Consejos para negociar un aumento de sueldo

pedir-aumento-sueldoUna crisis económica sin precedentes conocidos. Un porcentaje de desempleo que supera los 20% y sin embargo nos atrevemos a escribir un artículo sobre negociar una subida de sueldo para conseguir más ingresos. Simplemente porque aunque en general ahora es un momento muy difícil para pedir un aumento, no es imposible.

Situación de la empresa

Evidentemente, si nuestra empresa está en pleno proceso de reestructuración, congelando sueldos y despidiendo trabajadores, puede parecer un suicidio pedir un aumento. Pero incluso en una organización en proceso de ajuste, es posible que nuestras responsabilidades o nuestros resultados nos capaciten para solicitar una subida.

Por otra parte, algunas empresas están sacando mucho provecho a la crisis. Son pocos sectores pero existen, y si la empresa va bien, es un argumento de más para lanzarse a pedir.

También están las empresas donde los dirigentes dicen siempre que las cosas van mal, que no hay dinero, pero que en realidad están funcionando bien. Si dispone de información objetiva que le demuestre, podría usarlo como argumento.

Condiciones favorables a un aumento

No todo el mundo puede aspirar a una subida salarial, aunque todos estimamos siempre que mereceríamos cobrar más. Es necesario cumplir unos requisitos al nivel personal, y hace falta perspectiva y objetividad para valorarnos a nosotros mismos y determinar que estamos en esta situación.

Básicamente, el requisito principal es que tengamos datos objetivos para explicar que lo que aportamos a la empresa merece un aumento. Puede ser porque hemos conseguido recientemente unos resultados muy relevantes, o porque nuestras responsabilidades han aumentado.

¿Cuándo pedirlo?

Si la empresa dispone de un sistema de evaluación con entrevistas anuales a los empleados, la petición se inscribe perfectamente en el proceso.

Si acabamos de terminar un proyecto con buenos resultados o si un cambio de organización nos ha llevado a asumir nuevas responsabilidades, el tema del aumento es una continuación lógica de la conversación con la jerarquía.

Si no se cumplen las dos situaciones anteriores, el buen momento es cerca del final del ejercicio, en la época en la cual la empresa hace balance de una campaña, previsiones de cierre y prepara el siguiente ejercicio.

Lo que hay que hacer

  • Preparar muy bien los argumentos, con datos contrastados sobre los resultados de nuestro trabajo, la situación de la empresa y las perspectivas de futuro.
  • Plantear la posibilidad como una solicitud, desde la amabilidad.
  • Mostar confianza. Transmitir a nuestro interlocutor que nos lo merecemos, evitando las actitudes inseguras o prepotentes.
  • Discreción en todo el proceso. Tanto si conseguimos algo como si no, mejor guardarlo en silencio. Nuestros compañeros podrían malinterpretar nuestras acciones y eso deterioraría el ambiente de trabajo.

Lo que no hay que hacer

  • Compararnos con los compañeros. A parte de que se vea muy mal porque no somos nadie para valorar la relación sueldo / logros de nuestros compañeros, es muy posible que no dispongamos de una información acertada sobre cuanto ganan otras personas.
  • Exigir. Podemos pensar que nos lo merecemos, pero no plantear que la empresa nos lo debe. Es muy diferente.
  • Caer en el victimismo. Solo conseguiremos rechazo por parte de nuestro interlocutor.
  • Amenazar con irse a otra empresa. El chantaje puede funcionar con algunas personas débiles, pero es un argumento que a la mayoría les parecerá inaceptable. Nos arriesgamos a que la empresa pierda la confianza en nosotros y a perder nuestro empleo.

¿Cuánto pedir?

Antes de hablar de cifras, lo importante es conseguir un acuerdo de principio con nuestra jerarquía sobre la posibilidad de un aumento. Si vemos que se muestra receptiva, podemos empezar a hablar de números, siempre en función de datos objetivos.

Por ejemplo, si hemos llevado a cabo un proyecto que ha mejorado la productividad y reducido los costes anuales por un valor de 30.000€, podríamos intentar negociar una subida de 3.000€, que corresponde al 10% del ahorro conseguido.

No debemos limitarnos a subidas del sueldo. Podemos plantear otras opciones como importes variables sobre resultados (de esta forma, la empresa solo tendrá que pagar si los alcanzamos).

Más allá del dinero, podemos también considerar otras ventajas como tener una mejor cobertura del seguro de vida, tener una plaza de garaje, un fondo de ahorro, o cualquier otra cosa que pueda suponernos una mejora importante sin que le cueste tanto a la compañía.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Un pensamiento en “Consejos para negociar un aumento de sueldo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)