Los primeros bancos del mundo y la historia de la banca

los primeros bancos del mundoA veces cuesta imaginar como era la sociedad antes de muchos de los adelantos tecnológicos y de los servicios que usamos diariamente. Hoy nos mandamos dinero por Bizum, usamos tarjetas bancarias, hacemos transferencias, pagamos con el móvil o con Paypal. Como si todo eso siempre hubiera estado aquí. Por eso, me ha parecido interesante hacer un artículo sobre la historia de la banca. Veremos cuando aparecieron los primeros bancos del mundo, además de contar anécdotas sobre los servicios más prácticos que usamos todos.

El crédito es un servicio muy antiguo

Mucho antes de que se constituyeran entidades financieras formales y que aparecieran los primeros bancos, en el mundo, ya existían unos actores económicos que prestaban a quienes lo necesitaban. Hace más de 4.000 años, en Mesopotamia, los mercaderes más ricos prestaban semillas a granjeros y a comerciantes.

Los primeros bancos del mundo, o casi

Pasaron los siglos, y, según han podido recopilar los historiadores, tanto en la Grecia antigua como en Roma, y también en Asia, en zonas de China e India, se hacían préstamos de dinero. Concretamente, en Grecia y Roma, los prestamistas se ubicaban en los templos, y fueron los inventores de dos servicios nuevos: el depósito y el cambio de monedas (hoy cambio de divisas).

La transferencia bancaria la inventaron los templarios

¿Sabías que los templarios desparecieron por prestar demasiado dinero? El rey de Francia, Felipe IV, mandó desmantelar a la orden en 1307, porque el monarca tenía muchas deudas y le costaba pagarlas. Llegó a la conclusión que le saldría mucho más fácil destruir a su principal acreedor y, de paso, quedarse con sus riquezas. Como tenía el poder militar, porque era el rey, podía hacerlo.

Hay que recordar que los templarios formaban la mayor institución financiera de la época, en los siglos 12 y 13 principalmente. Llegaron incluso a inventar la transferencia bancaria. Cuando cobraban una cantidad en la moneda local en uno de sus castillos, en lugar de mover el dinero físico, mandaban una nota al castillo destinatario, en cualquier punto de Europa. En la nota, reconocían que el dinero era de ese castillo. Mediante este sistema contable, que implantaron en todo el continente, no se arriesgaban a que un convoy con dinero fuese atacado y robado.

Habían inventado la transferencia bancaria

La historia de la banca italiana y de los primeros bancos del mundo

El hueco dejado por los templarios fue ocupado rápidamente después por las grandes familias de mercaderes italianos a partir del siglo 14. Para la mayoría de los historiadores, en aquel momento fue cuando aparecieron los primeros bancos formales. Entre esas familias, una de las más famosas es la casa Medici, de Florencia. Sus miembros hicieron alianzas con muchas casas reales europeas durante varios siglos, mientras otros llegaron a ser papas. Una curiosidad es que el banco más antiguo del mundo sigue siendo italiano. Ha ido operando ininterrumpidamente desde 1472, se trata de Banca Monte dei Paschi di Siena.

Los negocios de Holanda e Inglaterra

La banca y el comercio muchas veces han ido de la mano. En el siglo 17, la República Holandesa se convirtió en un centro de negocios. Entonces, los metales preciosos se amontonaron en ciudades importantes como Ámsterdam. Eso permitió a los bancos holandeses ejercer su actividad teniendo el oro como garantía. La Inglaterra del siglo 18 tomó el relevo. En ambos países se empleó el concepto de la reserva fraccionada. Los bancos prestaban dinero en forma de papel. El documento tenía el mismo valor que una cantidad establecida de oro. Las reservas de metales preciosos servían como garantía, por si un cliente quisiera cambiar el papel. Pero el importe total de las notas emitidas no podía ser cubierto por las reservas de oro. Las reservas solo servían para transmitir confianza en el sistema.

Eso fue un cambio muy relevante en la historia de la banca, porque permitió crear dinero gracias al crédito. Lo hizo de una forma mucho más rápida y eficaz que la acuñación de monedas. Fue el nacimiento del dinero fiduciario, aquel que no está respaldado por metales preciosos, sino que se basa en la confianza de la comunidad.

La transición no fue tan natural como podría parecer. Muchas personas no confiaban demasiado en el papel. Además, algunas bancarrotas notables atrasaron la generalización del uso de los billetes. Pero, finalmente se acabó imponiendo el nuevo sistema financiero.

La centralización y expansión de la banca

A continuación, nacieron los bancos centrales, que todavía operan hoy en día. Ellos garantizan el conjunto del sistema, y aún están asociados con reservas de oro. El primero se creó a finales del siglo 17.

Con la mejora de las infraestructuras de transporte y de las comunicaciones entre los países, aparecieron los primeros bancos internacionales, como el de los Rothschilds en el siglo 19. En el siglo 20, las mejoras tecnológicas como el teléfono, y sobre todo la informática, llevaron a los bancos a crecer en tamaño y en zonas de influencia, para crear los grandes grupos nacionales y multinacionales que conocemos hoy en día.

¿Cómo seguirá la historia? ¿Cambiará la banca con blockchain? Lo sabremos en los próximos años y décadas.

Algunas fechas relevantes e interesantes

  • La bolsa más antigua del mundo es la de Ámsterdam, fue fundada en 1602. Las bolsas de Londres y de Nueva York se establecieron en 1801 y 1817 respectivamente.
  • Las transferencias bancarias tales como las conocemos hoy en día fueron puesto en marcha en 1872 por el banco americano Western Union. Aprovecharon la red de telégrafo.
  • Si te preguntabas por las tarjetas bancarias, las primeras fueron emitidas por el banco americano Chase Manhattan Bank en la década de los 1940. Al principio funcionaban como tarjetas profesionales.
  • Se puso en marcha el primer cajero automático en 1969 en Rockville, Estados Unidos, en una sucursal de Chemical Bank.
  • Los primeros servicios bancarios online empezaron en la década de los 1980. Los pusieron en marcha bancos americanos, ingleses y franceses. Al principio, el servicio solo prosperó en Francia gracias a los terminales Minitel y en Gran Bretaña a través del sistema Prestel. Cuando Internet ganó relevancia en los años 1990, los servicios de banco online empezaron a tener éxito al nivel mundial. En España empezaron a operar a mediados de los noventa.
Si te ha gustado el artículo, puedes abonarte a mi fuente RSS. También puedes seguirme en Twitter aquí.

Artículos relacionados:

  • No se encontró ningún artículo relacionado

Deja un comentario


*

(Spamcheck Enabled)