Comparar hoteles para conseguir una mejor relación calidad precio

comparar hotelesLos comparadores por Internet nos están simplificando mucho la vida. Sin embargo, sería un error limitarse a mirar solo el precio. Lo interesante es poder tomar en consideración las opiniones de huéspedes anteriores para combinarlas con criterios más objetivos como el precio, la comodidad o la distancia hasta el sitio que te puede interesar. Por eso, hoy vamos a ver cómo puedes comparar hoteles para elegir el mejor establecimiento para tu estancia.

Ordenando la información para poder comparar hoteles

Imaginemos que estés buscando un hotel en el centro de Barcelona. Puedes optar por buscar esas palabras claves directamente en Google. Pero quizás prefieras consultar algunas de las páginas comparativas más conocidas.

En cualquier caso, la información, que antes de Internet era bastante compleja, hoy en día es bastante fácil de digerir gracias a los comparadores. Son unos buscadores que ordenan los establecimientos por comodidad, precio o distancia desde el punto de referencia que hayas establecido.

De está manera, en lugar de una lista desordenada, tienes acceso a unas comparativas básicas pero efectivas, que te permiten elegir un hotel u otro en pocos minutos y sin demasiados riesgos de equivocarte.

Incluso podemos ver fotos de las habitaciones, lo cual reduce bastante las situaciones desagradables que antiguamente abundaban en la reserva de noches de alojamiento.

Eso si, no todo es perfecto. A veces las fotos son antiguas, o han sacado la mejor habitación. Pero ya tienes algún punto de referencia.

La importancia de las opiniones de clientes

Pero lo que tiene mucho interés en los comparadores de Internet (sean del campo que sean) es el valor colectivo de las opiniones de usuarios. Quizás el ejemplo más conocido para hoteles y viajes en general es la página TripAdvisor, pero hay muchos sitios alternativos que merece la pena consultar.

Para que funcione, es importante que la página haya recibido un número importante de comentarios. De otro modo, una valoración positiva o negativa podría no ser muy representativa de la calidad del servicio. Sin entrar en la posibilidad que un establecimiento busque mejorar su nota o degradar la de un competidor redactando sus propias opiniones, simplemente cuando hay pocos comentarios dependemos demasiado de unos pocos usuarios y por lo tanto de una apreciación muy subjetiva.

Cuando un establecimiento recibe decenas de valoraciones positivas, normalmente es un buen indicio de calidad, y si son mayoritariamente negativas, deberíamos desconfiar un poco, incluso si el precio es muy atractivo.

Quizás las páginas más fiables sean aquellas que reservan por sistema el acceso a los comentarios a los usuarios comprobados de un hotel, es decir aquellos que realmente han reservado y pagado la noche a través del sistema de pago de la página en cuestión. De esta forma, se evitan comentarios interesados como los que mencionaba anteriormente, y se cuenta con una opinión en caliente de los últimos usuarios del servicio.

Comparar hoteles en base a los últimos comentarios

Ten cuidado cuando vayas a reservar. Muchos hoteles tienen notas muy buenas, porque antiguamente tenían un buen servicio, y la media de valoraciones sigue siendo muy alta. Pero, a veces, las últimas opiniones no son tan positivas. Y también puede ocurrir todo lo contrario. Un hotel puede haber tenido malas referencias en sus inicios y ser ahora mucho mejor.

Por ese motivo, intenta mirar la tendencia de los 10 o 20 últimas referencias. Poco te interesa la opinión que dejó alguien hace 4 años. En ese tiempo, puede que muchas cosas hayan cambiado.

De hecho, uno de los comentarios negativos más frecuentes en cuestión de hoteles es “reservé por las buena nota media y las fotos, pero está todo muy envejecido y el servicio es muy malo”. Quizás el establecimiento fuera bueno antes, pero ya no.

Resumen de elementos importantes para una comparativa

Si quieres comparar hoteles deberías fijarte en:

  • Precio de la habitación y del desayuno.
  • Ubicación del hotel.
  • Comodidad (estrellas).
  • Opiniones de usuarios.
  • Servicios ofrecidos.

No te bases solo en el precio. Es mejor pagar un poco más caro y tener un alojamiento con mejores opiniones, más comodidad y mejor ubicación (si es importante).

 

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)