Consejos para redactar un currículum y destacar

consejos para redactar un currículumComo ya hemos comentado en otras ocasiones en este blog, la primera de las condiciones para poder ahorrar es tener ingresos. Para casi todos, eso implica trabajar. Para conseguir un empleo nuevo necesitarás redactar un currículum. No importa si estás en el paro y buscas como encontrar trabajo o simplemente quieres optar a una mejor oportunidad laboral. Mi objetivo es darte unos consejos importantes para la redacción de este documento.

¿Por qué necesitas redactar un currículum?

Muchas personas ven el currículum como un mero papeleo. Les parece algo sin valor añadido.  Para ellas es un simple resumen de la vida profesional, casi como el informe de vida laboral de la Seguridad Social. Creen que las empresas piden por costumbre, para conocer mejor la experiencia y la formación de los candidatos.

Esas mismas personas suelen pensar que la búsqueda de empleo consiste en mandar el currículum a diestra y siniestra confiando en la estadística. Creen que si besas muchos sapos, al final te aparecerá una princesa.

Nada más lejos de la realidad.

El currículum tiene como objetivo convencer a un total desconocido de llamarte para una entrevista de trabajo. Y como la persona que hace la selección de los CV tiene poco tiempo que dedicar a cada candidatura, tu primer objetivo está claro: destacar.

Tu hoja de vida debe tener una presentación sencilla, elegante y con suficiente espacio para que su lectura sea agradable. Es una tarjeta de visita que dice mucho de ti. Por eso, es muy importante que la primera impresión que evoque sea la de un profesional que se ha molestado en cuidar su currículum.

No hace falta que mandes una hoja en papel rosa. Tampoco que uses un formato original tipo invitación de boda. Tienes que destacar, sí, pero tampoco quieres pasarte. La excepción son las profesiones creativas. Para un puesto de trabajo en diseño, por ejemplo, tendría sentido mandar un CV muy original, que sirva de ejemplo de tu talento.

Consejos para el contenido del currículum

El contenido habitual de un CV incluye varias partes:

  1. Un pequeño apartado con datos generales sobre ti, como nombre, apellidos, edad, una foto reciente que te favorezca, carné de conducir, dirección, teléfonos y correo electrónico).
  2. Una sección sobre tu experiencia profesional, que cuenta en detalle tus responsabilidades pasadas y actuales, con tus principales retos y logros.
  3. Otra sección tendrá tus estudios y formaciones, para que muestres todos los conocimientos que has adquirido.
  4. También se suele incluir otra sección con algunos conocimientos específicos: tus idiomas y la informática. A veces se incluyen en la parte anterior.
  5. Finalmente, se suele añadir algún apartado que de unos indicios sobre tu personalidad y las cosas que haces en tu tiempo libre.

Redactar un currículum implica adaptar su contenido

Es muy importante que adaptes el contenido a la oferta de trabajo. Tu CV no debe ser un mero listado de puestos de trabajos y de estudios organizados por fechas. Tienes que hacer un esfuerzo para resumir las experiencias más relevantes de tu recorrido profesional. Además, deberías elegir en función de las ofertas y de los sectores qué elementos vas a destacar, mientras otros los mencionarás de forma más resumida. Puede incluso que tenga sentido no mencionar algunas experiencias cuando no aportan nada al puesto.

Quizás sea mejor que te de un ejemplo.

Imagínate que en tus puestos de trabajo anteriores has desempeñado funciones de asistente comercial con algunas tareas de contabilidad clientes. En teoría, puedes responder a ofertas de trabajo tanto en el área comercial como en la parte contable. Pero evidentemente, cuando vayas a redactar el currículum, tendrás que destacar más una u otra competencia en función de la oferta.

Recuerda que el tamaño ideal de un CV es una sola hoja, dos si tienes mucha experiencia.

Errores graves a evitar en un CV

  • Repetir las mismas estructuras de frases. No aburras al lector.
  • Errores de ortografía. Comprueba tu currículum varias veces, y pasalo  a otras personas para que lo revisen.
  • Una foto fea o antigua. En la era de Instagram, todos somos guapos.
  • Poner demasiada información o demasiada poca. Tienes que centrarte en la información relevante. Por ejemplo, si has podido participar a muchos seminarios de formación, no puedes pretender ponerlos todos en tu currículum. Recuerda que el tamaño ideal de un CV es una sola hoja, dos si tienes mucha experiencia.
  • Hoy en día la mayoría de los CV se mandan por correo electrónico, pero aun así sigue habiendo muchas ocasiones en las cuales se entrega en papel. En este caso, evidentemente, hay que cuidar las apariencias. Fotocopias de mala calidad, una impresión tipo borrador, un papel demasiado barato o imprimir a dos caras son cosas que dan mala imagen.
  • En caso de contestar a un anuncio por vía electrónica, no olvides que hoy en día cada vez más filtros son automáticos. Esto significa que un programa va a seleccionar algunas palabras claves para encontrar las hojas de vida más relevantes. En este caso, merece la pena estudiarte bien el anuncio y volver a utilizar las palabras claves del mismo dentro del currículum.

