Invierte en tu formación

desarrollo-personalMe suelen gustar las frases de Henry Ford, y la que voy a citar a continuación expresa muy bien lo que quiero comentar en este artículo. Decía el gran industrial americano: Los hombres mayores están siempre aconsejando a los jóvenes que ahorren. Es un mal consejo. No ahorres cada céntimo. Invierte en ti. Yo no ahorré ni un solo dólar hasta los cuarenta.

Cuidado. Aquí no estamos hablando de gastar en tonterías, sino de invertir en uno mismo. Evidentemente, no tendría ningún sentido estar ahorrando cada euro, porque esta estrategia sería muy cortoplacista, y a medio plazo seguiríamos en la misma situación, quizás con un empleo estable y unos ahorros crecientes pero de alguna forma atascados, y sin ninguna oportunidad de alcanzar a ser rico.

Yo entiendo que invertir en uno mismo finalmente es formarse. Un hombre cualificado no tiene miedo a quedarse sin dinero o sin empleo, porque sabe que siempre encontrará su lugar. En este caso no estamos hablando de especializarse, sino más bien de adquirir conocimientos en muchos campos.

Para aprender, hay dos grandes métodos: la formación académica y la formación por la experiencia. Ambos se completan y se potencian. El conocimiento teórico sirve de poco sin la experiencia práctica,  y la experiencia sin formación aunque es posible, es un proceso lento e incompleto (el formalismo académico en muchos casos acelera el aprendizaje).

 

Concretamente, ¿cómo puedes invertir en ti?

Si trabajas en un sector y tienes pensado seguir tu carrera en él, puedes aprovechar todas las oportunidades para dominar un máximo de aspectos. Leer la prensa especializada te mantendrá informado de las últimas noticias relevantes. Aprovechar charlas informales con colegas te permite entender lo que hacen y los procesos de la empresa. Ser voluntario para proyectos transversales (que involucran todos los departamentos) es otra forma de aprender más.

Si aspiras a un ascenso, puedes informarte todo lo posible del perfil que se necesita y formarte por tu cuenta (por ejemplo con cursos a distancia o masters el fin de semana) para completar tus conocimientos. Evidentemente, deberías aprovechar cualquier oportunidad que te brinda la empresa para aprender (formaciones en idiomas y demás).

Si quieres montar un negocio en un sector que no conoces lo suficiente, puedes buscar un empleo, aunque sea de poca responsabilidad, para entender desde dentro como funcionan las cosas.

Si quieres triunfar en los negocios, tienes que estar dispuesto a probar distintos conceptos. Puede que no te salga bien con la primera idea que tengas, pero si no funciona y eres lo suficientemente prudente para no arriesgarte a perderlo todo en un primer intento, tendrás otras posibilidades. Un proyecto que fracasa es una gran oportunidad para entender como mejorar, es decir, una forma de invertir en ti formándote (en este caso por las malas).

Otro aspecto que puede ser útil es aprender a conocerse mejor, o lo que llaman el desarrollo personal. En resumidas cuentas se trata de entender como funcionas, y  como puedes aprovechar tus cualidades y minimizar tus defectos, en especial haciendo un trabajo de fondo sobre el conocimiento de tus propias emociones.

 

No te quedes parado

Puede que hayas conseguido un trabajo que te gusta lo suficiente, que tiene unos ingresos que a ti te bastan y una buena estabilidad laboral. En este momento podrías pensar que lo que tienes es suficiente, y que podrías dejar de pensar en invertir en ti. Sin embargo, es algo muy peligroso. A los 35 años quizás no notes tanto el riesgo, pero si cuando tengas 50 sigues en el mismo puesto y sin haber realmente aprendido nada nuevo, estarás a merced de cualquier cambio.

En un mundo tan incierto como el actual, hasta los funcionarios no tienen garantizados un sueldo digno de por vida. Puede que tengan un puesto seguro, pero la Historia reciente muestra que su poder adquisitivo podría mermar seriamente. La única forma de poder sobrellevar momentos difíciles es seguir invirtiendo en ti, de la forma que sea.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)