Como ahorrar con el método de la transferencia automática

tranferencia-bancariaSi lo que buscas es una forma de hacer crecer tus ahorros, uno de los métodos más interesantes es poner en marcha una transferencia automática, para colocar cada mes una cierta cantidad en una cuenta de ahorros. Este método funciona muy bien, sobre todo si haces un diagnóstico completo de tus gastos, y preparas tu presupuesto.

¿Por qué hacer una transferencia automática?

Voy a suponer que tienes unos ingresos fijos, como un sueldo o una pensión. Normalmente, recibes esta cantidad cada mes en una cuenta bancaria. El problema es que a partir del momento en que el dinero está disponible, podrías tener la tentación de gastarlo, simplemente porque lo tienes. Establecer una transferencia automática permite “proteger” una parte de tu dinero, colocándolo en una cuenta de ahorro que no podrás gastar directamente con tu tarjeta bancaria.

Además, verás cómo cada mes el saldo de tu cuenta va creciendo, lo que te motivará más para seguir ahorrando.

¿Cómo hacer una transferencia automática?

Si tienes un banco en línea, es muy sencillo. Tan solo te abres otra cuenta, y luego pones en marcha una transferencia mensual automática con un importe determinado. Si no estás muy seguro de cómo proceder puedes llamar a la asistencia en línea de tu banco o ir a una oficina para que lo pongan en marcha por ti.

¿En qué fecha hacer la transferencia?

Lo ideal es ponerla justo después de haber recibido tu nómina, para limitar el tiempo durante el cual el dinero que quieres ahorrar está disponible para ser gastado. Sin embargo, a veces las empresas pagan un poco más tarde de lo previsto, por problemas informáticos o de banco, así que será mejor dejar un plazo de dos o tres días entre el momento del cobro habitual y la transferencia automática.

transferencia-automatica-mensual¿Qué importe poner?

Es una pregunta clave. Por un lado, si pones una cantidad muy pequeña, apenas ahorrarás. Por otro lado, si pones una cantidad demasiado alta, es posible que no tengas suficiente dinero en cuenta para pagar algunos gastos importantes, lo que podría ocasionar intereses.

Mi consejo es que en una primera fase, mires por encima tu estilo de vida, tus principales gastos, y determines una cantidad, siendo conservador (dejando margen para no quedarte sin dinero en tu cuenta principal). Así ya empiezas a guardar dinero en tu cuenta de ahorros, pero solo es el principio.

Estudia tu presupuesto

La segunda fase es un análisis mucho más completo de tus gastos.

  • Revisa sobre varios meses tus gastos, ayudándote de tus extractos de banco, de los tickets de compra que hayas guardado (especialmente cuando pagues en metálico), y cualquier otro seguimiento que tengas.
  • Determina cuáles son tus gastos fijos recurrentes (alquiler, luz, agua, teléfono, supermercado, bono de transporte, gasolina coche, seguros, ropa…). Me refiero a los gastos que tienes que hacer cada mes con tu estilo de vida actual. Haz una media y súmale un 25% por tener cierto margen.
  • Determina cuáles son tus gastos variables, que normalmente tendrán mucho que ver con el ocio (restaurante, cine, conciertos, bares, discotecas, viajes, etc). Es bastante más difícil determinar una media en este caso, pero puedes elegir qué importe mensual es razonable gastarte en este apartado.
  • Resta estos dos importes de lo que cobras mensualmente después de impuestos, y te saldrá la cantidad que podrías ahorrar cada mes. Este importe calculado con datos más preciso normalmente te permitirá poner un importe mayor para la transferencia automática.

Un importe creciente

Cada vez que racionalices tus gastos, o cada vez que suban tus ingresos, puedes ir ajustando el importe, de tal forma que vayas ahorrando más y más cada vez.

Ten en cuenta que en este método, tú mismo determinas cuánto dinero vas a gastar en ocio, así que siempre puedes adaptar los importes si crees que has recortado demasiado. El propósito es ahorrar sin perder calidad de vida, eliminando los gastos innecesarios, no ahorrar todo lo posible y vivir como un ermitaño.

 

¿Usas esa técnica? ¿Te funciona? Cuéntanos tu experiencia, seguro que a los demás lectores les parecerá interesante.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)