social y Hacienda. Eso es especialmente importante en el caso de autónomos.
  • Junto a los organismos públicos, los otros créditos concursales privilegiados que se tienen que haber pagado son las hipotecas. Sin embargo, la situación de los créditos inmobiliarios merece una mayor explicación y lo voy a detallar en un párrafo aparte más adelante.
  • El deudor también tiene que estar al día de sus deudas originadas después de la declaración de concurso. A eso se le llama “créditos contra la masa”, y normalmente son los honorarios de abogados, notarios, etc que se han generado por el concurso.
  • El deudor tiene que haber pagado al menos el 25% de los créditos ordinarios.

Parece un requisito difícil de cumplir en algunas situaciones, pero si el deudor demuestra que ha intentado pagar sus deudas sin éxito, puede que no se tome en cuenta.

No se llama Ley de Enésima Oportunidad

Lo bueno de la ley es que reconoce que una persona puede equivocarse y le da una segunda oportunidad. Pero, claro, no tendría sentido presentar el concurso una y otra vez. Por eso, uno de los requisitos es que no se puede haber beneficiado de esa ley en los diez años previos.

Una condición sobre ofertas de trabajo

No se puede haber rechazado una oferta de trabajo en los últimos cuatro años a la presentación del concurso. No se trata de cualquier oferta, sino de una que sea acorde a la capacidad del deudor.

La idea del legislador, me imagino, era evitar que personas sin trabajo se escudasen en su ausencia de recursos para no pagar la deuda sin haber puesto esfuerzo en encontrar trabajo. Pero parece una limitación difícil de demostrar, salvo que el SEPE tenga constancia de un rechazo de este tipo.

Hay que aceptar ser incluido en el Registro Público Concursal

La idea es que los acreedores puedan informarse sobre la situación del deudor. Es un ejercicio de transparencia. Por lo general, compensa perder un poco de privacidad para en cambio poder beneficiarse de la cancelación de las deudas.

La deuda tiene que ser inferior a cinco millones de euros

Es un importe muy elevado, pero en caso de un autónomo con un negocio de mucho volumen, por ejemplo, de distribución, no es imposible llegar a una deuda de esas proporciones. Sin embargo, esa condición afecta a muy pocas personas.

El Beneficio de Exoneración de Pasivo Insatisfecho

Si el juez decide aplicar la Ley de Segunda Oportunidad, entonces el deudor queda exonerado de las deudas que no puede pagar, pero no de todas sus deudas, como vamos a ver a continuación.

¿Qué deudas quedan canceladas?

  • Las deudas ordinarias que no se pueden pagar quedan canceladas si los acreedores no han aceptado un plan de pago. Obviamente se trata de las deudas previas a la declaración de concurso. Cualquier crédito posterior tiene que ser pagado normalmente.
  • Las deudas hipotecarias pueden ser canceladas (ver párrafo más abajo).

¿Qué es lo que el deudor sigue obligado a pagar?

Hay dos categorías de deudas que el deudor tendrá que pagar sí o sí:

  • Las deudas con la administración pública (Hacienda y Seguridad Social). El Estado no perdona.
  • Las obligaciones que resulten de una declaración judicial, como por ejemplo el pago de una pensión alimentaria.

De todos modos, esas dos obligaciones parecen bastante razonables, teniendo en cuenta que el resto de la deuda se ve borrado.

¿Puedo conservar parte de mi patrimonio?

No. La Ley de Segunda Oportunidad aplica cuando tu patrimonio no es suficiente para cubrir las deudas. Por lo que lo primero que se hace es usar ese patrimonio, tus activos, para saldar parte de la deuda, los pasivos. No puedes beneficiarte de la Ley y conservar tu vivienda, por ejemplo.

Tenlo muy en cuenta antes de iniciar el proceso

librarse de las deudas¿Cómo es el procedimiento formal para beneficiarse de la Ley de Segunda Oportunidad?

Los pasos son los siguientes:

  1. Negociar un acuerdo extrajudicial de pagos con los acreedores. Eso implica diseñar un plan de pago, negociar algunas quitas, y proponer un plan viable. Si los acreedores lo rechazan o si pasan más de dos meses desde el inicio de la solicitud, se pasa al concurso consecutivo.
  2. Se solicita el concurso, y dentro del mismo se solicita el beneficio de exoneración (BEPI). La duración del proceso es variable en función de la complejidad del caso y de la carga de trabajo de los juzgados. Suele durar alrededor de un año.
  3. Si se aprueba el BEPI, el deudor queda exonerado de las deudas, salvos las de Hacienda, Seguridad Social y las eventuales pensiones alimentarias.

Es más que recomendable acudir a un abogado especialista en derecho concursal para maximizar tus opciones de lograr una resolución positiva.

¿Qué ocurre una vez que se han perdonado las deudas?

El deudor estará libre de deudas a los cinco años

A partir del momento en el que se dicta la sentencia y se otorga el BEPI, el deudor no tiene que pagar ninguna de las deudas de las que queda exonerado. Sin embargo, la Ley de Segunda Oportunidad tiene previsto un plazo de 5 años para que los acreedores puedan pedir una revisión del caso. Podría ocurrir si se descubre a posteriori que el deudor no actuó de buena fe.

No se puede volver a solicitar el procedimiento durante diez años

Ya lo hemos comentado antes. Se supone que es un procedimiento diseñado para tratar casos extremos. El ser humano es capaz de tropezar varias veces sobre la misma piedra, pero la ley establece un periodo de 10 años para poder volver a beneficiarse de una eventual exoneración.

Además, me imagino que el criterio de buena fe será bastante más difícil de demostrar la segunda vez.

El deudor desaparece de las listas de morosos

Puesto que el deudor queda exonerado de las deudas, ya no debe nada y por lo tanto no hay motivo para estar en las listas de morosos. Si no le dan de baja, puede solicitar a los organismos que eliminen sus datos de las bases.

El caso particular de las hipotecas: existe de facto una dación en pago

Hemos visto antes que las hipotecas están dentro de los créditos privilegiados. Sin embargo, si el deudor no puede pagar la letra, y al final entrega la vivienda para saldar la deuda, puede acogerse al BEPI.

En muchos casos, las condiciones de la hipoteca estipulan un precio de embargo de la vivienda que puede ser inferior a la deuda pendiente. Antiguamente, después de entregar el bien inmobiliario, al deudor le podía quedar por pagar unas cantidades muy grandes.

Ahora, con la Ley de Segunda Oportunidad, el deudor a quien se le otorgue el BEPI puede ser exonerado del resto de la deuda, que se considera pagada por la entrega de la vivienda.

Eso es, en realidad una dación en pago “de facto”.

¿Cuántas personas se benefician de la Ley de Segunda Oportunidad?

Más de 2.500 personas se beneficiaron de esa Ley en 2019, según datos del INE. Por lo tanto, es una solución que resuelve un problema bastante común. Antes de la ley, todas esas personas se habrían visto condicionadas por las deudas por buena parte del resto de sus vidas.

Esos más de 2.500 casos se reparten así:

  • Más de 400 personas físicas con actividad empresarial (autónomos).
  • Más de 2.100 personas físicas sin actividad empresarial (particulares).

¿Te encuentras agobiado por las deudas, intenta salir de ellas con esos consejos? Y, si crees que la situación no tiene remedio, pide información a un profesional.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)