My opinión sobre Viva Gym

Estar en forma es muy importante, y con muchas personas, opino que apuntarse a un gimnasio puede ser una de las maneras más efectivas de hacer ejercicio regularmente. Por eso, hace ya más de un año, me apunte al gimnasio que me parecía más interesante, en este caso se trata de Viva Gym, una cadena que tiene ya muchos centros en España. En Valencia, que es donde vivo, tiene 3. Quería compartir mis opiniones sobre esa empresa, de la misma forma que comparto mi visión sobre otros servicios que uso como la Luz, o el acceso a Internet.

Nota: como muchas empresas, Viva Gym tiene un programa para traer a los amigos. Si te interesa beneficiarte de este programa (que creo que implica una reducción en la matrícula para el invitado y una reducción de la cuota para quien recomienda) contáctame a través del formulario del blog y vemos lo que se puede hacer.

Instalaciones

No puedo juzgar de las instalaciones de todos los centros, pero el gimnasio al que acudo está en muy buen estado pese a llevar varios años. Me consta que están muy pendientes de arreglar cualquier desperfecto. Las máquinas se reparan enseguida si se estropean, porque nunca he tenido ningún problema con ellas. Y regularmente veo a personal de mantenimiento ocupado arreglando a alguna cosa. El aspecto es cuidado, con relooking de vez en cuando.

La zona de cardio tiene muchos aparatos (cintas de correr que se pueden inclinar, bicis elípticas de buena calidad, bicis estáticas de varios formatos, máquinas de step y diversas), lo mismo que la zona de máquinas para musculación. Incluso en hora punta no hay problema para encontrar un sitio. El gimnasio también dispone de una zona amplia de musculación con pesas. Además, tiene una sala de clases de spinning, y una sala multiusos donde tienen lugar la mayoría de las clases.

Hay televisores con varios canales (TVE 24H, Teledeporte, La Sexta, Telecinco), y con solo llevar tus auriculares (o comprarlos en la máquina) puedes distraerte mientras entrenas. Esos televisores están enfrente de las máquinas de cardio.

Entre semana el gimnasio está abierto desde las siete de la mañana hasta las doce de la noche. El fin de semana abre un poco más tarde y cierra más temprano.

Clases dirigidas

El gimnasio tiene una amplia variedad de clases, desde la siete de la mañana hasta las nueve de la noche, entre las cuales destacan: Body Combat, Spinning, Body Pump, Gap, Pilates, Fitness, Body Attack, Body Balance, Viva Wood (no sé lo que es esto), Zumba, V-Style, etc.

La asistencia a las clases se puede reservar en la web. Si no tienes reserva, puedes presentarte en la puerta de la sala con un poco de antelación, porque siempre hay alguien que va a fallar y entonces puede ir alguien que no haya reservado en su lugar.

Vestuarios

Los vestuarios de hombres y la zona de ducha me parecen buenos y limpios. Personalmente prefiero cambiarme y ducharme en casa, así que no tengo mucho que decir al respecto.

Atención y profesores

La atención al cliente hasta ahora me ha parecido siempre buena. Si tienes alguna duda con un aparato, te la resuelven sin problema, y te dan consejos para hacer tu plan de ejercicios. Además, se puede contratar un servicio de entrenador personal a arte, pero el precio de este servicio personalizado me parece excesivo. Creo que eran unos 45€ por 45 minutos.

Como voy poco a clases, no puedo opinar sobre profesores, aunque por lo que me dicen otros amigos que también van al mismo gimnasio, las clases son buenas.

Precio y abono

Una de las grandes ventajas de Viva Gym es que puedes pagar mes a mes, y que no tienes por qué comprometerte por todo un año. La cuota que pago actualmente creo que es de 25,90€. Por 4€ más al mes puedes hacerte Premium, lo que te permite acceder a cualquier gimnasio, además de poder reservar clases con mayor antelación. Puedes suspender tu abono por un mes y retomarlo después. Es bastante flexible.

Creo que esa opción de pagar mes a mes es muy buena para un gimnasio, especialmente cuando te apuntas por primera vez y no sabes si vas a seguir mucho tiempo. Otros gimnasios te hacen un gran descuento por pagar todo el año, pero si luego no te gusta el sitio o no encuentras la motivación para ir regularmente, acabas perdiendo el dinero.

¿Qué le falta al gimnasio?