Decir la verdad, pero la verdad más bonita

Mentir o exagerar la verdad es una estrategia muy poco eficiente. Primero porque los engaños salen muy rápido a la luz y segundo porque las empresas no tienen reparo en tomar medidas drásticas contra las personas que abusan de su confianza. Mentir en el currículum no es buena idea.

En tu CV, tienes que decir la verdad. Pero al igual que en una primera cita con una posible pareja, no vas a enmarcar tus defectos. Te centrarás en mostrar lo mejor de ti, sin exagerar pero también sin renunciar a explotar tus mayores ventajas.

Cronología y periodos sin empleo

Una de las formas más habituales de organizar la experiencia profesional dentro del CV es por fechas (de las más recientes a las más antiguas, para facilitar la lectura). Para la mayoría es el mejor formato. Pero, para aquellos que han vivido grandes periodos sin trabajar, puede que una cronología no sea lo más indicado.

Como comentamos antes, hay que decir la verdad, pero tampoco merece la pena insistir en los lados menos favorables.

  • Los huecos de unos meses se pueden tapar muy bien si en lugar de poner las fechas con el formato de mes y año te limitas a poner el año. Así puede que parezca que siempre has estado trabajando. Pero si luego te piden más precisión no deberás mentir.

En caso de tener un periodo realmente muy largo sin trabajo tiene dos opciones principales.

  • La primera es seguir con el sistema cronológico e indicar a que te has dedicado durante ese tiempo. Por ejemplo, si has hecho voluntariado para una ONG, o si has cuidado de tus hijos, etc.
  • La otra opción es cambiar de presentación agrupando las experiencias por áreas. Esta opción suele ser la más acertada. Se trata de presentar tus experiencias agrupándolas por las competencias adquiridas. El orden depende de la oferta de trabajo y de la importancia de la competencia en tu historial profesional. De esta manera, rompes la organización por fechas y se ven menos los huecos.

Sin embargo, no pienses que vas a engañar a los profesionales de Recursos Humanos. Rllos conocen perfectamente estas estrategias. Pero también valorarán que una persona haga el esfuerzo de presentar su currículum de la mejor forma posible. El cuidado en elaborar el CV es una de las pocas informaciones objetivas que la empresa contratante tiene a su disposición, y por eso tiene tanta importancia.

Usa palabras claves en tu CV para ser seleccionado por los filtros automáticos de los reclutadores.

Después de redactar tu currículum te queda enviarlo

Enviar el currículum por correo electrónico

A medida que mi empresa se ha hecho más conocida por Internet, voy recibiendo cada vez más hojas de vida, sin haberlas solicitado. Cuando veo que la persona ha hecho un esfuerzo para personalizar su propuesta, también hago un esfuerzo y me tomo el tiempo de contestar. Por desgracia siempre respondo que no estamos contratando.

Pero en otros muchos casos, se trata de un envío múltiple o pone cosas como “respondiendo a su oferta, le mando mi currículum” cuando evidentemente no he publicado ningún anuncio.

Ponete en el lugar de la persona que recibe la hoja de vida. Si ve que en los destinatarios hay más empresas, si el texto de presentación es muy genérico (o peor aun, que no hay), ¿qué va a pensar?

El mensaje que manda el candidato descuidando esos detalles es “no tengo ganas de complicarme la vida, mando mi CV a todas estas empresas que he encontrado por Internet y ya está”.

Puede que sea una sensación errónea, ya que probablemente el candidato haya hecho un trabajo de búsqueda de empresas que coincidan con su experiencia, pero es la sensación que transmite.

Además, puedo entender que antiguamente fuese mucho trabajo redactar a mano unas cartas personalizadas. Pero hoy en día cuesta muy poco editar un texto para hacerlo más personal. Lo ideal es buscar algunos datos sobre la empresa (cuando se conoce) y demostrar en tres palabras que te has molestado a investigar un poco.

Y por supuesto, como ya comenté en este artículo, es necesario adaptarte a la oferta. Destacar en pocas líneas porque eres la persona apropiada es muy buena idea.

El CV electrónico en los portales de empleo

A veces, te has esforzado en redactar un currículum genial. El diseño es original, has encontrado el balance perfecto entre el tamaño y el tipo de fuentes. Has hecho un gran trabajo. Y te metes en uno de esos portales de empleo y te piden que vuelvas a rellenar un CV, pero con su propio formato.

No tienes otra que hacerlo. Puedes usar tu currículum e ir copiando secciones. Ten cuidado también con el tema de las palabras claves. En esas plataformas, seguro que las empresas usan esos filtros.

Entregar el currículum en manos

Finalmente, quiero insistir en otro método para entregar el CV: en manos. Es mucho más fácil de destacar si puedes hablar con alguien. Evidentemente, no siempre es posible. Incluso es raro que se pueda. Pero merece la pena hacer el esfuerzo de desplazarte y hablar con un responsable. Hacer una buena impresión en persona multiplica tus oportunidades de pasar el primer filtro.

 

Si te interesa esa temática, seguramente querrás saber más sobre como hacer una carta de motivaciones, o aprender las respuestas a 30 preguntas de una entrevista de trabajo.

 

¿Qué te parecen esos consejos para redactar un currículum? ¿Añadirías algo más? Puedes compartir tus opiniones.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)