¿Tienes un buen colchón? Prepara tu reserva de seguridad

colchón financieroNo, no te estoy hablando de camas. El fondo de seguridad, o reserva de emergencia, es una cantidad de dinero que deberías tener siempre para poder cubrir imprevistos. En lenguaje coloquial se suele hablar de colchón financiero, porque amortigua las malas sorpresas. En este artículo te voy a explicar por qué es importante que tengas uno. También te daré unos consejos para que logres constituirlo.

¿Qué es un fondo de emergencia?

Se trata de una cantidad ahorrada para imprevistos graves. Hablo de un capital muy líquido, es decir al que puedes tener acceso inmediatamente. Normalmente coge la forma de unos ahorros guardados en una cuenta bancaria o en un depósito (recuperable en el momento). También hay quien guarda dinero en efectivo.

Insisto en la liquidez. Puedes tener mucho patrimonio, pero si todo lo que tienes está invertido en bienes inmobiliarios, puede que no puedas resolver una necesidad puntual de tesorería. Lo mismo pasa si tu dinero está en acciones o en fondos. Siempre puedes vender tus participaciones, pero si la emergencia ocurre en un momento inadecuado, podrías perder bastante. Por ejemplo, compraste acciones que han perdido un 10% de su valor, pero confías en que vuelvan a subir. Si una emergencia te obliga a venderlas ya, te supone un perjuicio importante.

Pero peor es no disponer de ningún ahorro u patrimonio. En este caso, si aparece un imprevisto, solo tendrás el recurso del crédito para resolver la situación. Dependiendo del caso, puede ser un remedio peor que la enfermedad. Porque muchas veces los intereses son muy elevados.

¿A qué situaciones imprevistas me refiero?

Evidentemente, el propósito de una reserva para emergencias no es financiar tus vacaciones a Cancún o la compra del último iPad. Esos son gastos perfectamente respetables, pero no son urgencias. Este colchón financiero en realidad no deberías que tener que usarlo casi nunca, pero puede suceder que no tengas más remedio. Por ejemplo:

  • Se te estropea el coche y tienes que repararlo por mucho dinero o comprar otro. Por supuesto suponiendo que necesitas imperiosamente el vehículo.
  • Se produce una avería importante en tu casa y no está cubierta por tu seguro de hogar.
  • Algún tema médico urgente no cubierto por la Seguridad Social, como puede pasar con temas odontológicos.
  • Le roban a un familiar tuyo durante sus vacaciones en el extranjero y tienes que mandarle dinero urgente para salir del paso.

Ya ves que no son cosas que suceden todos los días pero que pueden ocurrir. En realidad, el riesgo de sufrir las dos primeras es bastante menor si haces un buen mantenimiento. Pero siempre puede pasar algo.

Además, tener un fondo de previsión te sirve en otras situaciones. Por ejemplo si te quedas en paro, puede servir para compensar la diferencia entre tu sueldo habitual y lo que vas a cobrar de prestación por desempleo.

¿Cuánto dinero debería tener tu fondo de reserva?

Las opiniones varían sobre qué cantidad es las más adecuada. Si pones poco dinero, te puedes quedar corto si sucede algo. Al contrario, si guardas mucho dinero para emergencias, como normalmente no le puedes sacar mucha rentabilidad (para tenerlo disponible), está perdiendo oportunidades.

Sin embargo, tener ahorrado entre dos y tres meses de tus gastos habituales debería ser suficiente. Nota que he dicho tus gastos. Si tus ingresos netos mensuales son 2.000 pero gastas habitualmente 1.500€, con tener entre 3.000€ y 4.500€ debería ser suficiente. Para emergencias. Luego por supuesto deberías seguir ahorrando e invirtiendo.

Primero elimina tus deudas a corto plazo

Quizás estés leyendo esas líneas y tengas deudas. Mucha gente usa la tarjeta de crédito todos los meses (a veces sin pagar intereses), y  vive con un desajuste de un mes. Con eso quiero decir que cuando cobran, saldan la deuda del mes anterior, y empiezan luego a endeudarse para el mes siguiente. Es una práctica que no tiene ningún beneficio y te limita bastante.

Si estás en una situación parecida, o pagando créditos al consumo (coche, electrodomésticos, etc), te invito a que vayas saldándolos primero. Te ahorrarás mucho dinero en intereses. Y luego, cuando ya no tengas deudas, te creas un fondo de reserva.

Si crees que te va a tomar mucho tiempo desendeudarte, puedes tener un fondo de seguridad más pequeño que lo que dije antes (un mes de gasto por ejemplo), mientras saldas tus deudas. Así, si pasa algo, no volverás a tirar de crédito.

¿Cómo ahorrar para tener una reserva de seguridad?

El propósito del blog es darte consejos de ahorro. He publicado cientos de artículos para ayudarte, pero te voy a orientar con algunos trucos rápidos.

  • Toma algunas medidas para bajar tus gastos de suministros mensuales. En el blog encontrarás artículos para reducir el recibo de la luz, pagar menos suministro de agua o ahorrar con el teléfono.
  • Establece una transferencia automática para ahorrar parte de tu sueldo cuando lo vayas a cobrar. Aunque sea muy poquito cada mes. Como es dinero que no tienes disponible, no lo gastas. Así de sencillo.
  • Lee mis consejos para ahorrar en la compra semanal. Se pueden conseguir grandes ahorros.
  • ¿Pagas mucho por la gasolina? Aquí unos trucos para reducir tu gasto en carburante.
  • Y por supuesto, intenta gastar menos en ocio (bares, restaurantes). Suele ser una partida donde se nos va mucho dinero, y es bastante sencillo gastar menos pasándolo igual de bien.

 

¿Lo ves? No cuesta tanto hacerse un colchón financiero de seguridad para emergencia. ¡Empieza ya!

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)