Como buscar trabajo: guía para encontrar empleo

como buscar trabajoEn un blog centrado en las finanzas personales, la problemática de generar ingresos es fundamental. Si, como yo, no naciste con una cuenta millonaria en el banco, vas a tener que hacer lo que hacemos todos: emplearte. Cambiamos nuestro valioso tiempo contra un salario. Pero encontrar un buen empleo no es tan obvio. Todos queremos cobrar bien, hacer cosas interesantes y estar en un ambiente laboral sano. ¿Cómo buscar trabajo entonces? Muy fácil: siguiendo esas recomendaciones que he preparado especialmente para ti.

1º- Elige si quieres ser empleado o emprendedor

Hay básicamente dos formas de trabajar y ganar dinero. Trabajar para los demás (la opción más usada) o trabajar para ti. Ambas tienen sus ventajas e inconvenientes.

  • Tener un empleo asalariado te da más estabilidad (con un sueldo similar todos los meses y una relativa seguridad laboral), pero te limita desde el punto de vista de los ingresos (para ganar mucho tienes que ascender muchísimo en la jerarquía empresarial).
  • Al contrario, emprender es más arriesgado (es muy complicado conseguir beneficios, y los ingresos de un mes al otro pueden variar de forma muy brusca), pero si te va bien puedes tener ingresos bastante altos con un negocio pequeño o mediano, y en muchos casos puedes trabajar desde casa.

En este blog hemos propuesto alguna vez unas ideas de negocio, pero por decisión editorial la página está más centrada en el ahorro, el trabajo, los ingresos y la inversión, por lo que si te interesa montar tu negocio te aconsejamos visitar nuestro blog especializado para emprendedores. En el resto de la guía nos centraremos en el trabajo como empleado.

2º- ¿Quieres cambiar solo por dinero?

Cuando buscas un trabajo, lo puedes hacer porque no tienes o porque el que tienes no te gusta. En este caso es importante que te plantees cual es la verdadera motivación que te empuja a pensar en cambiar. Si no te gusta el ambiente de trabajo o lo que haces y no lo puedes remediar, puede ser un buen motivo, pero si lo único que te desagrada es no cobrar lo suficiente, entonces quizás lo que necesites no sea un cambio de trabajo, sino pedir que te incrementen el salario. Por lo menos, si el dinero es tu motivación principal, no te vayas de tu empleo actual sin haber intentado negociar.

3º- Haz un balance de tus competencias

Dos cosas son muy importantes cuando buscas un trabajo: definir lo que sabes hacer y saber claramente lo que quieres hacer. No te sorprenderá que tendrás muchas más opciones de éxito en un proceso de selección si tus conocimientos y habilidades corresponden al puesto que deseas.

Para trabajar sobre esos dos aspectos fundamentales existe una herramienta conocida como el balance de competencias. Ese balance lo puedes hacer por tu cuenta o aconsejado por un profesional de recursos humanos (eso último es recomendable). Resumiendo mucho, se trata de analizar tus experiencias pasadas (estudios, trabajos, técnicas adquiridas) y definir un proyecto profesional adecuado a ellas (y que te guste).

4º- Analizar el mercado de trabajo

Está muy bien definir lo que quieres hacer y ajustarlo a tus competencias, pero no sirve de nada si no hay opciones realistas de encontrar trabajo. Con esto no te quiero decir que renuncies a tus sueños. Si de verdad hay un empleo que te motiva enormemente, ver por ello con todos tus esfuerzos, por pequeña que sea tu posibilidad.

Pero si haces parte de la mayoría de las personas que no tienen realmente un empleo soñado, sino meras preferencias, entonces tienes que asegurarte que te estás preparando para un trabajo con opciones reales. Si no es el caso, busca un plan B. De nada sirve invertir tiempo y dinero para un camino con pocas probabilidades de salida.

Incluso durante la crisis, algunos puestos tenían un difícil cubrimiento, por falta de profesionales formados. Pienso en el caso de la informática, pero hay más ejemplos. El mercado laboral es extremadamente variado, y va evolucionando, así que para aprender como buscar trabajo, hay que aprender a estudiar la demanda.

5º- Formarte para mejorar tu perfil

Uno de los resultados más interesantes del balance de competencias es que te permite ver las debilidades en tu proyecto profesional. Me refiero a esas lagunas que te pueden perjudicar para buscar trabajo. Pueden ser conocimientos (idiomas, informática, técnicas), experiencias profesionales, habilidades (liderazgo, comunicación), defectos (propensión a la ira, timidez), o cualquier otra cosa relevante en un trabajo.

Una gran parte de esos puntos débiles se pueden corregir gracias a la formación. Puedes aprender un idioma o a usar un sistema informático, seguir cursos de desarrollo personal, aprender a comunicar mejor, tomar clases de teatro para perder el miedo a hablar en público, la lista es muy larga. Conseguir experiencia práctica es algo más delicado pero tampoco es imposible, si estás dispuesto a pasar por una fase transitoria, por ejemplo en un trabajo menos cualificado que el que aspiras tener o incluso con becas o prácticas.

