Consigue tu libertad financiera gracias al preahorro

monedas-creciendo¿Serías capaz de calcular cuál es tu libertad financiera ahora mismo? ¿Sabes que el preahorro es una de las mejores formas de incrementar esa libertad? Si no sabes de qué te estoy hablando, no te preocupes, voy a explicar ambos conceptos en el desarrollo de este post, cuyo propósito es invitarte a tomar acción para mejorar duraderamente tus finanzas personales. Y eso con un esfuerzo mínimo. Pero vayamos a lo que nos interesa.

¿Qué es la libertad financiera?

Cada uno puede tener su propia definición de la libertad financiera, pero creo que una manera bastante consensuada de describirla es refiriéndose a la posibilidad de mantener tu nivel de vida sin depender de ingresos. Es decir, que a mayor capital ahorrado, más tiempo puedes vivir teóricamente sin trabajar, gastando lo mismo que ahora.

Para que sea más visual, se suele calcular la libertad financiera en semanas, meses o años. Imagínate que gastas 1.000€ al mes y que tienes ahorrado 3.000€. En este caso tu libertad financiera es de tres meses, y se puede decir que es poco. En cambio, si tienes ahorrado 50.000€, tu libertad financiera es de cuatro años y dos meses, y eso te da ya bastante más tranquilidad respecto al futuro.

¿Cuáles son las ventajas de tener libertad financiera?

La libertad financiera tiene dos tipos principales de ventajas:

  • A largo plazo, disponer de libertad financiera significa tener unos ahorros que te permitirán invertir, cubrir gastos imprevistos o mejorar tu jubilación, entre otras muchas cosas. Esa visión a largo plazo es sin duda la más conocida respecto al ahorro.
  • A corto plazo, la libertad financiera te permite vivir mejor. Eso es muy importante destacarlo: al no tener una presión económica inmediata (porque tienes ahorros suficientes para cubrir tus gastos durante un periodo largo de tiempo), puedes tomar tus decisiones de vida con mucha más tranquilidad. Puedes trabajar en un oficio que te guste, aunque te cueste algo de tiempo conseguirlo. Puedes decidir cambiar de trabajo, o tomarte un tiempo sabático, o irte a probar suerte a otro país, siempre con la tranquilidad de saber que dispones de un colchón confortable si algo no sale bien. Puedes dar a tus hijos la educación que quieran sin preocuparte por el dinero. No te preocupas porque te llega una factura imprevista, ni por llegar a fin de mes. Todo eso da mucha tranquilidad.

El preahorro te permite conseguir tus objetivos de libertad financiera

¿Qué es el preahorro? Es un concepto que mencioné hace poco en el blog cuando hablamos del método de ahorro con transferencia automática, aunque en aquella ocasión no usé ese término. Preahorrar es poner de lado una cantidad de dinero cuando recibes tus ingresos, para no tener la tentación de gastarla.

Es decir, en lugar de recibir todo el dinero, controlar todo el gasto, y guardar lo que quede a finales de mes se hace lo contrario: primero guardas el dinero y luego te organizas por gastar lo que queda.

En teoría es lo mismo, en la práctica, el preahorro funciona mucho mejor porque al no disponer del dinero en la cuenta, no tienes la tentación de gastártelo. Lo que ocurre es como si cobrarás un sueldo un poquito más bajo. Te tienes que apañar con lo que tienes y ya está.

preahorroComo usar el preahorro correctamente

Quizás no creas que sea tu caso, pero si disponemos de dinero, cada mes vamos a gastar ciertas cantidades en cosas que no son realmente necesarias. Con el preahorro, como dispones de algo menos de dinero, automáticamente vas a evitar esos gastos superfluos y centrarte en lo que es realmente importante.

Pero hay un límite. Si pusieras de lado una cantidad muy importante cada mes, entonces podría ocurrir que lo que quedase fuera demasiado poco, y tu nivel de vida se vería afectado. Incluso podrías tener dificultades para llegar a fin de mes. Evidentemente, esa no es la idea.

Por eso, lo mejor es empezar con una cantidad relativamente baja de ahorro, entre un 5% y un 10% de tu sueldo mensual, y fijar una transferencia automática por esa cantidad hacia una cuenta de ahorro. Si tienes un sueldo muy pequeño, mejor empieza con 5%. Si tienes más ingresos, prueba con el 10%.

Cuando ya lleves unos meses usando este método, te darás cuenta que ese porcentaje prácticamente no se nota en tu nivel de vida. Entonces podrás incrementarlo poco a poco, hasta llegar a una proporción con la que te sientas cómodo y que te permita ahorrar más rápido.

Toma acción ahora mismo

Si tienes banca online, al terminar este artículo puedes conectarte a tu banco y establecer ahora mismo una transferencia mensual con la cantidad que hayas decidido, para ir ahorrado a partir del cobro de tu próxima nómina. Si no tienes banca online, puedes ir a tu oficina bancaria en cuanto puedas y establecer esa transferencia automática. Cuanto antes lo hagas, mejor, porque en unos pocos meses ya lograrás unos resultados interesantes.

Si te quedas en un porcentaje mínimo de ahorro, por ejemplo el 10%, y puesto que tu gasto es el 90% restante, cada 9 meses ahorrarás un mes de gastos.  Si consigues ahorrar el 80%, entonces cada 4 meses ahorrarás un mes de gastos. Ves que este método es muy potente, porque si ahorras más significa que gastas menos, y por lo tanto tu libertad financiera no solo crece por el valor absoluto de tus ahorros, sino también porque tus gastos se racionalizan y necesitas menos para mantener tu nivel de vida.

Otra acción que deberías tomar ahora mismo es tomar este programa gratuito que te aprenderá a construir tu libertad financiera. 7000 personas ya lo han cursado. Te enseñará no solo a ahorrar, sino también a invertir esos ahorros para hacerlos crecer en el tiempo. Sacar rentabilidad a tus ahorros es fundamental para incrementar tu libertad financiera a medio y largo plazo.

No lo dejes para otro día. En cuestión de ahorro, tomar acción ya es fundamental. Es como plantar un árbol. Al principio parece que no es mucha cosa, pero con los años te das cuenta que fue buena idea plantarlo. Y por cierto, eso me recuerda un proverbio chino que me encanta, y que tiene mucho que ver con todo lo que te estoy contando hoy: “el mejor momento para plantar un árbol era hace veinte año, el segundo mejor momento es ahora”.

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

  • No se encontró ningún artículo relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)