PIAS: Todo lo que querías saber sobre el Plan Individual de Ahorro Sistemático

PIAS plan individual ahorro sistemáticoEl Plan Individual de Ahorro Sistemático, más conocido como el acrónimo PIAS, es un instrumento de ahorro con una fiscalidad interesante. Te invito a saber más sobre esta modalidad de inversión, para que puedas valorar si deberías integrarlo en tu estrategia de inversión a largo plazo. ¡Vamos allá!

¿Qué es un PIAS?

Es un producto financiero, asimilable a un seguro de ahorro, cuyo propósito es fomentar el ahorro a largo plazo de las personas. En concreto, se fija una aportación automática a un plan de inversión, que además genera una rentabilidad. También se pueden hacer aportaciones periódicas adicionales.

Se basa en la reforma fiscal de 2007 que fue actualizada en 2015. Por sus ventajas ha tenido mucho éxito y se ha convertido en pocos años en uno de los productos de inversión favoritos de los contribuyentes españoles.

Una de las grandes ventajas de los PIAS es su fiscalidad, ya que los rendimientos obtenidos tienen varias exenciones y deducciones fiscales. Eso sí, la rentabilidad generada no queda totalmente exenta de impuestos, a diferencia de lo que se puede leer a veces. Pero el tipo de imposición es muy bajo, especialmente para las personas que tengan más de 70 años en el momento de finalización del Plan.

Otra característica importante es que se trata de un producto muy líquido. Se puede rescatar el dinero en cualquier momento. Hay incentivos fiscales para esperarse unos años para hacerlo, pero si necesitas el dinero antes, puedes recuperarlo. Lo único que pasará es que no te beneficiarás de las deducciones fiscales. Es decir, habrá sido como cualquier otra inversión.

Fiscalidad de los PIAS

¿Qué dice la ley?

A diferencia de otros productos financieros, no hay una deducción fiscal en el momento de la aportación del dinero al plan de ahorro. Pero cuando se llega al vencimiento del plan, puedes hacer dos cosas:

  1. Rescatar el dinero invertido con la rentabilidad generada.
  2. Cobrar una renta vitalicia.
  • En el primer caso, se paga IRPF sobre rendimientos del capital mobiliario, es decir sobre la diferencia entre la suma de aportaciones y el importe rescatado.
  • En el segundo caso, en el momento de la constitución de la renta vitalicia, y siempre que hayan pasado 5 años, no se paga IRPF sobre el rendimiento (diferencia entre aportaciones y el valor del plan en este momento).
  • Sin embargo, en este segundo caso, se paga IRPF sobre el rendimiento de las rentas percibidas, pero con la aplicación de un porcentaje muy interesante que depende de la edad que tiene el ahorrador en el momento en el que se constituye la renta vitalicia.
    • 40% cuando el perceptor tenga menos de 40 años.
    • 35% cuando el perceptor tenga entre 40 y 49 años.
    • 28% cuando el perceptor tenga entre 50 y 59 años.
    • 24% cuando el perceptor tenga entre 60 y 65 años.
    • 20% cuando el perceptor tenga entre 66 y 69 años
    • 8% cuando el perceptor tenga más de 70 años.
    • El tipo aplicable de los rendimientos de capital mobiliario va de 19 al 23%
  • No se puede aportar más de 8.000€ al PIAS cada año, ni más de 240.000€ en total (aunque puede valer más por la rentabilidad acumulada). Es totalmente compatible con otros productos de ahorro como los planes de pensiones. Solo puedes tener uno.

Si quieres más información sobre la fiscalidad de los PIAS puedes consultar esa respuesta de la Agencia Tributaria o el artículo 25.3 a) 2º de la Ley del IRPF en el BOE.

Todo es más fácil con unos ejemplos

Ahora imaginemos a una persona que ha ahorrado durante 15 años una cantidad de 5.000€ anuales. En total son 75.000€ y vamos a suponer que este capital generó una rentabilidad de 10.000€, siendo conservadores.

