¿Sabrías calcular tu libertad financiera?

¿Cuánto tiempo podrías mantener tu nivel de vida actual si de repente no tuvieras ingresos? Si nunca te lo has preguntado, me alegro de que hayas llegado a este artículo, porque ya era hora. Te voy a explicar cómo puedes calcular el alcance de tu libertad financiera, y por supuesto te daré algunos consejos para que puedas incrementarlo. ¿Preparado?

¿Qué es la libertad financiera?

En los blogs que tratamos de finanzas personales hablamos a menudo de la libertad financiera como el objetivo final de toda tu estrategia de ahorro e inversión, pero soy consciente de que para algunos lectores pueda ser un concepto un poco vago, y por eso voy a procurar definirlo.

Según la Wikipedia, la independencia financiera (el otro nombre que se da al concepto) es “la capacidad de un individuo de cubrir todas sus necesidades económicas sin que para ello tenga que realizar ningún tipo de actividad”. En otras palabras, es poder vivir sin trabajar, si quieres.

Idealmente, la libertad financiera total sería poder tener una cantidad de ahorros suficientes como para vivir de los intereses que dan esos ahorros sin tener que gastar el capital. Pero también valdría tener un patrimonio que puedas gastar poco a poco en lo que te quede por vivir, basándote en una esperanza de vida optimista.

Creo que es mejor poner un ejemplo. Supongamos que para poder vivir cómodamente necesites uno 1.500€ mensuales, o 18.000€ al año:

  • En el primer caso, suponiendo que consigas una rentabilidad anual media de un 4%, necesitarías tener unos ahorros de 450.000€ para generar cada año los 18.000€ necesarios sin tocar el capital.
  • En el segundo caso, suponiendo que tengas hoy 50 años, que consigas una rentabilidad anual media de 4% y que te cubras las espaldas estimando que puedes vivir hasta los 100 años, necesitarías tener unos ahorros de aproximadamente 387.000€ para gastártelos en 50 años.

Ten en cuenta que esos son cálculos básicos, que no tienen en cuenta ni el IPC ni los ingresos que puedas tener como las pensiones públicas. Como ves hay poca diferencia entre las dos opciones porque puse un horizonte muy lejano en la segunda. Si hubiera puesto 20 años, con 250.000€ bastaría.

¿Cómo incrementar tu libertad financiera?

Te invito a leer los numerosos artículos del blog que tratan de gastar de forma más inteligente, ahorrando sin renunciar a lo importante. También te recomiendo que inviertas para sacar rentabilidad a tus ahorros, y cuanto antes mejor, el tiempo juega a favor del inversor.

¿Quieres un método? ¿Un curso para aprender a ahorrar y mejorar tus finanzas personales? ¡Estás de suerte! El autor de “Ten peor coche que tu vecino”, Luis Pita, que quizás conozcas por sus apariciones en televisión y radio, ha preparado un curso especialmente orientado a ahorrar mucho más y a alcanzar la libertad financiera. Es un coach especialista en la materia, quien entre muchos consejos recomienda usar la poderosa arma del preahorro. Entra en su página y echa un vistazo a sus cursos. Tiene una versión online con tres meses gratis y una versión presencial. Puedes elegir la que más te guste.

Por desgracia, la educación financiera básica no está incluida en la formación escolar. Es de agradecer que haya personas que ofrezcan la oportunidad a las personas de aprender a gestionar mejor sus finanzas. Desde aquí espero estar aportando mi piedra al edificio.

Cualquier paso en la buena dirección es bueno

Quizás por edad o por tu situación personal fijarte el objetivo de ser rentista sea demasiado optimista, pero eso no quita que cualquier paso que te permite tener una mayor libertad financiera es bueno. Si hoy te das cuenta que solo podrías aguantar unas pocas semanas sin trabajar, o solo unos meses, es urgente que te pongas manos a la obra para incrementar el plazo.

¿Cómo calcular tu libertad financiera?

Es muy fácil. Por un lado tienes que calcular cuánto gastas habitualmente al año (no olvides tomar en cuenta gastos anuales como las vacaciones de verano). Tómalo todo en cuenta: alquiler o hipoteca, comida, seguros, transporte, el colegio de los niños, los suministros, el gimnasio, el ocio, los restaurantes y bares, y cualquier otro gasto.

Por otro lado, calcula el valor de tu patrimonio. Cuentas bancarias, acciones, inversiones inmobiliarias, etc. Respecto a tu vivienda principal, tienes que elegir si la tomas en cuenta o no. Si la cuentas como patrimonio, lo tienes que hacer solo por el diferencial entre el precio de mercado y lo que te queda por pagar de hipoteca Y tienes que sumar a tus gastos el precio de un alquiler equivalente a tu casa (y restar de los gastos la cuota de hipoteca).

Aquí tienes una herramienta para calcular tu libertad financiera.

Cuanto tienes ambas cosas, puedes calcular cuántos años de gasto representa tu patrimonio, y sacar unas conclusiones:

  • Si tu patrimonio es inferior a 6 meses de gastos, tienes un problema: dependes demasiado de tus ingresos actuales y cualquier imprevisto te puede complicar mucho la vida. Tienes que tomar medidas ya.
  • Si tu libertad financiera está entre los 7 meses y 2 años de gasto, tus finanzas personales son frágiles y tienes que ahorrar más (y/o aprender a gastar de forma más inteligente).
  • Si tu patrimonio está entre 2 y 4 años, ya tienes más estabilidad, capacidad para poder gestionar una pérdida de trabajo o un imprevisto importante, pero puedes seguir algunos consejos para consolidar tu situación.
  • Si tu libertad financiera está entre los 5 y los 10 años, probablemente seas una persona previsora que ya está aplicando un método para incrementar sus ahorros y vivir más desahogada.
  • Si tu patrimonio supera los 10 años de gastos, felicidades, estás en buen camino para llegar a la libertad financiera total.
  • Si tu libertad financiera supera los 20 años, significa que con sacar un 5% de rentabilidad a tu inversión ya no gastaría nada de tu capital y podrías vivir de las rentas para siempre. O has tenido mucha suerte con una herencia o la lotería, o, más probablemente, has pasado muchos años cuidando tus finanzas personales y ahora estás recogiendo los beneficios. ¡Felicidades!

Nota: Obviamente, una persona joven que justo acaba de empezar a trabajar hace unas semanas tendrá pocos ahorros, pero yo hablo de personas que ya llevan más tiempo trabajando y consiguiendo ingresos.

 

¿Te atreves a compartir el resultado de tu cálculo? Luis lo ha hecho en su página (tiene 39 años y una libertad financiera de 14 años).

Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

(Spamcheck Enabled)