¿Cómo se calcula el retraso de un avión?

Cuando viajas en avión, a menudo tienes que sufrir retrasos. Por suerte, la regulación europea tiene previsto que la compañía te indemnice si la demora a la llegada del vuelo supera las tres horas. Pero, ¿cómo se calcula el retraso? ¿Qué hora de llegada cuenta? Al contrario de lo que a veces argumentan las compañías, no es el momento del aterrizaje, sino la apertura de puertas. Explicaciones.

El límite de las 3 horas de retraso

Cuando un vuelo se retrasa, normalmente no da derecho a indemnización, incluso para retrasos ya importantes (por ejemplo de 2h) que pueden afectar considerablemente tu viaje, tus conexiones con otros medios de transporte, etc. Las compañías saben que a partir de las 3h tendrán que pagar una indemnización, y hacen todo lo posible para no llegar a este extremo.

Pero, ¿cómo se calcula la demora? Es muy simple: se hace la diferencia entre la hora de llegada efectiva y la hora teórica que figuraba en el billete. Ese es el motivo por el cuál a veces llegas “antes de la hora prevista”: las compañías  se cubren un poco las espaldas poniendo un tiempo de vuelo teórico superior al real. Si sales a la hora, normalmente llegas unos 10 o 15 minutos antes de lo que ponía en tu billete.

Cuenta la hora de apertura de puertas

Como puedes imaginar, hay casos en los cuales la compañía tiene un retraso que bordea las 3h, e intenta todo lo posible para no tener que pagar la indemnización. Hace unos años, un vuelo de Germanwings salió con 3h10 de retraso, tocó pista con solo 2h58 y llegó a la zona de estacionamiento con 3h03. La apertura de puertas se produjo instantes después.

Un pasajero reclamó, pero la compañía se negó, argumentando que el aterrizaje se había producido con menos de 3 horas de retraso. Pero el pasajero insistió, fue a los tribunales y la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea del 4 de septiembre de 2014 dictaminó que había que considerar la apertura de puertas como referencia. En efecto, antes de este momento, la situación para el pasajero no cambia sustancialmente. Cuando puede abandonar el avión ya es otra cosa.

Por lo tanto, si alguna vez tu avión tiene retraso, fíjate en el momento en el que se abren las puertas, ya que será la referencia para cualquier reclamación.

Las indemnizaciones son importantes

Esta diferencia de unos minutos puede cambiar drásticamente la situación. La ley europea establece una indemnización por pasajero de 250€ en vuelos de menos de 1.500km en caso de retraso superior a 3h. Para vuelos de 1.500km a 3.500km, la cantidad sube a 400€, e incluso a 600€ en caso de distancias mayores.

Eso sí, están excluidas las circunstancias extraordinarias como huelgas de pilotos o controladores, cierre del espacio aéreo, o condiciones climatológicas muy extremas. Pero, la mayoría de los retrasos se producen por problemas técnicos u organizativos de las compañías, y dan derecho a indemnización cuando se superan las 3h.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)