Tres ejemplos que te pueden hacer ahorrar mucho dinero comparando

En el blog no me canso de repetir que comparar es una de las mejores formas para pagar menos para un determinado producto o servicio. Hoy voy a poner tres ejemplos de esa estrategia de ahorro, con servicios que usamos a lo largo del año, y que por tanto pueden representar un gasto significativo. Una pequeña bajada porcentual en esos importes suele significar un gran ahorro a largo plazo.

El seguro de automóvil

Aunque sea un ejemplo ya conocido, me sigue pareciendo interesante citar el comparador de seguros de coche como forma de ahorrar mucho dinero a largo plazo. Porque la forma correcta de usar este tipo de buscador no es contratar una vez la póliza con la mejor relación calidad precio y luego olvidarse. La idea es usar el comparador cada año, antes de renovar el seguro. ¿Por qué? Simplemente porque muchas aseguradoras suben el precio de tu póliza en el momento de la renovación. Suelen argumentar que te han incrementado las coberturas o cualquier otro motivo. Y como es muy difícil acordarse del importe exacto que te cobraron el año anterior, quizás ni te fijes y sigas un año más.

Por eso recomiendo usar un comparador cada año. Y luego eliges si cambias de compañía, o si negocias con la tuya para que te bajen el precio. Eso último funciona muy bien, sobre todo cuando no tienes siniestros.

El precio de la gasolina

Seguimos con el tema del coche, que es uno de los puestos de gasto más importantes para las familias. Y normalmente lo que más cuesta al año es el combustible. Allí influye un factor psicológico. Una diferencia de unos pocos céntimos en el precio por litro no se nota demasiado, y más teniendo en cuenta que esos precios cambian a diario, dificultando la comparación entre las distintas gasolineras.

Pero por suerte existen herramientas comparativas, que te permiten conocer el precio del combustible en cada punto de servicio. Es una información que comunica el Ministerio de Industria. Una mera diferencia de 5 céntimos por litro representa un gasto de 50€ al año para una familia que haga 15.000 kilómetros anuales con un vehículo que gaste 7 litros por kilómetros. A menudo las diferencias de precio son mucho mayores, así que ya ves cuanto puedes ahorrar.

El acceso a Internet

Las grandes compañías de telecomunicaciones tienen tanta visibilidad, que a veces se desconoce que existen alternativas. Otras compañías, más pequeñas y más económicas, ofrecen servicios de conexión a la web, con la mayor velocidad. La diferencia en la factura mensual puede ser muy grande respecto a la competencia. Por eso merece la pena informarse y mirar las opciones. Dependiendo de la ciudad de residencia pueden estar disponibles unos u otros proveedores. Pero, normalmente en grandes núcleos urbanos, hay opciones para el ahorro.

 

¿Lo ves? Con solo comparar esos tres servicios, puedes hacer grandes ahorros cada año. Pero eran solo ejemplos, comparar te permite ahorrar en casi todo, así que no lo dudes y ponte a ello. Además, hoy en día hay plataformas que te lo ponen fácil y te presentan la información comparativa de forma sencilla y visual para que solo tengas que elegir lo que mejor te convenga.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)