5 consejos para la vuelta el trabajo

vuelta-al-trabajoA esas alturas, supongo que la gran mayoría de los lectores del blog habrá vuelto a sus trabajos, al menos los que tienen la suerte de tenerlo. Si te has ido un tiempo largo, este momento puede ser algo traumático, por lo que no vienen mal unos cuantos consejos para evitar el síndrome post vacacional y no perder todo lo bueno de las vacaciones.

Vuelta progresiva

De poco habrán servido tus vacaciones y la relajación que conseguiste si a las primeras de cambio te metes en el trabajo duro y estresante. Tómate el primer día con tranquilidad, aprovecha para reanudar el contacto con tus compañeros, intercambiar impresiones y reconectar suavemente con las problemáticas de la empresa. Es mejor evitar las tareas arduas o las reuniones el primer día. Nuestra mente necesita volver a acostumbrarse al ritmo de trabajo.

El desafío del buzón de correos electrónicos

Si eres de los que tienen la suerte de no tener un smartphone de empresa y por lo tanto no has tenido acceso a los emails durante tus vacaciones, el momento de abrir tu buzón de correo tras un largo periodo de inactividad puede ser muy estresante. Decenas o incluso cientos de mensajes pueden estar esperando.
Pero no te estreses, la mayoría son informativos o no necesitan una acción urgente de tu parte. Puede ser algo laborioso, pero vas a tener que identificar los mensajes más importantes, y tendrás que ocuparte de ellos en primer lugar. El resto podrá esperar unos cuantos días.

Del orden viene la tranquilidad

Quizás seas de esas personas muy metódicas que han dejado un escritorio impoluto antes de irse de vacaciones, o a lo mejor perteneces a la categoría de los que se toman un poco de libertad con el orden, y te encuentras con un espacio de trabajo un poco desorganizado.

Tomar la resolución de ordenar mejor las cosas y ponerse a la sencilla tarea de clasificar, guardar y tirar es una forma muy positiva de emplear el primer día de vuelta al trabajo. Se trabaja mejor en un espacio nítido y bien organizado, y este tipo de trabajos es simple y relajante.

Organizar el trabajo

Ordenar tu espacio es fácil, pero te puede preparar para otra tarea que es más fácil emprender en una vuelta al trabajo: me refiero a organizarte de otra forma a lo que solías hacer, para ser más efectivo. Vuelves con la mente más fresca, con menos estrés, y es el momento o nunca de poner en marcha esos cambios que no harías en tiempo normal porque no tendrías tiempo.

Habla con tus colaboradores y con tus jefes, pero sobre todo, párate en pensar en como puedes optimizar tu propia manera de trabajar. Tienes mucho que ganar.

Unas semanas después

Cuando haya transcurrido un mes desde tu vuelta, haz un pequeño balance de como llevas las cosas. Si sientes que has vuelto al mismo nivel de estrés de antes de las vacaciones, algo está fallando. No siempre dependerá de ti, pero es un buen momento para plantearte de nuevo si estás haciendo las cosas como deberías. Procura recordar como volviste de vacaciones y pregúntate lo que ha cambiado. Solemos culpar el ambiente de trabajo, pero a menudo una gran parte del estrés viene de nuestra propia actitud. Quizás merezca la pena que te lo plantees y actúes en consecuencia.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)