Hemos redactado varios artículos que te pueden interesar sobre la formación:

6º- Buscar ofertas de trabajo

Por Internet

Hoy en día la mayoría de las ofertas de empleo se ofrecen por la Red. Existe un gran número de páginas especializadas, y entre las más conocidas están portales como Infojobs o Monster.
Tienes básicamente tres grandes tipos de bolsas de empleo: las privadas generalistas (a las cuales pertenecen las dos que ya citamos, las públicas generalistas (de los servicios públicos de empleo) y las privadas especializadas en sectores (sanidad, turismo, finanzas, ejecutivos, etc.)

  • Aquí tienes un artículo con 25 portales de empleo que no te puedes perder. Si estás buscando como encontrar trabajo, seguro que conoces alguno, pero probablemente descubras más de uno.

Por la calle

Dependiendo del tipo de trabajo que estés buscando, puede que navegar por Internet no sea la mejor solución. Para empleos sin mucha cualificación, especialmente en el comercio y los servicios, a menudo las empresas no publican anuncios, solo ponen un aviso en la vitrina.

Si tienes un trabajo muy específico, también te puede merecer la pena ir a visitar los sitios que lo puedan necesitar. Por ejemplo, un médico especialista puede ir a todos los hospitales de una región para dejar su currículum personalmente al jefe de servicio. Funciona.

La gran ventaja de un contacto directo es causar una mucho mejor impresión a las personas, y destacar respecto a todos los currículum que pueda haber recibido el empleador. Aunque no haya trabajo en este momento, es una pequeña ventaja por si luego hay una necesidad. Puede que la persona a cargo se acorde de nosotros y que por algún motivo le hayamos causado una gracia especial.

7º- Las redes de contacto

En la vida real

Es un hecho que en España muchos trabajos se consiguen más por contactos que por un proceso de selección. No es algo muy positivo ni muy equitativo, pero es una realidad que hay que tener en cuenta.

Estar consciente de ello es importante, porque permite a una persona que no tiene trabajo avisar a sus círculos de contactos de su situación y de lo que está buscando. De esta manera, se pueden conseguir entrevistas de trabajo gracias a avisos y recomendaciones de antiguos compañeros o viejos amigos. Es algo muy difícil de medir pero que puede dar resultados.

Las redes sociales especializadas

En el mundo digital, las redes de contactos se llaman redes sociales, y una de las más importantes está centrada en las relaciones profesionales, se llama LinkedIn y con su ayuda puedes conseguir algunas ventajas. Por ejemplo, si postulas a un empleo en esa red social, la persona que contrata no solo tendrá acceso a los datos de currículum de tu perfil, sino que puede que tengáis contactos en común (directamente o vía distintos grados de separación). Si esos contactos te conocen y te recomiendan, puedes tener más posibilidades de conseguir el puesto.

8º- Las empresas de trabajo temporal

Otra forma interesante de buscar trabajo es a través de las empresas de trabajo temporal. Esas compañías disponen de sus propias bases de datos de empleo, para contratos de duración definida principalmente (pero no exclusivamente). En muchas ocasiones, un trabajo temporal te puede permitir meter un pie en la empresa, y si los jefes están satisfechos con tus resultados, podrías quedarte a largo plazo.

Aquí tienes nuestro artículo con las principales empresas de trabajo temporal que operan al nivel nacional en España. Lo hemos completado con las empresas de ámbito local.

9º- Preparar el currículum

La hoja de vida tal como se hacía hace quince años ya no vale hoy en día. Ya no se debe hablar en singular del currículum, por dos motivos. Por una parte muchas empresas (entre las cuales las páginas de empleo) te obligan a rellenar su propio formato de CV, y por el otro, tendrás muchas más posibilidades si adaptas tu currículum a cada oferta de trabajo (destacando uno u otro aspecto relevante según el caso).

Te recomendamos que leas nuestros artículos.

También te tenemos un artículo sobre la carta de motivaciones (también llamada carta de presentación) que suele acompañar el currículum, y que hoy en día a menudo se hace en el cuerpo del mensaje del correo electrónico:

10º- La entrevista de trabajo

Si te preguntas como buscar trabajo, seguro que tu objetivo más visible es conseguir una entrevista de trabajo. Si te citan para conocerte en persona, habrás hecho una gran parte del camino, pero todavía te faltará algo muy importante: convencer a tus interlocutores que eres la persona más apta para el trabajo. Te aconsejamos que leas varios artículos interesantes que hemos publicado sobre la entrevista y las pruebas de seleccción.

11º- La negociación final

Si te ofrecen el puesto porque has sido la persona que más les ha gustado, enhorabuena. Ahora te queda una última negociación. No te precipites para contestar, por muchas prisas que te metan desde la empresa. Piénsatelo muy bien y no dudes en procurar negociar algunos aspectos, en particular el sueldo. Si han apostado por ti no se van a echar por atrás solo porque pidas subir un poco las condiciones.

Recuerda que el momento de la contratación es el mejor momento para conseguir un mejor sueldo. Luego entras en el proceso normal de la compañía, y por muy bien que lo hagas, dependerás a menudo de unas normas sobre subidas, de los convenios, de las decisiones de los jefes, del presupuesto alocado a subidas, y será mucho más difícil progresar.

 

Si todavía tienes ganar de leer algo más, para terminar, te invito a que leas estos 3 consejos para encontrar trabajo que publiqué hace un tiempo. Pero creo que con esa guía ya tienes muchas armas para conseguir el empleo que anhelas. ¡A por ello!

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

3 pensamientos en “Como buscar trabajo: guía para encontrar empleo

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)