5 consejos para superar una entrevista de trabajo con éxito

consejos entrevista trabajo

Cuando buscas trabajo, tienes que pasar por varios filtros. Ya hablé del primero hace unas semanas, así que en teoría si estás aquí deberías saber como redactar un buen currículum. Pero, si te han llamado para seguir con el proceso de selección, es hora de ver unos consejos para superar una entrevista de trabajo. Estás compitiendo con cuatro o cinco personas por el puesto, quizás más. Ha llegado el momento de causar buena impresión.

Cuida mucho tu presentación

Voy a empezar con una frase de un humorista. Dice así:

“No tienes dos oportunidades de hacer una buena primera impresión”.

Pese a la evidencia, esa frase es uno de los consejos más importantes para ir a una entrevista de trabajo. Subraya lo esencial que es impactar positivamente a tu interlocutor en el primer contacto. Para eso necesitas mostrar tu aspecto más favorecedor. Esto implica que tienes que vestirte con elegancia e ir con el pelo arreglado. Mención especial a las uñas y a los zapatos. Son detalles que no pasan desapercibidos. Por supuesto la higiene corporal y bucal es fundamental, pero lo escribo igualmente, nunca se sabe. Para los hombres es importante haberse afeitado, o si llevas barba, tenerla bien cuidada.

Tienes que adaptarte a cada público. Por ejemplo, ir a una entrevista laboral con traje sería conveniente para una oferta de trabajo en un puesto financiero. En cambio, para una entrevista en una agencia de publicidad pegaría más estar a la última moda casual.

Cuidar la presentación también significa puntualidad y cortesía en todo momento. Eso implica hablar de una forma más cuidadosa de lo normal.

También es importante demostrar seguridad, a pesar de los nervios o de la timidez, con un apretón de manos firme y una expresión alta y clara.

Al fin y al cabo, te estás vendiendo. Tienes que mostrar la imagen más idealizada posible, al menos en apariencia.

Prepara tu entrevista de trabajo

La entrevista laboral es un ejercicio, y como tal se prepara para lograr un mejor resultado.

La inmensa mayoría de las conversaciones siempre van a discurrir sobre los mismos temas:

  • Tu experiencia personal.
  • Tus puntos fuertes y débiles
  • Tu interés por el puesto.
  • Etc.

A veces algunos entrevistadores disfrutan intentando descolocar a los candidatos, pero no es lo más frecuente. La inmensa mayoría de las veces siempre te van a hacer las mismas preguntas. De hecho, en el blog te he preparado las respuestas a 30 preguntas clásicas de las entrevistas.

Un buen truco es que hagas una simulación de la entrevista. Coges las preguntas más relevantes y procuras responderlas de la forma más precisa, natural y positiva posible. Ten cuidado en no aprenderte respuestas de memoria. No quieres que las cosas suenen ensayadas. Pero prepárate.

Uno de los principales consejos para una entrevista es que tienes que interesarte por el puesto de trabajo

Una entrevista no debe ser ni un monólogo, ni una conversación a sentido único donde el candidato se limita a responder a las preguntas. Dentro de lo posible, es muy positivo que tomes la iniciativa en la charla, en especial para interesarte por la empresa y por el puesto.

Lo ideal en estos casos es mostrar que te has informado sobre la compañía, y preguntar algo que demuestre tu interés por ella. Cuando te intereses por el puesto, una buena estrategia sería introducir temáticas que te permitan luego demostrar que tienes la experiencia o las cualidades necesarias.

La pregunta de las fuerzas y debilidades

Dentro de las preguntas que casi nunca faltan está la de los defectos y puntos fuertes del candidato. Es imprescindible tenerla preparada de antes. Las fuerzas deberían ser aspectos que encajen con el puesto, pero lo más importante es lo que vas a contar sobre tus defectos.

Tienes que buscar un equilibrio.

No puedes afirmar que no tienes defectos. Sería demasiado presumido. Tampoco puedes sacar a relucir un aspecto demasiado negativo que te eliminarías (ejemplo: soy muy conflictivo). Es mejor usar defectos que se pueden relacionar con un aspecto positivo (soy demasiado perfeccionista, soy competitivo, etc.) pero cuidado en no sonar falso.

Después de mencionar tu defecto, tienes que explicar como estás trabajando en ello para mejorar. Por ejemplo: “solía tomarme de forma personal las críticas, pero me he dado cuenta que son una oportunidad para mejorar y lo estoy corrigiendo”. De esta forma demuestras madurez y el defecto ya no se ve tan negativo.

Consejos para la pregunta del sueldo en la entrevista de trabajo

Es un tema que no se puede olvidar. El candidato busca un empleo por el dinero y el entrevistador lo sabe. No tienes que tener reparos en preguntar por la remuneración. Y también tienes que estar preparado por si te preguntan cuales son tus expectativas salariales.

Si el primero en poner una cifra es el entrevistador

Como candidato, tienes que valorar si te conviene o no. No dudes en negociar si te parece demasiado bajo. No se trata de que seas muy categórico, sino de proponer una cifra algo más alta. Por supuesto tienes que ir argumentando sobre tus competencias, etc.

La mayoría de los profesionales lo entenderán como algo positivo, prueba de autoconfianza. En muchos casos las empresas estarán dispuestas a negociar. No olvides que tu perfil les ha gustado. Y también tienes que recordar que conseguir un aumento más adelante puede ser complicado. Es mejor empezar con un sueldo más alto desde el principio que esperar a que suba en el futuro.

Si el entrevistador te pide que propongas una cifra

Es situación es más compleja. Si respondes con una cifra muy baja o muy alta el impacto puede ser muy negativo. Por eso es tan importante conocer tu valor en el mercado de trabajo.

También puedes intentar devolver la pregunta al entrevistador, argumentando que cada empresa tiene su política de remuneración. Pero es probable que no cuele, y si el interlocutor insiste tendrás que mojarte.

¿Y después de la entrevista de trabajo?

No importa como haya ido la entrevista. Lo más probable es que te digan que te llamarán para decirte que sí o que no. En realidad, no suelen llamar a los candidatos que no se seleccionan. Si eso ocurre, no pasa nada por ponerte en contacto con la empresa tras un tiempo prudencial. Intenta obtener un poco de feedback que te pueda servir para otros procesos de selección.

Y si te seleccionan: ¡Enhorabuena! Negocia un buen sueldo y mucha suerte para esa nueva aventura.

 

¿Qué te han parecido nuestros consejos para una entrevista de trabajo? ¿Añadirías alguno más? Comparte tu opinión.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)