Consejos para redactar un currículum – parte I

consejos-redactar-curriculumComo ya hemos comentado en otras ocasiones en este blog, la primera de las condiciones para ahorrar es tener ingresos. Para casi todos nosotros salvo una pequeña minoría de privilegiados, esto significa trabajar. Para conseguir un trabajo (si está en el paro) o encontrar un mejor puesto (si ya tiene un trabajo), necesitará un currículum. Este artículo pretende dar unos consejos importantes para la redacción de este documento.

El objetivo del currículum

Muchas personas ven el currículum como un mero papeleo, un resumen de la vida profesional que las empresas piden por costumbre para conocer mejor la experiencia y la formación de los candidatos, algo sin verdadero valor añadido. Piensan que la búsqueda de empleo consiste en mandar el currículum a diestra y siniestra confiando en la ley de los grandes números (si lo mando a muchas ofertas y a muchas empresas, algo conseguiré). Nada más lejos de la realidad.

El currículum tiene como objetivo convencer a un total desconocido de llamarnos para una entrevista de trabajo. Y como la persona que hace la selección de las hojas de vida tiene poco tiempo que dedicar a cada candidatura, el primer objetivo está claro: destacar.

No se trata de mandar un currículum en papel rosa o en un formato original tipo invitación de boda (aunque para algunos sectores relacionados con la creatividad podría valer), sino de tener una presentación sencilla, elegante y con suficiente espacio para que su lectura sea agradable. Es una tarjeta de visita que dice mucho del candidato, y es muy importante que la primera impresión que venga a la mente de los lectores sea la de un profesional que se ha molestado en cuidar su hoja de vida.

Contenido del currículum

El contenido habitual de un CV incluye algunos datos sobre el candidato (nombre, apellidos, edad, una foto reciente que le favorezca, carné de conducir, dirección, teléfonos y correo electrónico), y lo que es más importante, secciones sobre la experiencia profesional, los estudios y las formaciones, y los conocimientos específicos adquiridos (idiomas, informática), así como algún indicio sobre la personalidad del candidato a través de sus posibles otras actividades.

Adaptar el contenido

Es muy importante es adaptar el contenido a la oferta de trabajo. La hoja de vida no debe ser un mero listado de puestos de trabajos y de estudios organizados por fechas. El candidato tiene que hacer un esfuerzo para resumir las experiencias más relevantes de sus recorrido profesional y elegir en función de las ofertas y de los sectores que elementos destacará, cuales otros mencionará de forma más resumida y finalmente cuales descartará.

Demos un ejemplo. Supongamos el caso de una candidata, que en sus puestos de trabajo anteriores ha desarrollado funciones de asistente comercial con algunas tareas de contabilidad clientes. Esta persona puede contestar a ofertas de trabajo tanto en el área comercial como en la parte contable. Pero evidentemente, tendrá que destacar más una u otra competencia en función de la oferta.

Errores graves a evitar

Repetir las mismas estructuras de frases, dejar errores de ortografía, una foto fea o antigua, poner demasiada información o demasiada poca son algunos de los errores más comunes. Hay que centrarse en la información relevante. Por ejemplo, si ha podido participar a muchos seminarios de formación, no puede pretender ponerlos todos en su currículum. Recuerde que el tamaño ideal de la hoja de vida es una sola hoja, dos si tiene mucha experiencia.

Hoy en día la mayoría de los CV se mandan por correo electrónico, pero aun así sigue habiendo muchas ocasiones en las cuales se entrega en papel. En este caso, evidentemente, hay que cuidar las apariencias. Fotocopias de mala calidad, una impresión tipo borrador, un papel demasiado barato o imprimir a dos caras son cosas que dan mala imagen.

En caso de contestar a un anuncio por vía electrónica, no olvide que hoy en día cada vez más filtros son automáticos. Esto significa que un programa va a seleccionar algunas palabras claves para encontrar las hojas de vida más relevantes. En este caso, merece la pena estudiarse bien el anuncio y volver a utilizar las palabras claves del mismo dentro del currículum.

Decir la verdad, pero la verdad más bonita

Mentir o exagerar la verdad es una estrategia muy poco eficiente. Primero porque los engaños salen muy rápido a la luz y segundo porque las empresas no tienen reparo en tomar medidas drásticas contra las personas que abusan de su confianza.

En un currículum, hay que decir la verdad. Pero al igual que en una primera cita con una posible pareja, no vamos a enmarcar nuestros defectos. Nos centramos en mostrar lo mejor de nosotros, sin exagerar pero también sin renunciar a explotar nuestras mayores ventajas.

 

Puede seguir leyendo la segunda parte de nuestros consejos.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)