La única pega que le encuentro al gimnasio donde acudo normalmente es que en algunas partes, al ser un bajo, no hay recepción de Internet móvil, y por lo tanto sería interesante tener WiFi. De hecho hacen regularmente encuestas de satisfacción y lo menciono cada vez. Pero me parece un problema menor.

Lo dicho, si te quieres beneficiar el programa “Trae a un amigo” de Viva Gym, no dudes en contactarme.

Si te interesa mi opinión sobre otros servicios que uso puedes leer los artículos que redacté sobre PTV Telecom (Internet por fibra), Hola Luz (Electricidad y Gas), Cabify (servicio de chofer privado) o Airbnb (alojamiento). Esas empresas también tienen programas de traer a amigos, con regalos, reducciones o saldo gratuito para probar.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

7 comentarios en “My opinión sobre Viva Gym”

  1. Muy bien todo estupendo, pero me hice daño un día y el monitor no me hizo caso y me fui a casa muy adolorida y llevo más de 15 días con el dolor, y no se me pasa, tendré que ir a mi médico, y eso me a limitado hacer ejercicios

    Responder
  2. ¿Errores en Vivagym Bilbondo? Entendibles. ¿Desconsideración? No aceptable.

    Lamento realmente escribir esto, porque he sido un fan de este centro y cadena. Lo he recomendado a todo el mundo. Desde su arranque pago tarifa premium aunque, por mi trabajo, solo puedo disfrutar del centro los fines de semana.

    Desde la reactivación, las cosas no se hacen bien. Pero no hablo de errores, que son normales y entendibles (todos estamos adaptándonos como podemos). Lo que no acepto bien es un trato prepotente o sordo. Me explico:
    – Cuando se reactivó, seguí el proceso de reservas (48 h antes). Pero tenía un problema técnico en la reserva el acceso al local (aunque sí funcionaba el resto de clases). Al no existir forma comunicar teléfono al centro, y estando a 600 km del mismo, tuve que pedir el favor a alguien para que se acercara al centro y avisara. (Por cierto web VIVAGYM: lo comunico al formulario de contacto en la web, sin respuesta de nadie hasta ahora, o sea que “¡VIVAGYM NO RESPONDE!”)
    – El domingo siguiente vuelve a pasar el problema. Se lo explico a encargado (yo ya estaba en Basauri). Noto que no me escucha, porque me dice que será un tema de mi tarifa, que siempre funciona, que se puede activar dos minutos antes.
    – Hoy accedo a una clase virtual de spinning. Cuando llego mi clase está solapada a otra (supongo que activada a mano por alguien). Cuando la otra termina, apaga también la clase programada que estoy empezando. Tengo que bajar, ir a recepción y pedir que me pongan. Sigo la clase, y cuando faltan cuatro minutos escasos para terminar (entiéndase: yo de pie, desgañitado, a 170 rpm), entra el encargado dice algo como “Esta clase ha empezado más tarde, ¿no?”. Le empiezo a explicar que yo no he cambiado nada… pero ni me escucha, ni se acerca, se va directo al ordenador y la apaga. Estupefacto, sudando, siento que le importa un pepino lo que sea. Además de ignorarme a mí, quiere ignorar que el problema que haya existido no ha sido mío sino de ellos.
    – Me sienta mal. Se lo digo después en privado, y tampoco aprovecha la oportunidad para escuchar o para dar una explicación. Se despacha diciéndome que se ha disculpado pero que no habré oído por la música. ¡!
    – En definitva, insistente en la sordera y el pasotismo. Cero formas. Luego cero escucha. Luego cero sentido común. Cero sentido de servicio al cliente. Antes. Y después.

    Pues es una pena. Cuando a un cliente que cumple con lo que le indican, además de fastidiarle su entrenamiento semanal y escaso, le dejan con esta sensación de gilipollas, solo le queda dejarlo comentado a la web. Como mi experiencia con este servicio es que tampoco contesta, solo me queda manifestarlo en estos sitios.

    Esta persona, que no escucha, fue la misma en ambos casos; según tengo entendido es además el responsable del centro; lo cual es especialmente grave. Esto tal vez explica esta prepotencia. Pero me da igual. Así no se hacen las cosas. Lo siento.

    Valoro las instalaciones y oferta Vivagym. Pero no que me impidan entrenar en condiciones y encima me traten de esta forma: inadecuada, desconsiderada, sorda, recalcitrante y obtusa.

    En mi trabajo, esta semana he ido a un pequeño gimnasio de Burgos centro (Sportium), del que tendrían mucho que aprender.

    Responder

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)