¿Qué hacer si tienes 1000 euros disponibles?

1000 euros es una cantidad muy interesante. Por un lado es un importe lo suficientemente grande para que incluso alguien poco ahorrador no se lo gaste de forma impulsiva en una sola compra. Por el otro, es una cantidad que no representa mucho respecto al presupuesto familiar de un año (29.000€ en 2017 según el INE), y aún menos si nos proyectamos en planes de ahorro e inversión a largo plazo. Por eso me ha parecido interesante analizar qué deberías hacer con esa cantidad si la tienes disponible.

¿Cómo conseguiste el dinero?

Hablamos de un dinero que te puede haber llegado de muchas formas. Quizás este año te haya salido a devolver la declaración de la renta. A lo mejor vendiste tu coche viejo porque no lo usabas. Quizás hayas tenido suerte con las apuestas, aprovechando uno de esos bonos que te dan para registrarte, y poniendo tu dinero sobre el resultado de un partido de tu equipo favorito. También puede ser que hayas dimitido y la empresa te tuvo que pagar vacaciones atrasadas. Pongo esos ejemplos porque realmente hay muchos momentos en la vida en los cuales recibes un dinero casi de sorpresa.

Y por supuesto, también puede ocurrir que esos 1000 euros sean un dinero que has ahorrado en los últimos meses, y que te estés planteando que puedes hacer con ello. Si es así, enhorabuena, porque tener el hábito ahorrativo es muy positivo para una buena gestión de tus finanzas personales y para planificar tu futuro.

Opción 1: el colchón para imprevistos

Si ahora mismo no dispones de dinero ahorrado, antes de pensar en inversiones y sacarle una rentabilidad, yo te aconsejaría que tuvieras este dinero en un producto financiero de poco riesgo y que sea muy fácil de rescatar, como por ejemplo un depósito a plazo o una cuenta remunerada.

¿Por qué? Simplemente porque es imprescindible poder tener una cantidad para imprevistos, que te permita pagar una reparación urgente, un desplazamiento imperativo y ese tipo de sorpresas caras que a veces nos da la vida. De hecho, con 1000 euros puede que te quedes un poco corto, pero es mejor que nada. Los productos que te he comentado no te darán mucha rentabilidad, especialmente en épocas de intereses bajos, pero si necesitas el dinero el mismo día podrás rescatarlo sin coste. Como mucho perderás los intereses acumulados.

Si no dispones de ese “colchón”, puede que te veas obligado a contratar un crédito a corto plazo, cuyos intereses suelen ser muy altos.

Opción 2: invertir

Sí, ya me imagino lo que puedes estar pensando. ¿Qué rentabilidad voy a obtener con solo 1000€? Y tienes razón, incluso con una rentabilidad del 5%, al cabo de un año solo tendrías 50€ más, a los que habría que quitar los impuestos y la inflación. Pero tienes a tu disposición muchas opciones de inversión, desde las más conservadoras que mencionaba antes, hasta las más arriesgados como el mercado de renta variable.

Imaginemos por un segundo que te interesas a la bolsa, que has estudiado a fondo una empresa, y que te parece que está infravalorada, tomando en cuenta su potencial, su rentabilidad, etc. Con 1000 euros podrías comprar unas cuantas acciones, y si tienes razón, quizás después de unos meses estarías cobrando no solo dividendos por un 4 o 5% anual, sino que tu inversión se hubiese revalorizado un 10, 20, 30% o más.

Eso sí, también te puedes equivocar, y que la empresa no sea una buena compra, por lo que tu inversión podría arrojar pérdidas. Por este motivo es muy importante informarse bien y comprar acciones de diferentes empresas para diversificar los riesgos. Pero con 1000€, tampoco puedes comprar acciones de muchas compañías diferentes, más que nada por las comisiones sobre las operaciones de bolsa, que mermarían la rentabilidad de tu inversión.

Hay gente que considera incluso opciones mucho más arriesgadas, como el Forex o Bitcoin. Su razonamiento es algo así: “1000 euros es una cantidad pequeña, así que puedo arriesgarme mucho, si me sale bien salgo e invierto en algo más conservador y sino pues acepto la pérdida”. Es un razonamiento válido, aunque no lo comparto. Porque incluso si duplicas los 1000 euros (que sería una operación muy afortunada), lo más probable es que sigas pensando que 2000 euros no es tanto, y acabes arriesgando hasta perderlos.

Opción 3: mentalidad a largo plazo

Invirtiendo 1000 euros no te vas a hacer rico. Pero si lo consideras como un primer paso, como la primera piedra al edificio de tu libertad financiera, entonces te darás cuenta que lo importante no son esos 1000 euros, sino la mentalidad que tienes que tener, y tu metodología a largo plazo.

Imagina que consigues esos 1000 euros cuando tienes 25 años. Si los inviertes en algo que de media te vaya a dar una rentabilidad de un 5% anual, cuando tengas 65 años y te jubiles esos 1000 euros se habrán convertido en 7000€. Ahora imagina que cada año ahorras 1000 euros y los inviertes con una rentabilidad de un 5% anual. Cuando llegues a los 65 años tendrás 127.000€. Es el poder de los intereses compuestos. Pero también está el poder de la constancia. Aunque no sacarás nada de rentabilidad a tu ahorro, a los 65 años tendrías 40.000€.

En francés se dice que los grandes ríos antes fueron arroyos, y creo que es una metáfora perfecta para una buena gestión de las finanzas personales. Si tienes 1000€ y no sabes qué hacer con ellos, aprovecha para aprender a ahorrar e invertir. Con el tiempo, dispondrás de más dinero y eso te dará mucha tranquilidad para tu futuro.

 

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

  • No se encontró ningún artículo relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)