Como afrontar un desembolso imprevisto en vacaciones

imprevistos económicos vacacionesLas vacaciones son para muchos el mejor momento del año. Combinan descanso, buen clima, y relajación. Es una temporada muy agradable. Pero a veces surgen imprevistos económicos que podrían romper esa armonía. Por eso te he preparado una serie de consejos para que este tipo de sorpresa no te dañe tus preciadas vacaciones.

¿De qué tipo de imprevistos te estoy hablando?

Ya sabes que la vida es una aventura, y en vacaciones más. Te voy a citar solo algunas de las situaciones que pueden suponer unos desembolsos que no tenías planeados para nada:

  • Las cancelaciones y retrasos. Si hacías conexiones entre dos empresas de transporte diferentes y la primera se retrasa, tendrás que volver a pagar por el segundo tramo, al precio que toque. Puede pasar si el avión llega tarde y pierdes el tren, o si compraste vuelos de dos compañías diferentes.
  • La avería mecánica. Tu coche decide dejarte tirado en mitad de la autopista, y no tienes más remedio que pagar por la reparación si quieres poder seguir disfrutando de las vacaciones.
  • El coste de la vida es más alto de lo que habías anticipado. A veces, viajas muy barato a tu destino, solo para darte cuenta que los restaurantes y planes de ocio son mucho más caros de lo que pensabas.
  • Otros desembolsos imprevistos que pueden surgir al final de tus vacaciones son una factura de móvil desproporcionada (si saliste de la UE) o un exceso de equipaje que te toca pagar si no quieres dejar la mitad del contenido de tu maleta en el aeropuerto.

Como afrontar esos imprevistos económicos

Mi primer consejo es la anticipación. Como puedes apreciar, casi todas las situaciones que listé antes se podrían haber evitado, o al menos se podría haber previsto el riesgo. Si viajas con medios de transportes diferentes, calcula mucho margen entre ambos. Es mejor tener que esperar que perder un vuelo. También puedes hacer una revisión de tu coche, informarte mejor sobre tu destino, la política de equipaje o las tarifas de móvil. Puedes además estudiar las coberturas de algunos seguros de viaje.

Por muy preparado que estés, siempre puede salir algo con lo que no contabas. En este caso, lo ideal es contar con un pequeño colchón, es decir unos ahorros que tendrás para poder pagar este tipo de emergencias. Puedes por ejemplo ahorrar la paga extra de verano a tal efecto.

En caso de que todo lo demás falle, siempre te queda la opción de solicitar un préstamo rápido, o de pedir el dinero a amigos o familiares. En cualquier caso, si decides endeudarte, tendrás que hacerlo de manera responsable, y solamente si tienes la seguridad de poder devolver el dinero en el plazo estipulado. Si no, de poco te servirá.

Como ahorrar para tener un colchón para emergencias

El caso de los desembolsos imprevistos en verano es un buen ejemplo para recordar la importancia de aprender a ahorrar para tener unas reservas. No te daré explicaciones muy largas, porque el blog está repleto de consejos para gastar menos y ahorrar. Me voy a limitar a recordarte uno de los artículos más importantes. Se trata de aprender a gestionar mejor tus finanzas personales haciendo un presupuesto. Básicamente, si haces el esfuerzo de listar todos tus ingresos (eso es fácil) y absolutamente todo los gastos que tienes (eso ya no lo es tanto), puedes identificar donde recortar y ahorrar.

El tema es que no hay una solución mágica y válida para todos, porque cada persona se gasta el dinero de forma diferente. Pero si miras uno a uno los gastos que tienes, empezando por los más gordos, te aseguro que vas a darte cuenta de que hay unos que no son tan imprescindibles.

 

¿Lo ves? Ahora te puedes ir tranquilo de vacaciones.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)