bolsa-para-dummies

Primeros pasos en bolsa: consejos (parte I)

Si tiene ahorros y desea conseguir más dinero, una de las posibles inversiones es la bolsa. Se pueden conseguir tantos grandes beneficios como pérdidas muy dolorosas, y es siempre una inversión arriesgada, pero vamos a intentar dar unos consejos básicos para los primeros pasos.

1º- Aceptar que se puede perder la inversión

Otras veces hemos comentado en este blog que la rentabilidad de una inversión suele ser proporcional al riesgo. Dicho de otro modo: cada vez que vemos una posibilidad de un gran beneficio, significa que el riesgo es elevado. En la bolsa se pueden conseguir muy buenas rentabilidades, pero también se puede perder mucho. Por lo tanto nuestro primer consejo es de solo invertir dinero que no sea imprescindible (ni dinero que tenemos ahorrado para comprar más tarde otra cosa, ni el fondo para emergencia que deberíamos tener).

2º- Entender para que sirve la bolsa

Antes de comprar acciones, tenemos que entender cual es el propósito de la bolsa. No se creó para que los especuladores pudiesen jugar su dinero a cambio de jugosas ganancias o dolorosas pérdidas. En su origen, la bolsa es el lugar donde un inversor puede comprar una participación en una empresa. La forma de conseguir una buena rentabilidad para el inversor es que la compañía tenga beneficios  y que estas ganancias se distribuyan a los accionistas mediante los dividendos.

Por lo tanto, el principal interés de un nuevo inversor en bolsa debería ser encontrar una empresa cuyos dividendos futuros estimados sean acordes con la rentabilidad que desea sacar de la inversión. En este caso estamos hablando siempre de largo plazo.

3º- El valor de las acciones

Evidentemente, aunque invertir en empresas para ingresar sus beneficios futuros debería ser el motivo principal de la compra, también hay que tomar en cuenta otro factor fundamental del funcionamiento de la bolsa: la variación de las cotizaciones de las acciones.

La bolsa de valores es un lugar de intercambio, y por ello el valor de cada participación (o acción) varía en función de las compras y de las ventas, siguiendo los principios de la oferta y la demanda. Para simplificar: cuando muchos venden, el valor de las acciones baja, y cuando muchos compran, sube.

Es un aspecto muy importante, porque el comportamiento de los compradores y vendedores puede ser muy volátil y es impredecible. Por ejemplo, en estos momentos de crisis económica y financiera, las variaciones de cotización parecen las de una montaña rusa. Con unos sistemas informáticos cada vez más complejos, en cuestión de minutos se puede hundir o apreciar un valor (o una plaza financiera, o todas). A pesar de que existan mecanismos de seguridad (suspensión de cotización), no impiden que una compañía pueda perder el 80% de su valor en muy poco tiempo.

4º- ¿Qué empresa comprar?

Las empresas que cotizan en bolsa están obligadas a publicar trimestralmente unos informes financieros y económicos para que los inversores estén informados de la marcha de la empresa. Por lo tanto, antes de comprar, una mirada a los resultados y balances de la compañía es muy recomendable.

Tener conocimientos financieros ayudará a entender mejor, pero incluso si no les tiene, les puede ir adquiriendo leyendo informes, artículos o libros. Y de todos modos cualquier persona puede entender que una empresa con repetidas pérdidas y una deuda colosal será posiblemente una inversión mucho peor para un accionista novato que una empresa con beneficios y mucha tesorería.

Otro consejo importante es empezar comprando valores muy conocidos: los llamado blue chip. Valores que por su tamaño e importancia son muy líquidos (tienen muchas transacciones cada día), como los principales valores de los índices (en España el IBEX 35).

Al principio, es muy posible que no tenga idea de que valor comprar, por lo que se puede decidir por dejar la elección en manos ajenas. Buscando la palabra: “consenso de analistas” encontrará páginas de bolsa donde se hace una media de las opiniones de los analistas de las principales entidades financieras. Sus opiniones pueden ser comprar, mantener o vender.

Con un número suficiente de analistas y una clara tendencia de compra, podrá encontrar valores del IBEX 35 (por citar el indicador español) altamente recomendados por los analistas. Por supuesto no garantiza nada, pero es muy probable que sea mejor comprar un valor con la recomendación de compra que un valor con la recomendación de venta.

En el próximo artículo seguiremos con nuestros consejos para debutar en bolsa.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)