Ahorrar en los gastos de la mascota

mantenimiento-perroEn España se estima que hay 5,8 millones de perros (en un 24% de los hogares) y 4,5 millones de gatos (en un 14% de los hogares). Sin duda es un mercado muy significativo, con gastos anuales importantes, especialmente en comida y en salud. A continuación vamos a dar algunas pautas para ahorrar con el dinero destinado a cuidar de la mascota. Se trata de nuestra manera de ahorrar dinero nº55.

1.- La elección del animal

Desde el principio, es fundamental ser consciente de los gastos anuales asociados a cada animal: es evidente que comprar una cobaya no significará el mismo coste anual que comprar un perro, pero incluso entre distintas razas de canos hay diferencias muy grandes a largo plazo.

Algunos perros pueden necesitar más cuidados médicos, otros tienen que ir cada mes a la peluquería, y por supuesto, algunos devoran cantidades de alimento muy significativas (las razas más grandes).

2. – Adoptar y no comprar

Antes de comprar un animal, piense en visitar los refugios de la zona. Tienen muchos animales que serán muy felices de encontrar dueño, y el único gasto es pagar las vacunas y el chip de localización. La mayoría de las asociaciones que cuidan de animales abandonados disponen de recursos y de espacios limitados, por lo después de un tiempo los animales tienen que ser sacrificados.

Si compra un animal en una tienda, le costará mucho más dinero (de unos cientos a unos miles de euros), y aunque no sea su culpa directa, un animal que podría haber encontrado un hogar será sacrificado en algún lugar.

3.- Cuidar la salud

Igual que para los humanos, la prevención es la mejor forma de evitar enfermedades crónicas molestas y costosas. Por ello, es imprescindible llevar a la mascota a las visitas periódicas previstas, y hacer todas las vacunas necesarias.

4.- La comida

Es importante también seguir las recomendaciones del veterinario para la comida, tanto sobre el tipo de alimento como sobre las cantidades. Si se da más que lo necesario, se traducirá por un doble sobrecoste: un mayor gasto mensual en comida, y un mayor riesgo de enfermedad (con lo que implica de gastos veterinarios futuros).

Escuchar las recomendaciones del veterinario no significa comprar a precio de oro los alimentos en su clínica. Puede encontrar las mismas marcas mucho más barato (buscando por Internet) o marcas blancas de una calidad similar por mucho menos dinero.

5.- Limpieza y peluquería

Llevar la mascota a una peluquería canina es bastante costoso, y algunas razas necesitan sesiones muy frecuentes. En este caso es mejor comprar una máquina y aprender a cortar el pelo del animal (hay muchos tutoriales en Internet). Para la limpieza, tampoco es complicado, y se pueden encontrar champús especiales a buen precio.

6.- Juegos y accesorios

El mercado de productos destinados a las mascotas, al igual que el mercado de productos para bebés, suele tener precios muy inflados, contando con los caprichos que los dueños quieren dar a sus animales. Sin embargo, su mascota será igual de feliz jugando con una vieja pelota de tenis que con una pelota nueva especial para perros de 5€. De la misma forma, se pueden reciclar muchos materiales o comprar accesorios usados por Internet.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)