Como ahorrar agua en la ducha

ahorrar-agua-en-la-duchaEn España, según los datos del INE, en 2010 se consumían 144 litros de agua por persona al día, un verdadero despilfarro. De todos los sitios de consumo en la casa, sin duda la ducha es donde más fácil se puede desperdiciar agua, y suele ser el sitio de mayor consumo para una familia. Te damos unas pautas para reducir drásticamente tu consumo de agua sin apenas notarlo.

 

1º- Mide el caudal de tu ducha

Lo primero que tienes que saber es cuanto estás gastando por minuto cada vez que te tomas una ducha. Es algo muy variable, en función del tipo de cabezal que tengas, del caudal general de agua en tu casa y de si vives en una casa nueva o antigua. Algunas duchas consumen más de 20 litros al minuto, mientras otras gastan menos de 5 litros.

Para medirlo es muy sencillo. Coloca un balde en tu ducha y abre el grifo al máximo durante un minuto exactamente. Luego, con la ayuda de una botella de agua (cuyo volumen conoces), puedes calcular el caudal aproximado de tu ducha. Si está por debajo de 5 litros tienes una ducha que gasta poco, y si supera los 10 litros gastas muchísimo.

2º- Pon un cabezal ahorrativo

Lo primero que puedes hacer es colocar un cabezal ahorrativo. Al contrario de lo que puedas pensar, te proporcionará mejores prestaciones, con una mayor presión de agua y un menor consumo.

Colocar un cabezal de bajo consumo es una medida muy eficaz, ya que aunque el resto de miembros de tu familia no reduzcan su tiempo de ducha, al menos gastarán mucho menos agua por minuto.

3º- Máximo 5 minutos

Para asearse perfectamente no hacen falta más de cinco minutos. Si eres de los que se quedan por debajo del chorro de agua sin decidirse a salir (especialmente en invierno cuando hace frío), te propongo un truco: coloca un temporizador (tienes uno en el móvil) que pitará cuando hayas pasado 5 minutos. Con el tiempo te acostumbrarás a ser más rápido y ya no te hará falta.

4º- Recoge el agua del inicio

Otro gran despilfarro de agua es el tiempo que tarda en calentarse. En verano da igual, es incluso refrescante, pero en invierno habría que ser kamikaze para meterse en la ducha inmediatamente. En algunas casas, son muchos los litros de agua que se pierden (porque el calentador está lejos del baño). Mi propuesta es que pongas un balde, y recojas el agua para distintos usos (regar plantas, lavar ropa, descargar el inodoro).

5º- Lo que puedes ahorrar

Como ya hemos visto, el consumo de agua en la ducha es función de dos factores: el caudal y el tiempo. La cantidad de agua que puedes ahorrar es enorme si aplicas nuestros consejos.

Todavía hay muchas casas cuyas duchas gastan 20 litros al minuto. Si se toma una ducha de 10 minutos, se llega a gastar 200 litros por una sola persona, es decir lo mismo que llenar la bañera. A cambio, si tienes un cabezal ahorrativo y solo te quedas cinco minutos, puedes llegar a gastar solo 20 litros en una ducha. Como ves, con unos cambios pequeños se puede ahorrar 180 litros de agua por persona al día, es decir 67 metros cúbicos en un año. Si vives en una ciudad donde se cobran a más de 2€ el metro cúbico puedes imaginar el ahorro anual.

6º- El ahorro es también energético

Pero centrarse en el ahorro de agua es una visión muy reductora de la realidad. Cuando gastas agua en la ducha también estás gastando energía (para calentarla). Por lo tanto, si bajas el caudal y tardas menos tiempo, ahorrarás mucho en tu factura de luz o gas (según el tipo de calentador de agua que tengas).

7º- Sistemas ahorrativos

Antes de terminar el artículo, me gustaría hablarte de distintos sistemas que pueden mejorar el consumo en la ducha, al margen de los cabezales ahorrativos que ya hemos citado.

  • En Quebec inventaron un cabezal que se corta solo después de 7 minutos. Funciona con un sistema que se llena de agua poco a poco, hasta cortar la presión. Después no se puede volver a tomar una ducha durante dos minutos (el tiempo que se vacíe el sistema). Lo inventaron para los padres desesperados por el tiempo que sus hijos adolescentes pasaban en la ducha.
  • Otro sistema interesante consiste en recuperar el calor que normalmente se va con el agua por la cañería. Requiere un poco de obra y dicen que se rentabiliza en unos 5 años. Se trata de colocar una cañería de cobre, alrededor de la cual se enrosca la tubería de agua limpia. Cuando se inicia la ducha y sale agua caliente por el desagüe, la cañería se calienta, y la tubería de agua limpia también, por lo que hace falta usar menos agua caliente. No se ahorra agua, pero sí energía.
  • El tercer y último sistema es muy tecnológico y de momento demasiado caro. Se trata de una ducha inteligente que separa el agua limpia y el agua turbia (sucia o con jabón). El agua limpia, después de pasar por un sistema de purificación, vuelve a la ducha, mientras el agua sucia se va por las cañerías. Solamente se añade un poco de agua caliente para mantener la temperatura y reponer el agua que se fue por el desagüe, pero teóricamente puedes pasar mucho tiempo en la ducha sin gastar más agua.
Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

4 pensamientos en “Como ahorrar agua en la ducha

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Jose Ramon martinez Hernandez

    He escuchado de equipos o un equipo que capta el agua fria mientras espera uno en la ducha salga la caliente y la reingresa la fria mientras no salga en tuberia el agua caliente. Sabran algo de esta tecnica?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)