Las mejores formas de pago para un negocio y para una tienda online

formas de pago negocioSi tienes un pequeño negocio, una de las preguntas importantes que tienes que plantearte es disponer de formas de pago que te permiten incrementar tus ventas y cobrar fácilmente de tus clientes. Vamos a analizar la situación, tanto para un negocio offline como para el caso concreto del comercio electrónico, es decir si tienes una tienda online.

¿Por qué es importante reflexionar sobre las formas de pago de tu negocio?

La venta no concluye hasta el cobro. Si no lo pones muy fácil a tu cliente para pagar, puedes perder ventas que de otra manera habrías concretado. Y, como cada cliente tiene sus preferencias y costumbres, normalmente es recomendable tener varias opciones para las formas de pago de tu negocio. Así, podrás facilitarle la vida a tu cliente, y lo agradecerá comprando más.

Los modos de cobro dependen del tipo de negocio que tienes

En este artículo, voy a diferenciar tres categorías de negocios. El comercio físico y los negocios con local que tratan principalmente con particulares, las empresas que venden a otras empresas, y, finalmente, el comercio electrónico.

Evidentemente, según el tipo de negocio, las formas de pago más adecuadas cambiarán. Una tienda online necesitas soluciones de pagos en línea, mientras un comercio a pie de calle necesitará poder aceptar el dinero en efectivo, por ejemplo. Voy a ahondar en esas diferencias más adelante.

Las formas de pago más habituales para un negocio físico con clientes particulares

La mayor parte de los comercios y de los servicios para particulares funcionan en base a transacciones puntuales. El cliente viene a comprar un producto o a que se le preste un servicio, y paga en el momento. Para esas situaciones, hay varias formas de pago.

  • El cobro en efectivo. Es la herramienta más tradicional, y muchas personas, especialmente las más mayores, la prefieren a otras soluciones más modernas. Sin embargo, está en declive, y especialmente desde la aparición de la pandemia.
  • Hoy en día, la forma de pago más usada es el pago por tarjeta bancaria, que se ha simplificado desde el invento de la tecnología sin contacto, que también se puede usar con los móviles modernos. Por eso, es imprescindible tener un TPV o una solución similar, como los dispositivos que comercializa Clip (échales un vistazo si no los conoces, te pueden ser de ayuda para tu pequeño negocio).
  • En Francia, durante muchos años, el método de pago favorito de los consumidores era el cheque bancario, ya que las entidades no cobraban por el servicio. Pero ha perdido mucho terreno en los últimos años, y en algunos países como España, nunca ha llegado a usarse, por la poca seguridad que ofrecía para los comercios.
  • Ya comenté el pago por móvil, que habitualmente está basado en una tarjeta asociada u otro servicio de pago. Pero, en España hay que mencionar el sistema Bizum, que permite hacer pagos entre particulares al instante usando solo el número de teléfono de la otra parte. Frente al éxito del sistema, muchos comercios aceptan los pagos por ese método, y es buena idea tomarlo en cuenta.
  • Si ofreces bonos o un pago mensual, lo mejor es optar por un giro bancario. El cliente te autoriza a cobrar en su cuenta cada mes la cantidad pactada. Es ideal para gimnasios o servicios similares.

Las formas de pago imprescindibles para una tienda online

La distancia facilita el uso de herramientas electrónicas, pero también pone un freno a las ventas, ya que el cliente tiene que pagar antes de recibir el producto. Aquí están las principales opciones para cobrar en una tienda online.

  • Si has decidido emprender en el comercio electrónico, el cobro en efectivo no es una opción muy frecuente, pero existe la posibilidad, del pago contrareembolso, que consiste a que el cliente pague la mercancía en el momento de la entrega. Concretamente, paga al mensajero, y ese abona el dinero en la cuenta del negocio. No es una opción muy recomendable para una tienda online. De hecho, son pocas las páginas que ofrecen esa opción.
  • El modo de pago estrella para un ecommerce es la tarjeta de crédito. Hoy en día los bancos han desarrollado pasarelas de pago muy seguras, con el envío de un código de confirmación al móvil del comprador o soluciones parecidas. En tu tienda online, no puede faltar la opción de pago por tarjeta.
  • Para simplificarte las cosas, puedes aprovechar los sistemas de pago de los principales actores tecnológicos, como Amazon, Google o Apple, que tienen cada uno su solución.
  • Otra opción muy común es Paypal, un sistema de pago muy popular online, y que permite el pago sin tener que usar una tarjeta de crédito. Para tener una cuenta de Paypal solo hace falta asociar una cuenta bancaria. Tiene diversas alternativas y competidores, como por ejemplo Payoneer.
  • También se puede funcionar con transferencias bancarias. Pero, normalmente eso obliga a mucho más trabajo administrativo y de control. No es muy recomendable para tiendas online que hagan muchas transacciones de poco importe. Sin embargo, puede ser útil si vendes productos de mucho valor.

Los modos de cobro para empresas que venden a otras empresas

A diferencia de los particulares, en el mundo de los negocios es muy habitual autorizar a los clientes más importantes a que paguen a plazo, con condiciones de pago favorables. En la práctica, eso significa que los clientes paguen a distancia muchas veces, con distintos métodos. Otros muchos abonan los productos o servicios en el momento, porque no disponen de línea de crédito.

  • Los pagos en metálico están limitados por ley en España, en un esfuerzo por luchar contra el dinero negro. Sin embargo, para importes pequeños, es una opción que muchos negocios siguen usando.
  • El pago por tarjeta es muy utilizado también, aunque se suele limitar a transacciones relativamente pequeñas (decenas o cientos de euros).
  • Las transferencias bancarias son un método de pago extendido, pero tienen como inconveniente para el proveedor no controlar la fecha de cobro, y tener que recordar a veces al cliente sus obligaciones.
  • Los pagarés y otras soluciones de pago a vencimiento son muy utilizadas. No garantizan el cobro, porque pueden ser devueltos, pero permiten tener el dinero en cuenta en la fecha acordada.
  • El recibo domiciliado es una alternativa un poco mejor para el proveedor, ya que no depende de que el cliente le mande un pagaré o una letra de cambio. Sin embargo, queda el riesgo de devolución.
  • Las otras soluciones como Paypal o Bizum, también se pueden usar en el ámbito profesional, aunque no son tan frecuentes.

 

Lo ves, tanto si tienes un negocio tradicional como si llevas una tienda online, tienes muchas formas de pago para cobrar tus ventas. Analízalas y facilita las cosas a tus clientes.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

  • No se encontró ningún artículo relacionado

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)