¿Qué hacer cuando no sabes lo que quieres hacer?

cuando-no-sabes-que-hacerNo sé tú, pero cuando miro a mi alrededor, veo a pocas personas con una verdadera vocación para el trabajo que están desempeñando. Sin embargo, aunque trabajar se haga primeramente por una cuestión económica, pasamos tantas horas diarias en nuestros empleos que disfrutar del trabajo es una variable muy importante de la felicidad personal. Pero la mayoría de las personas ni sabe lo que realmente le podría gustar. Si es tu caso, no estás solo, e igual leer este artículo te ayuda un poco.

Analiza tu jornada de trabajo

Salvo que tengas un empleo ultra especializado (tipo cajero de autopista), lo normal es que en tu jornada laboral realices tareas diferentes. Unas te gustarán más que otras. Una primera pista para saber más sobre tus gustos es que te pares a pensar precisamente en esas tareas, y en porque algunas te gustan más que otras. Si no estás trabajando ahora mismo te costará un poco más recordarlo, pero no es imposible.

Haz un balance de competencias

Yendo más allá del detalle de las tareas, puedes hacer lo que se llama pomposamente un balance de competencias. Si lo recuerdas hace unos meses te hablamos de ello, y lo más interesante en el tema que nos interesa es que este ejercicio suele empezar por un análisis de tus intereses, gracias a extensos cuestionarios. Encontrarás algunos en Internet, pero posiblemente, si quieres algo más completo y fiable, tengas que dirigirte a un profesional de los recursos humanos.

No dejes que la duda te encasille

Cuando no sabes lo que te gusta, pero tienes claro que lo que estás haciendo no te gusta, no te arriesgas mucho si cambias de trabajo. Aunque no tengas ninguna seguridad sobre lo que te podría interesar desempeñar como labor, si pruebas algo diferente aprenderás algo. En el peor de los casos tampoco te gustará, y podrás tachar otra posibilidad de tu lista de eventualidades.

La duda es un gran freno, pero se le puede dar la vuelta. Si no sabes que camino elegir es porque hay muchos caminos posibles. Algunos los conoces, otros muchos no. Solamente cuando tengas el valor de probar algo diferente podrás darte cuenta de lo positiva que era la duda. Repito: no te pares en la duda, mírala como una oportunidad.

Actitud práctica frente a la vida

Quizás nunca encuentres una verdadera pasión que pueda ser también tu sustento. No es un drama, a la mayoría de las personas les pasa. Pero si no encuentras algo que te apasione, al menos tienes que moverte para encontrar un trabajo que no te disguste.

Para mí hay tres factores esenciales que definen la calidad de un trabajo. Uno es el sueldo (el motivo principal por el cual buscamos un empleo), otro es el interés del trabajo y el tercer factor es el ambiente de trabajo. Si no consigues un puesto que reuna las tres variables (un sueldo alto, un trabajo super interesante y un ambiente de trabajo agradable), al menos lucha por conseguir dos de ellos. Si tu trabajo no te gusta pero no te molesta, que el ambiente es agradable y la paga suficiente, tampoco está tan mal.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

2 pensamientos en “¿Qué hacer cuando no sabes lo que quieres hacer?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)