informacion-es-poder

Invertir los ahorros en bolsa: la información es poder

Si hay una regla importante para las inversiones, es que siempre uno tiene que invertir en algo que entiende y sobre lo cual recibió la información suficiente. Saber es poder, y para nuestros ahorros, puede hacer una gran diferencia para el dinero que esperamos tener en el futuro.

Un ejemplo clarísimo de una inversión errónea es la que se produce durante las burbujas. Los que se llevan la peor parte son los menos informados, que llegan después de todos cuando los precios ya están por las nubes, muy por encima de las rentabilidades futuras. Ocurrió durante la burbuja de Internet, y volvió a ocurrir poco después con el sector inmobiliario.

 

Para invertir en bolsa, es fundamental tener datos sobre lo que compramos y sobre el mercado en general. Las fluctuaciones pueden ser muy grandes y los grandes movimientos se producen por unos pocos compradores potentes (como los fondos de pensiones o los bancos) que disponen de una información mucho más actualizada que los particulares, gracias a complejos programas informáticos y conexiones a sistemas en línea.

 

Ejemplo de inversión

Vamos a dar un ejemplo de la diferencia que supone disponer de una información relevante. Supongamos que el último día del pasado mes de agosto disponíamos de 1.000 euros para invertir. Como inversor particular, tenemos la elección entre la bolsa española (el IBEX) o una cuenta de ahorro con un tipo de interés del 2% anual. También suponemos que en cada operación en bolsa nos cobran alrededor de un 1% de comisión, por ser un particular, es decir un 2% cuando hacemos una compraventa completa.

 

Opción 1: el IBEX

Si hubiese invertido 1.000 euros en el índice IBEX a finales de agosto, para vender el último día de septiembre, habría perdido casi 40 euros, la mitad de los cuales en comisiones de compraventa.

Opción 2: la cuenta de ahorros

Si en lugar de arriesgar en la bolsa me hubiese decidido por la opción más conservadora, invirtiendo los 1.000 euros durante un mes, podría contar con algunos intereses, pero que ni siquiera llegarían a los 2 euros.

 

Opción 3: dominio completo de la información

Suponiendo que cada día dispusiera de la información suficiente para acertar cual de las dos opciones me resultaría más rentable al final de cada día, compraría IBEX cada vez que viese la posibilidad de una rentabilidad superior al 2% (para compensar las comisiones) y vendería cada vez que pensara que iba a bajar al día siguiente. Con este razonamiento, y pese a pagar bastantes comisiones, habría ganado 180 euros a finales de mes. De no haber comisiones, mi beneficio habría sido de 250 euros, un 25%.
Ya que estamos hablando de teoría, si extrapolamos a un año podríamos triplicar nuestra inversión, a pesar de estar en un mercado bajista.

 

Evidentemente, si hubiese un sistema que asegurase poder elegir con certeza la mejor opción, los mejores inversores siempre tendrían el mayor beneficio posible y eso no ocurre en la realidad. Sin embargo, si que hay mucha diferencia entre los profesionales y los particulares: a la larga, los expertos tienen mejores resultados que las variaciones del mercado (aunque a veces esto suponga perder) y las personas menos informadas suelen tener malos resultados (aunque a veces esto suponga ganar mucho dinero en un mercado en auge).

 

Por lo tanto, si va a invertir en algo infórmese, y desconfíe de los efectos de moda y de masa. Si destina su dinero a comprar una casa, compare el precio con el poder adquisitivo medio. Si prefiere comprar oro, busqué datos objetivos sobre la evolución pasada y futura estimada de este metal. Si opta por las acciones de unas empresas, analice sus ratios más importantes. Y si no quiere informarse personalmente, siempre puede confiar en un profesional, pero no en cualquiera.

Y sobre todo, recuerde: las rentabilidades pasadas nunca garantizan las futuras. Es más, suele ser al revés: lo que haya generado grandes plusvalías tiene buenas opciones de sufrir una corrección a la baja en el futuro.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)