Alquiler de vestidos de novia: una opción para ahorrar en la boda

alquiler de vestidos de noviaCuando lo piensas fríamente, pocas cosas hay tan poco racionales desde el punto de vista económico como comprar un vestido de novia que se usa solo una vez en la vida. Incluso en caso de volver a casarse, es muy poco probable que se volviera a optar por la misma prenda, por motivos sentimentales obvios. Por ese motivo, el alquiler de vestidos de novia es algo cada vez más frecuente. De hecho, el novio raramente se compra el traje de la boda, lo alquila. ¿Por qué no iba a poder hacer lo mismo la novia?

Cada vez hay más opciones de alquilar las cosas en lugar de comprarlas. Hace tiempo hice un artículo detallado sobre el tema del coche. Pero para algo de un solo uso, cobra todavía más sentido.

¿Cómo funciona el alquiler de vestidos de novia?

Aunque pueda parecer un concepto sencillo, en realidad el alquiler de vestidos de novia contempla varias modalidades que dejan más o menos libertad al negocio, y que, por supuesto, tienen un precio diferente.

La opción más parecida a comprar un vestido es alquilar un vestido de novia de primera puesta. La persona que opte por esa modalidad será la primera en ponerse el vestido, que luego podrá ser alquilado a otras novias por la tienda. Es la opción más cara, y la tienda puede poner algunas condiciones, más que nada para asegurarse de que sea factible poder volver a alquilar el modelo. Por ejemplo, puede que no acepte alquilarte un modelo con un diseño muy peculiar, que sabe que tendría pocas opciones.

También se puede optar por alquilar un vestido que ya ha sido llevado anteriormente, pero reservándolo, de tal forma que ninguna otra persona lo pueda alquilar antes de la boda.

Finalmente, existe la posibilidad del alquiler libre, sin reservar el vestido, dejando la posibilidad a la tienda que lo alquile a otras novias antes, siempre que garantice que estará disponible a tiempo y en condiciones para la boda. Es la opción más económica.

¿Cuánto cuesta el alquiler de vestidos de novia comparando con comprar?

Como puedes imaginar, cualquier rango de precio que te pueda indicar va a ser bastante amplio, porque depende mucho del modelo que se elija, de la marca, y de la modalidad de alquiler por la cual se haya optado. Sin embargo, parece razonable avanzar que el alquiler de vestidos de novia cuesta normalmente entre 200 y 1.000€, dependiendo de los casos.

Los alquileres más caros, cuando optas por modelos de marcas y diseñadores conocidos, por supuesto van a costar más que comprar un vestido de novia barato. Sin embargo, por lo general, alquilar sale más económico. Comprar el vestido puede costar entre 500 y 3.000€ en la mayoría de los casos, sin contar complementos. Es uno de los principales gastos de una boda, después del banquete y de la luna de miel.

Es un servicio a medida

Si dudas que el vestido de novia quede bien por ser de alquiler, no te preocupes. Evidentemente, las tiendas ajustan el modelo a medida. Generalmente, hay tres sesiones de prueba, y se efectúan los arreglos y ajustes que permite la prenda.

Obviamente, se alquila un modelo que antes ha llevado una persona con una estatura y unas medidas parecidas, de tal forma que el resultado final quede perfecto, como de si un vestido comprado se tratara.

¿Qué ocurre en caso de percance durante la boda?

Es lógico pensar en todos los detalles. Una boda es un evento festivo, y no se puede descartar que algo ocurra con el vestido, por ejemplo, una mancha o una rotura. Pero eso es algo que siempre está previsto en todos los negocios de alquiler. Por un lado, generalmente la tienda ofrecerá un seguro que cubra esos pequeños desperfectos, y estará incluido en el precio. Pero también es posible que haya algunas limitaciones a esa póliza, y que el establecimiento pida una fianza para tener una mayor garantía.

En cualquier caso, es un aspecto que los novios tienen que mirar con atención, para evitar cualquier sorpresa después de la boda.

Otros aspectos importantes del alquiler de vestidos de novia

  • Fiabilidad del servicio de la tienda. Normalmente, las tiendas de vestidos de novia son profesionales, pero, puesto que uno no se limita a comprar un vestido, y que el alquiler tiene implicaciones diferentes, es muy importante asegurarse de que la tienda es fiable y tiene buena reputación.
  • Hace falta pensar en todos los detalles. Por ejemplo, si se opta por el alquiler abierto, y otras novias van a llevar el vestido antes, hay que tener muy claro que pasará si algo ocurre con el modelo. ¿Hay más ejemplares en stock? ¿Tiene un plan B la tienda? Es poco probable que ocurra, pero no hay que dejar nada a la suerte.
  • Es necesario leer con atención el contrato de alquiler y aclarar cualquier duda que aparezca.

Las otras alternativas baratas

Para que el vestido de novia no suponga un coste muy elevado para la boda, y sin prescindir de esa prenda emblemática, hay otras alternativas al alquiler.

  • Vender el vestido después de la boda. En ese caso, se compra un vestido de novia nuevo, se usa durante la ceremonia y el matrimonio, pero, en lugar de guardarlo en un armario, se pone a la venta. Es una forma de recuperar parte del dinero invertido.
  • Comprar un vestido de segunda mano. Hoy en día hay muchas tiendas especializadas. Permite ahorrar mucho, o tener acceso a modelos de grandes marcas por un precio asequible.
  • Las tiendas de bajo coste. También hay mucha oferta de vestidos de novia económicos, con empresas que han apostado por el low cost, y ofrecen modelos nuevos y decentes.

 

¿Entonces? ¿Vas a optar por el alquiler de vestido de novia para tu boda? En cualquier caso, es una solución económica e interesante. Al menos es bueno plantearlo.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)