Aplica tus reflejos de ahorro también en tu vida profesional

ahorro empresas profesionalesCon este blog, llevo años explicándote como puedes mejorar tus finanzas personales, aplicando algunas recomendaciones de sentido común, y consejos para gastar menos. Pero, lo cierto es que la esfera personal no es la única donde puedes aprovechar este tipo de consejos. Hoy vamos a ver como aplicar esos tips de ahorro para empresas y profesionales.

#1 Pide presupuestos a varios proveedores

En la vida profesional, es muy habitual tener que subcontratar servicios. Puedes trabajar con empresas tan diversas como una gestoría, una compañía de renting informático, una consultora en LOPD y mucho más. Cuando vayas a contratar un servicio a largo plazo, como los que te he citado, es muy recomendable que pidas presupuesto a varias empresas. Para facilitarte la tarea, puedes usar alguna plataforma de servicios a empresas como Doiser.

El motivo de pedir varios presupuestos es que te permite comparar la relación calidad-precio que te ofrece cada proveedor, y optar por la solución que te parezca más adecuada. No necesariamente elegirás la empresa más barata, pero al menos conocerás los precios de mercado, y eso te permitirá negociar mejor las condiciones.

#2 Establece un presupuesto de gastos para tu actividad

En el mundo empresarial, los gastos son mucho más fáciles de anticipar que los ingresos. Si conoces bien tus necesidades, deberías ser capaz de determinar cuanto deberías gastarte en un año. Puedes incluso tomar referencias de otros años para asegurarte de que no te olvidas nada.

Hacer un presupuesto te permite tomar decisiones, renunciar a algunos gastos y priorizar otros. Así, solamente gastarás en lo que realmente importa para tu trabajo o negocio. Y eso puede ser una gran fuente de ahorro.

#3 Haz un seguimiento de lo que vas gastando

Está muy bien establecer un presupuesto, pero si luego no vas controlando lo que estás gastando, no tiene mucho interés. Ponerte a seguir tus gastos mes a mes te permitirá detectar variaciones y entender a qué se deben. Y eso, a su vez, facilitará que puedas tomar medidas correctoras. Si te esperas a que pase mucho tiempo antes de tomar acción, acabarás gastando mucho dinero de forma innecesaria.

#4 Cuida la eficiencia energética

Si tienes un local o una oficina, es fácil que te gastes mucho dinero en la factura de la luz, simplemente por tener un alumbrado poco eficiente o un aire acondicionado anticuado. También deberías analizar si hace falta mejorar el aislamiento para incrementar la eficiencia de la calefacción en invierno y de la climatización en verano.

#5 Aprovecha los servicios digitales en la nube

Una de las mejores fuentes de ahorro para las empresas es contar con proveedores digitalizados, que ofrecen sus servicios en plataformas online. Sea porque optes por soluciones de software por suscripción en lugar de comprar licencias, o porque elijas a una gestoría que ha dado el salto online, lo más probable es que acabes pagando mucho menos que los servicios que tenías hasta ahora.

#6 Juega con el libre mercado

Hay muchos sectores en los cuales los principales operadores siguen siendo los antiguos monopolios. Me refiero a las telecomunicaciones o al suministro eléctrico, por poner un par de ejemplos. Pero, lo cierto es que todas esas empresas tienen mucha competencia. Se suele tratar de compañías de pequeño tamaño, que operan con pocos gastos fijos, y por lo tanto son capaces de ofrecer tarifas bastante más económicas. Sin duda deberías informarte.

#7 Mira más allá del precio

Está muy bien ahorrar, pero cuando tienes un negocio o una actividad profesional, tienes que tener mucho cuidado de no pasarte. Lo último que quieres es que tu actividad se vaya perjudicada porque optaste por un proveedor demasiado económico cuyas prestaciones no estaban al nivel de tus expectativas.

Te pondré un ejemplo real, de poco impacto, pero que puede ilustrar mi punto. Hace unos años, decidí hacerme unas tarjetas de visita para mi actividad profesional. Tras curiosear online encontré una oferta realmente competitiva en términos de precio. Tuve que esperar un par de semanas para recibir las tarjetas, pero el precio era tan bueno que no me importó.

Pero, cuando finalmente las tuve entre manos, no me convencieron. La calidad de la cartulina no era la que me esperaba. La impresión tampoco me encajaba. No eran malas, pero no reflejaban la calidad que me esperaba. Tenía que elegir entre usarlas, con un potencial impacto para mi imagen, o volver a pedir otras, más caras, con mejores garantías. Ninguna de las dos opciones era muy satisfactoria.

#8 Ten una reserva para imprevistos

Se trata de un consejo que vale tanto al nivel personal como para un negocio. Nunca se sabe que pueda ocurrir mañana, así que es mejor que puedas contar con una reserva de dinero para imprevistos. En el caso de un negocio, significa apartar una parte del beneficio, y dejarlo en la empresa, para disponer un colchón de seguridad. En pequeños negocios, muchos dueños tienen la tentación de ir gastando lo que ganan como si de un sueldo se tratará, pero es mejor tener prudencia y mantener algo para imprevistos.

 

Y esos son algunos de los consejos de ahorro que me parecen más importantes para empresas y profesionales.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)