  • Caso 1º: el ahorrador decide rescatar todo el dinero. Paga hasta un 23% de IRPF sobre los rendimientos obtenidos, es decir hasta unos 2.300€.
  • Segundo caso: el perceptor tiene 40 años y opta por una renta vitalicia. Por la comodidad del ejercicio voy a suponer que cobra 3.000€ al año, de los cuales aproximadamente 350€ son de rendimientos obtenidos. En este caso el contribuyente pagaría hasta el 23% del 40% de los 350€, es decir menos del 10% de la rentabilidad, unos 30€ anuales.
  • Caso nº3: el perceptor tiene 70 años y opta también por la renta vitalicia. Supongamos que cobra 9.000€ anuales de los cuales 1.000€ son rendimientos. Pagaría hasta el 23% del 8% de los 1.000€, es decir unos 18€, prácticamente nada.

Como te comenté, no es una exención total, pero la reducción de impuestos es muy importante, de entre el 60 y el 92%.

Rentabilidad de los PIAS

Muchas personas se preguntan cuál es la rentabilidad de este tipo de productos. Y la respuesta es que depende. Porque, como cualquier inversión financiera, se puede hacer en productos más o menos rentables, y por lo tanto más o menos arriesgados, dependiendo de tu perfil como inversor.

Por lo general, como la mayoría de los ahorradores busca completar sus ingresos en el futuro mediante unas aportaciones periódicas, este vehículo de inversión suele ofrecer seguridad y poca rentabilidad.

Si quieres obtener más por tu dinero, tendrás que buscar entidades que ofrezcan PIAS basados en productos financieros de más riesgos, como fondos de inversión en renta variable. Pero, claro, tendrás que saber que si arriesgas más, puede que el valor de tu plan sea menor al total de tus aportaciones en algún momento.  Puede ser una pérdida de valor momentánea o definitiva, dependiendo de muchos factores.

Diferencia plan de pensiones y PIAS

En mi opinión, las principales diferencias entre un Plan de pensiones y un Plan Individual de Ahorro Sistemático son las siguientes:

  • Con el Plan de Pensiones, te deduces impuestos al hacer las aportaciones, pero pagas IRPF cuando rescatas el dinero. Con el PIAS, no te deduces nada al aportar, y puedes pagar poco dinero cuando recuperas el dinero, siempre que optes por una renta vitalicia.
  • El Plan de Pensiones es poco líquido. No puedes sacar el capital cuando quieres. Solo hay unas pocas excepciones. Con el Plan Individual de Ahorro Sistemático recuperas tu dinero cuando quieras.
  • Creo también que tienen una filosofía diferente. Con el PIAS ahorras para el futuro, pero no necesariamente para la jubilación. Con un Plan de Pensiones la idea es claramente completar tu pensión estatal con un sistema privado.

¿Se puede tener más de uno?

No, como ya dije antes, solo puedes tener uno, y además las cantidades de aportación están limitadas.

Resumen de ventajas e inconvenientes del PIAS

Sus tres principales ventajas

  • Es un producto líquido. Si lo contratas y cambias de opinión, no pasa nada. Lo cierras, pagas los impuestos que toquen sobre los rendimientos (si los tiene) y ya está. Dispones de tu dinero cuando quieras.
  • Tiene un tratamiento fiscal bastante ventajoso. En el peor de los casos, pagarás los mismos impuestos que te tocarían con otros productos como depósitos o dividendos de acciones. En el mejor, pagas solo un 8% de lo que tendrías que pagar normalmente.
  • Te obligas a ahorrar. Si programas una aportación, es dinero que no está disponible para gastarlo en tu cuenta bancaria, y así te evitas la tentación de gastarlo. Es parecido a un mecanismo que comentamos en otro artículo.

Sus principales inconvenientes

  • La limitación de importes es una desventaja. No me refiero tanto a los 240.000€ en total. Entiendo que si hay un tratamiento fiscal favorable, hay que limitar el capital total. Pero lo de los 8.000€ al año me parece un poco corto. Especialmente para personas que tienen unos ingresos muy irregulares, y quieren hacer aportaciones importantes de vez en cuando. En cualquier caso, lo pueden fraccionar sobre varios años.
  • Otra limitación es que solo se puede tener uno. Porque eso implica una sola estrategia de inversión. No puedes tener un PIAS seguro y otro súper arriesgado. Como mucho puedes tener uno de perfil mixto.

 

Y eso es todo lo que te quería contar sobre este producto de ahorro e inversión. ¿Y tú? ¿Tienes uno? 

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)