Todo lo que no es un plan de negocio (errores comunes)

plan de negocio

Como ya hemos venido explicando a menudo en este blog, una de las mejores formas de conseguir mejores ingresos es pasar de ser empleado a montar un negocio propio. Antes de montar una empresa hay que pasar por una etapa importante: redactar un plan de empresa. Vamos a dar una explicación de lo que no es.

El plan de negocio no es un documento para el banco

A menudo muchos candidatos a emprender se dan cuenta que necesitan un “business plan” cuando llegan al momento de pedir dinero para financiar la inversión inicial. Van a su banco, o a organismo público y entonces escuchan hablar del plan de negocio. La consecuencia de esta práctica extendida es que muchos creadores de empresa piensen que se trata de un documento que necesitan los que les van a dejar dinero, no ellos mismos. Es un error importante.

Cualquier emprendedor, necesite o no dinero debería hacer el ejercicio de preparar ese informe. Es una herramienta, que bien empleada permite entender mucho mejor y en detalle las problemáticas de la actividad que se pretende realizar. Se pueden anticipar muchas dificultades, especialmente problemas legales y económicos.

El plan de empresa no es un formato rígido

La consecuencia de pensar que se trata de un documento como cualquier formulario de Hacienda o de la Seguridad Social es considerar que un plan de negocio tiene un formato único. Muchas personas se dedican a copiar los informes de otros proyectos, pensando que adaptando cada capítulo con sus propios datos estarán haciéndolo bien.

Sin embargo, hay tantos planes de empresa como compañías y también como lectores. El plan que vaya a redactar para mí no es el mismo que el que prepararé para un grupo de inversores, y tampoco es el mismo que el que presentaré a mi banco. Cada público tiene sus intereses y por lo tanto el documento tiene que ser adaptado a sus lectores para maximizar las posibilidades de convencerles.

Es muy similar a lo que ya te conté sobre el currículum. Si quieres destacar, tienes que personalizar. No verlo como una simple recopilación de tus experiencias profesionales pasadas. Con el plan de empresa pasa algo muy similar. Se puede usar como herramienta de venta, y para eso necesitas configurarlo a medida.

El plan de negocio no es el proyecto, ni lo que va a pasar

Otro error bastante frecuente es confundir el proyecto con el plan de empresa. Es una herramienta muy útil, especialmente en términos de previsión y planificación, pero el plan de negocio no es el proyecto. Los datos que sirven para elaborarlo son solo hipótesis. Como se suele decir: ningún plan resiste al primer contacto con la realidad de los clientes. Tendrás que adaptar tu planteamiento.

El plan de empresa no es un sueño trasladado al papel

Cuando un emprendedor se enamora de su idea, llega a pensar que es maravillosa, que todo va a funcionar muy bien. A veces hasta teme que alguna persona a quien cuente su proyecto se lo vaya a robar. En este tipo de casos, el sueño del negocio perfecto se suele trasladar al documento, con previsiones demasiado optimistas.

Un gran consejo a la hora de montar un negocio y de preparar el plan de empresa es ser un poco pesimista. Por ejemplo, pensar que las ventas no van a ser tan buenas como lo que esperas, y que los gastos serán mayores de lo que estimas. El plan de negocio sirve precisamente a evitar los peligros del optimismo. Por lo tanto tiene que ser elaborado con hipótesis contrastadas, fundadas en datos reales y razonables, no corazonadas.

Si tus proyecciones son más pesimistas, harás más esfuerzos para empezar gastando menos. Y eso te permitirá disponer de más medios para ajustar tu estrategia cuando lances tu proyecto.

 

Para profundizar, puedes leer este artículo:

Como hacer un plan de negocio

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

2 comentarios en “Todo lo que no es un plan de negocio (errores comunes)”

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)