El cine más barato con nuestros consejos de ahorro

cine-mas-baratoSi quieres poder disfrutar de un ocio más barato, por ejemplo ir al cine sin que cueste tanto, te ofrecemos unos sencillos consejos de ahorro que esperamos te sean útiles. Este artículo es el número 40 de nuestra lista sobre como ahorrar dinero cada día.

1- Busca el horario más barato

Todos los cines tienen un día del espectador (que suele ser el lunes o el miércoles). Ese día la entrada es un poco más barata que un día normal. Por poner un ejemplo, en un cine céntrico de Madrid pagarás 6,5€ en lugar de 8€ otros días.

También algunos cines aplican tarifas más económicas en ciertos horarios (por ejemplo las mañanas del fin de semana), y puede ser un buen momento para disfrutar de una película.

2- Los cupones de descuento

Muchos cines, por ejemplo los de la cadena Yelmo, aceptan unos cupones de descuento que puedes imprimir desde distintas páginas especializadas en Internet. Gracias a este sencillo truco, pagarás el precio reducido en cualquier sesión.

3- No reservar por anticipado 

Reservar tu asiento no debería suponer un sobrecargo, pero la mayoría de los cines te cobran, cuando en realidad les ahorras dinero en personal al usar máquinas automáticas para la recogida. Según los sistemas, te pueden aumentar el precio de la entrada entre 0,90 y 1,20€. Parece poco, pero es un 15% más.

4- Si vas a menudo, aprovecha las tarjetas de fidelidad

Los espectadores asiduos tienen todo interés en analizar las distintas formas de pagar menos por entrada con las tarjetas de fidelidad. Es probable que de media la entrada te salga por algo menos de 5€ con algunos de estos sistemas, pero claro, solo vale para la gente que suele ir a menudo, ya que normalmente tienen un vencimiento relativamente corto.

5- Ver la película en 2D y no caer en la estafa del 3D

Sinceramente, personalmente no le veo mucho la gracia al fenómeno del 3D. Me parece que a la mayoría de las películas les aporta poco. Pero eso no es lo importante. Lo que es intolerable es la subida de precio que se aplica a las entradas, con la excusa de una supuesta tecnología más onerosa. Es una verdadera estafa. El problema es que la mayoría del público no ha reaccionado y acepta pagar 2,5€ por ver la misma película.

De haberlo sabido antes, los cines nos habrían cobrado más a partir de la película Toy Story para ver los dibujos animados, argumentando que los efectos por ordenador eran mucho más caros que los dibujos hechos a mano.

6- Traerse la comida y la bebida de fuera

Según la información que he encontrado en Internet, parece que es ilegal que muchos cines prohíban la entrada de comida y bebida de fuera para obligarnos a comprar a precio de oro sus propios productos. Si el cine no vende comida, puede perfectamente prohibir su consumo en la sala. Pero si vende estos productos, no puede discriminar, porque su actividad principal es proyectar una película, no vender palomitas.

7- Un 80% de diferencia entre dos entradas

Si nos olvidamos de la comida y nos centramos únicamente en el precio de las entradas, puede haber una variación de un 80% entre dos entradas por la misma película:

Caso 1: película en 2D, comprada con cupón de descuento (o en día del espectador), sin reserva: 6,5€ (en Madrid).

Caso 2: la misma película en 3D, comprada al precio normal y reservada por Internet o en un cajero automático: 11,7€, un 80% más.

Si a eso añadimos que la primera persona compre una lata de Coca Cola y una bolsa de palomitas en el supermercado, se habrá gastado como mucho 1,5€ en comida y bebida. Si la segunda persona compra en el cine, el combo más pequeño le costará 6€. Es decir que la experiencia le habrá costado 8€ a una y 18€ a la otra (bastante más que el doble).

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)