¿A qué edad empezar a invertir? Cuanto antes, mejor.

a qué edad empezar a invertirUna de las preguntas habituales de las finanzas personales es a partir de qué momento es buena edad para empezar a invertir. La respuesta corta es que siempre viene bien empezar a ahorrar y sacar una rentabilidad a tus ahorros lo antes posible. Pero también tienes que contar con tu crecimiento como profesional y no olvidarte de disfrutar de la vida. Así que la respuesta es un poco más compleja.

Las ventajas de empezar a invertir a temprana edad

El poder de los intereses compuestos

En otro artículo, que publiqué hace unos meses en el blog, te contaba las maravillas del paso del tiempo sobre la rentabilidad de las inversiones. Cuando inviertes a largo plazo, y hablo de periodos de al menos 20 años, empiezas a disfrutar del poder de los intereses compuestos. Es decir que los intereses generados acaban sacando también una rentabilidad, multiplicando el patrimonio.

Imagina que a los 20 años inviertes 10.000 euros en un producto que te da una rentabilidad anual del 5%, y que se reinvierten los intereses cada año. Si dejas ese dinero trabajar por ti, después de 50 años tendrás 110.000 euros. Ahorrar 110.000 euros representa mucho más esfuerzo que invertir 10.000 euros y sacar una media del 5% de rentabilidad.

Obviamente, si quieres poder aprovechar el tiempo, la solución es empezar temprano, lo más joven que puedas.

Tienes tiempo para equivocarte y aprovechar ciclos enteros

Un inversor joven puede asumir una estrategia de inversión mucho más arriesgada que una persona mayor. Simplemente porque dispone de más tiempo para recuperarse o volver a ahorrar si se equivoca. Además, algunos mercados como el sector inmobiliario o la bolsa suelen ser cíclicos, y si no dispones de mucho tiempo, te arriesgas a sufrir el impacto de una caída.

Más tiempo para aprender sobre finanzas personales

La tercera gran ventaja que veo al empezar a invertir cuando eres joven es que es una gran oportunidad para aprender. Todas las inversiones tienen una curva de aprendizaje. Si optas por la bolsa, hasta que sepas qué empresas comprar para una estrategia de inversión en valor, puede que cometas unos cuantos errores. Si te dedicas al mercado inmobiliario, más de lo mismo.

Lo bueno es que la inversión, y las finanzas personales en general, son disciplinas que ayudan enormemente a tener una mejor calidad de vida. Simplemente, aplicando principios básicos de educación financiera, tomas decisiones más sensatas con tu dinero, y vives con menos estrés.

¿A qué edad empezar a invertir?

La ley dice que no se puede invertir en bolsa hasta los 18 años. Pero, de todos modos, en mi opinión, lo razonable es empezar a invertir cuando empiezas a generar tus propios ingresos. En otras palabras, cuando trabajas y ahorras parte de tu salario, o del beneficio de tu negocio.

Pero tampoco es mala idea que los padres enseñen a sus hijos los beneficios del ahorro y la inversión, abriéndoles una cuenta remunerada o un depósito a tipo fijo, para que vean que se le puede sacar una rentabilidad al dinero.

¿Ahorrar o invertir en ti?

A mí me parece interesante empezar a ahorrar e invertir desde temprana edad, pero no todo el mundo comparte esa visión. Por ejemplo, el empresario Henry Ford afirmó en su tiempo:

Los hombres mayores están siempre aconsejando a los jóvenes que ahorren. Es un mal consejo. No ahorres cada céntimo. Invierte en ti. Yo no ahorré ni un solo dólar hasta los cuarenta.

Esa frase ya la había citado en un artículo antiguo del blog, y se entiende la filosofía. Al principio de tu carrera profesional, merece la pena que procures mejorar tu perfil, y que acumules experiencias, a las que más adelante podrás sacar partido.

Pero, sinceramente, creo que se pueden hacer ambas cosas. Puedes ahorrar parte de lo que ganas desde joven, y al mismo tiempo invertir parte de tu tiempo y tu dinero a mejorar como profesional. No veo la incompatibilidad.

Empezar a invertir a una edad temprana no implica dejar de vivir

Algunos jóvenes se toman demasiado en serio la recomendación de ahorrar e invertir lo antes posible. Deciden no gastarse nada imprescindible. Se quedan viviendo en casa de sus padres o compartiendo piso pese a tener un salario suficiente para vivir decentemente y ahorrar.

Creo que los excesos son malos en casi todo, y en el tema del ahorro, también es el caso. Está muy bien ser previsor, y ponerte a ahorrar parte de tus ingresos, y mejor aun invertirlos para aumentar tu patrimonio en el futuro. Pero, si lo haces a cambio de renunciar a vivir y a tener una calidad de vida muy baja, no sé si compensa. El dinero se puede conseguir con relativa facilidad, pero el tiempo no vuelve.

 

En resumen, cuando empieces a tener ingresos, procura ahorrar parte de tu dinero y ponerlo a trabajar por ti. A la larga mejorarás significativamente tu situación económica. Y si no empezaste joven, hazlo ya. Estás a tiempo.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)