Como hacer buen uso de las tarjetas de crédito

hacer buen uso de las tarjetas de creditoMe habrás leído más de una vez en el blog avisarte sobre el peligro de las deudas de las tarjetas de créditos y otros préstamos personales. Pero que las tarjetas de crédito pueden ser un instrumento peligroso para tus finanzas personales no significa que pueda merecer la pena tener una, siempre que se use de una forma responsable. Porque esas tarjetas tienen algunas ventajas.

¿Por qué tener una tarjeta de crédito?

En el mundo moderno, estas pequeñas tarjetas de plástico son muy útiles en diversas ocasiones, especialmente cuando tienes que desplazarte. Por ejemplo, si quieres reservar un coche, es probable que la agencia de alquiler no acepte una mera tarjeta de débito. En efecto, quieren asegurar el pago de los eventuales desperfectos reservando parte de tu línea de crédito, algo que no permiten las tarjetas de débito. Algo similar ocurre con algunas agencias de viaje a la hora de reservar vuelos.

Además, esas tarjetas a menudo vienen acompañadas de servicios que ni siquiera sabías que existían, como un seguro de viaje o de pérdida de llaves.

Usar el crédito gratis, ¿por qué no?

Otra funcionalidad que permiten muchas tarjetas de crédito es pagar tus compras en diferido, con un margen normalmente hasta el final de mes o incluso un poquito más, y eso sin cobrarte ningún interés. Esta funcionalidad puede ser práctica o peligrosa, dependiendo de cómo la uses. Con una tarjeta de débito tú saldo bancario refleja tu situación real casi al día, pero con el pago diferido, puedes perder de vista cuanto estás gastando en el mes y tener una mala sorpresa el día que pasan el cargo. Sin embargo, si estás al tanto de lo que has ido comprando, puedes usarla para demorar un pago grande hasta tener un ingreso esperado, por ejemplo.

Compara y elige

Antes de escoger, deberías informarte sobre lo que hay en el mercado. Habla con tus distintos bancos, o usa un comparador de tarjetas de crédito, pero no te vayas con lo primero que encuentres. Las condiciones varían mucho, y en algunos casos pueden ser leoninas. En especial desconfía de aquellas tarjetas oro que te mandan a casa sin que ni siquiera la hayas solicitado, y que te dicen que “todo es gratis”.

No uses la función de crédito

Con la excepción de lo que comentaba antes (el pago diferido), no te recomiendo que uses la funcionalidad de crédito de la tarjeta. Sé que suena absurdo tener una tarjeta de crédito para no usar el crédito, pero en realidad la deberías tener solo por las ventajas que te citaba al principio, no para contratar micro créditos personales. Porque es el instrumento financiero más caro que te puedes encontrar, con tipos de interés que superan los 15 o incluso 20%. No caigas en la trampa de pagar a plazos. No te conviene. Si no tienes dinero, espera y ahorra. Te vendrá mejor.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)