Una actitud responsable con los créditos al consumo

actitud-responsable-con-los-créditos-al-consumoPor el contenido de los artículos que suelo publicar, podría parecer que estoy rotundamente en contra de los créditos al consumo. Sin embargo, me gustaría puntualizar que mi principal objetivo es procurar llamar la atención de los consumidores para que hagan un uso responsable de sus finanzas, y que por lo tanto usen con criterio las herramientas financieras a su disposición.

Conseguir dinero rápido es relativamente fácil

Hoy en día, y pese a las restricciones financieras provocadas por la crisis, sigue siendo relativamente fácil obtener un crédito al consumo. Por ejemplo, basta meterse en la web en una página como www.kredito24.es para solicitar en pocos minutos una cantidad (normalmente pequeña). Basta con ir a la web, seleccionar una cantidad, hacer unas simples operaciones automáticas de comprobación y seguridad, y en un cuarto de hora se puede conseguir el dinero necesario en la cuenta bancaria.

A mayor facilidad, mayor responsabilidad

Es precisamente la facilidad de esos procesos la que nos obliga a todos a una mayor responsabilidad. Al final, somos nosotros los que tenemos la última palabra y la decisión de comprar o no una cosa, y para ello de endeudarnos o no. Incluso si la deuda de las familias está bajando, todavía no se puede gritar victoria y todos tenemos que seguir siendo prudentes y responsables.

Para ser responsable, a mi me parece muy útil una técnica que cité hace algún tiempo en el blog. Se trata de tomarse siempre un tiempo de reflexión antes de comprar. La idea es que cuanta mayor sea la compra, más tiempo nos tardemos en pensárnoslo. En general, significa aplazar cualquier compra larga de un mes y comprobar después si seguimos interesados.

Imprevistos

Incluso para personas previsoras, una situación difícil de anticipar puede ocurrir en la que sea necesaria pagar una cantidad que no se tiene en cuenta. Ayuda mucho disponer de un pequeño colchón, pero en ciertas situaciones la mala suerte lo impide. En estos casos, puede parecer útil recurrir a un pequeño crédito.

Antes de decidir optar por ello, es recomendable hacerse seriamente la pregunta: ¿seré capaz de devolverlo en los términos previstos? Nadie sabe que ocurrirá mañana, pero al menos se debería tener una seguridad muy alta de poder pagar (por ejemplo contando con ingresos asegurados) antes de pedir el dinero. Esta reflexión también es ser responsable.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)