Póliza del seguro: como ahorrar

poliza-del-seguro

Uno de los gastos fijos más habituales de las familias es la póliza del seguro. Es una partida un poco peculiar, ya que cuando no pasa nada parece que hemos estando pagando en vano, pero si pasa algo, al contrario nos saca de  un aprieto, ya que los accidentes suelen representar un desembolso dinero inmediato a veces importante. Entonces, ¿Cómo ahorrar? Es el sexto artículo de nuestra serie de consejos sobre como ahorrar dinero.

¿Cuándo contratar un seguro?

En algunos casos es obligatorio (caso del coche), en otros es opcional (caso de un seguro de vida). Pero en la práctica lo que importa es hacer un pequeño análisis de riesgos y beneficios, y elegir (o no) un seguro en consecuencia.

Por ejemplo, si tomamos el ejemplo de los seguros Ocaso, podemos ver en su página que ofrecen una gran variedad de servicios, desde el seguro de vivienda hasta el de vida, pasando por ejemplos quizás más sorprendentes como el seguro de mascotas o prestaciones más clásicas como los seguros para el negocio y por supuesto los del automóvil.

Tomaré como ejemplo el tema de los animales. Cuando se mira con atención el mayor riesgo que cubre la póliza es la responsabilidad civil asociada al animal. En este caso, una persona que tenga un perro con un comportamiento un poco incontrolable, podría tener interés a protegerse del riesgo de una demanda por haber mordido a un niño, por ejemplo. Sin embargo otra persona con un perro muy tranquilo que siempre sale con bozal podría opinar que no le merece la pena.

Resumiendo: para el ahorrador, el seguro se tiene que contemplar de una forma muy racional. Pagar una cantidad para cubrir un riesgo muy improbable quizás no sea lo más adecuado, pero al revés, prescindir de un pequeño gasto a cambio de exponerse a un riesgo con cierta probabilidad de costar mucho dinero tampoco sería racional. Cada uno tiene que cuidar su presupuesto a corto y medio plazo.

 

¿Qué tipo de seguro?

No basta con elegir si se va a contratar o no una póliza.  Dentro de una familia de servicios existen decenas de coberturas diferentes. Son un poco como un seguro dentro del seguro, y por lo tanto el consejo anterior se aplica.

Pongamos el caso de un seguro de coche. Algunos incluyen coche de sustitución otros no, algunos incluyen multas otros no, etc. De nuevo, en función de nuestro comportamiento y de nuestros intereses iremos diseñando el seguro más adaptado a nuestra necesidad y a nuestro presupuesto. Si tienes dos coches, uno de los cuales usas poco, quizás no te interese que el seguro te incluya un coche de sustitución gratuito. Si conduces y aparcas de forma descuidada a veces, probablemente te sirva el seguro de multas.

Por eso es fundamental hacer el esfuerzo de leer en detalle las condiciones del contrato. No vaya a ser que pese a pagar muy caro la cobertura sea mala, o que precisamente la póliza sea muy barata porque no cubre casi nada real. Es un trabajo de análisis calidad precio rápido (tampoco somos expertos), pero imprescindible.

 

Comparar siempre

Aunque en los últimos años han aparecido herramientas para comparar seguros, la verdad es que salvo casos muy concretos (por ejemplo el coche) todavía sigue siendo difícil comparar precios y prestaciones, precisamente porque la mayoría de los productos varían enormemente a medida que varían sus coberturas y condiciones particulares. Incluso en los comparadores de seguros de coches hay que ir con cuidado, porque a veces los productos son muy diferentes.

Sin embargo, no hay más remedio que comparar. Para simplificar, creo que hay que centrarse en las dos o tres coberturas que consideramos más importantes e intentar hacer consultas en distintas páginas.

 

Estar pendiente de las renovaciones

Para evitar tener una renovación automática del seguro, lo mejor es crear algún tipo de alarma unos meses antes del vencimiento (con el teléfono móvil o el correo funciona muy bien). En este momento se puede comparar precios, hablar con distintas aseguradoras e incluso negociar con la actual para conseguir un mejor precio. Cada compañía tiene su política y sus promociones, y a veces puede haber un ahorro importante.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)